Entradas

Imperium Med 400 ▷ Alta tecnología biomédica para fisioterapia y estética

Imperium Med 400 es un sofisticado y revolucionario equipo de fisioterapia avanzada y medicina estética que permite combinar en consulta varias técnicas tan populares como la diatermia por radiofrecuencia o los ultrasonidos con otra tan novedosa como es la diatermocontracción. Entre sus características también destacan su potencia y la posibilidad de modular la intensidad y las frecuencias. Gracias a estas propiedades, el fisioterapeuta puede ajustar muy bien la “dosis” que quiere aplicar en todo momento.

Imperium Med 400 permite acelerar los mecanismos naturales de reparación del tejido de forma indolora y segura. Es decir, ayuda a que el paciente se recupere más rápido y de manera óptima. Además, se puede usar para tratar una amplia cantidad de patologías e incluso es una tecnología utilizada con enorme éxito en tratamientos de radiofrecuencia facial en estética. A continuación, os damos todos los detalles de una máquina que ha sido presentada como la tecnología del futuro.

Imperium Med 400: un equipo único

Imperium Med 400 pertenece a la línea Imperium, un conjunto de aparatos de alta tecnología para tratamientos de fisioterapia en medicina. En los últimos años, se ha usado en mayor medida en medicina estética para tratamientos faciales y corporales gracias a la posibilidad de modular la frecuencia de emisión de la onda de radiofrecuencia. No obstante, su uso está cada vez más extendido en clínicas de fisioterapia para la reducción del dolor y la inflamación y para acelerar la recuperación de los tejidos. Puede ser de utilidad desde la fase inicial del proceso de rehabilitación hasta la fase de readaptación a la actividad.

La máquina está compuesta por una pantalla a color y una serie de teclas con la que se pueden variar diferentes opciones. También incluye dos salidas: una para la emisión de ultrasonidos y otra para la de diatermia por radiofrecuencia. En cada salida se coloca un cable que acaba en un cabezal. El equipo está capacitado para detectar automáticamente qué técnica se va a emplear. De igual modo, cuenta con un pedal para controlar la emisión con total seguridad.

La principal característica de Imperium Med 400 es la aplicación de diatermia por radiofrecuencia de alta intensidad. La diatermia se basa en corrientes eléctricas de alta frecuencia que elevan la temperatura de una zona del cuerpo sin afectar a la parte superficial de la piel. El aumento de la temperatura en los tejidos mejora la microcirculación y su metabolismo y provoca varios beneficios como la reducción del dolor, la recuperación del movimiento articular o la aceleración de los procesos de recuperación.

Ningún otro equipo de diatermia en el mercado alcanza tanta potencia como el de Imperium: 400 vatios, de ahí su nombre. Incorpora diferentes cabezales con los que se pueden aplicar diatermia capacitiva (para tejidos más superficiales) o diatermia resistiva (para tratar tendones, huesos y ligamentos). Además, permite trabajar multitejidos con un cabezal mixto (multiaction), que combina tanto diatermia capacitiva como resistiva. Más información sobre la diatermia y sus beneficios en este artículo.

Diatermocontracción y vibropercusión

Otra singularidad de este aparato es la posibilidad de añadir al tratamiento de diatermia por radiofrecuencia otros elementos como la contracción muscular (diatermocontracción) o la vibración (vibropercusión). Los tres cabezales o manípulos mencionados previamente ofrecen la opción de generar vibropercusión. Respecto a la diatermocontracción, viene incorporada en el cabezal de diatermia capacitiva y en el multiaction.

La diatermocontracción es una técnica propia y patentada de Imperium. Consiste en el tratamiento de diatermia por radiofrecuencia implicando además a los músculos mediante una segunda onda electroestimulante. Su diseño de la frecuencia de la onda de radio permite generar una contracción muscular durante el tratamiento. La contracción se puede conseguir incluso de forma pasiva (cuando el paciente no la realiza por sí mismo).

Esta electroestimulación muscular es indolora y amplifica los efectos del calor endógeno gracias a una mejor dispersión en las diferentes capas de tejido. Con la diatermocontracción se consigue un aumento del torrente sanguíneo en el área tratada. Por tanto, llegarán más nutrientes y oxígeno a esta zona, repercutiendo positivamente en la recuperación y favoreciendo el fortalecimiento muscular. De este modo, al combinar ambas terapias, estos efectos se potencian para lograr unos resultados únicos.

La vibropercusión también es un elemento propio de Imperium Med 400. Los cabezales tienen la opción de vibrar a 80 hercios. Esta vibropercusión se puede aplicar al mismo tiempo que la diatermia por radiofrecuencia. Produce un efecto relajante de la musculatura, reduce el dolor y estimula la circulación. Estos beneficios se añaden a los efectos positivos del tratamiento con diatermia. A grandes rasgos, con la vibropercusión se amplifican los efectos terapéuticos. Por supuesto, de forma indolora.

Ultrasonidos

Una de las características más notorias de esta máquina es que permite pasar rápidamente de la función de diatermia por radiofrecuencia a la de ultrasonidos. Tan solo hay que cambiar la salida del equipo, un proceso que se realiza en escasos segundos.

Los ultrasonidos son ondas terapéuticas no electromagnéticas que transmiten energía de manera interna gracias a la vibración. Estas ondas entran en la piel a través de un gel conductor. Su aplicación favorece la recuperación de numerosas lesiones y acelera los procesos de cicatrización. En Imperium Med 400 se pueden conectar diferentes cabezales para suministrar energía de ultrasonido en un rango de frecuencias de 40 kilohercios (kHz) a 1 megahercio (MHz).

Imperium Med 400: beneficios para el paciente y para el fisioterapeuta

Imperium Med 400 permite modular una amplia serie de parámetros como, por ejemplo, la frecuencia de emisión de la onda de radiofrecuencia. Esta singularidad ayuda a afinar bastante la dosis que se aplica. Así, se puede ir regulando desde dosis muy bajas para ver la tolerancia del paciente al tratamiento.

Su potencia también es distintiva. Sus 400 vatios aseguran llegar con éxito a capas muy profundas. De este modo, el tratamiento que se realiza siempre será efectivo. Además, cada manípulo incorpora un sensor térmico que permite al fisioterapeuta saber la cantidad exacta de energía electromagnética que se está suministrando al observar la pantalla. Así, el profesional no tiene la necesidad de tocar constantemente la piel y dispone de una mano totalmente libre que puede usar para otros fines como aplicar más crema, movilizar al paciente o variar parámetros.

Aplicaciones

Estas características del equipo repercuten directamente en la recuperación del paciente. Con Imperium Med 400 se puede tratar desde las fases más tempranas del proceso de rehabilitación de forma segura, indolora y sin efectos adversos. Por tanto, su uso ayuda a una mejoría mucho más rápida y completa. Gracias a su capacidad de modulación, se puede utilizar cuando hay más o menos inflamación, en patologías agudas y crónicas, cuando existe edema…

Algunos campos en los que se suele emplear son:

-Medicina deportiva

Lumbalgias

-Acelerar la curación

-Aliviar el dolor

Tendinopatías

-Refuerzo muscular

-Punto gatillo (zona muy sensible en un punto en concreto del músculo)

-Reducción de inflamación

-Recuperación funcional

-Artralgias (dolor en articulaciones)

Imperium Med 400 es un equipo revolucionario dentro de la fisioterapia avanzada. Su uso está más que justificado en una estrategia de recuperación o rehabilitación ya que ofrece un sinfín de opciones al profesional sanitario. Su alta tecnología permite que el paciente experimente mejoría desde las primeras sesiones. Y, lo más importante, ayuda a una recuperación óptima, completa y en profundidad.

!function(f,b,e,v,n,t,s)

{if(f.fbq)return;n=f.fbq=function(){n.callMethod?

n.callMethod.apply(n,arguments):n.queue.push(arguments)};

if(!f._fbq)f._fbq=n;n.push=n;n.loaded=!0;n.version=’2.0′;

n.queue=[];t=b.createElement(e);t.async=!0;

t.src=v;s=b.getElementsByTagName(e)[0];

s.parentNode.insertBefore(t,s)}(window,document,’script’,

‘https://connect.facebook.net/en_US/fbevents.js’);

fbq(‘init’, ‘2148054091978984’);

fbq(‘track’, ‘PageView’);

— Antonio Alvarez Lovillo to www.saludmasdeporte.com

Inducción magnética de alta intensidad ▷ tecnología para una recuperación más rápida de lesiones

La inducción magnética de alta intensidad es una terapia novedosa en fisioterapia avanzada. Mediante la combinación de los parámetros de intensidad y frecuencia, esta tecnología ofrece efectos terapéuticos diversos, como son un abordaje potente frente el dolor y la aceleración de efectos celulares y metabólicos para una regeneración de los tejidos tanto a nivel muscular como óseo, ligamentoso y tendinoso. Además, produce una respuesta neuromotriz de manera no invasiva.

La inducción magnética de alta intensidad es una tecnología que SANRO incorpora a su catálogo mediante los modelo Salus Talent Pro y Salus Talent A, de la marca coreana REMED, pionera en las investigaciones en este campo.

De forma tradicional, los fisioterapeutas han trabajado con campos magnéticos de frecuencia y potencia bajas, de hasta 200 gauss (la unidad de potencia de los campos magnéticos) en uno o dos canales. La limitación de potencia de estos aparatos tradicionales provoca que las sesiones para el tratamiento de fracturas sean largas, y que sea indispensable prolongar el tratamiento hasta 45 o 50 días. En cambio, la terapia de inducción magnética de alta intensidad multiplica hasta por 150 la potencia de los tratamientos tradicionales y puede alcanzar los 30.000 gauss (tres tesla).

La mayor potencia y frecuencia de los campos magnéticos permite que las aplicaciones clásicas en fisioterapia avanzada se amplíen, acelerándose los procesos y respuestas celulares, metabólicas y fisiológicas. “Las sesiones son más cortas (10 o 15 minutos para tratamientos agudos, 15 o 20 para tratamientos crónicos), y se necesitan menos sesiones (entre 8 y 15 para agudos o crónicos)”, explican desde SANRO.

Gracias a su alta potencia, el campo magnético amplía sus indicaciones habituales:

– Es útil para tratamiento del dolor, ya sea neuropático (producido por una alteración en el sistema nervioso) o nociceptivo (causado por un estímulo doloroso sobre los nociceptores de los diversos tejidos).

– Facilita la recuperación músculo-esquelética, dado que a nivel muscular se produce una mejor oxigenación y se facilita la llegada de nutrientes, mejorando simultáneamente la temperatura de la zona.

– Permite la neuroestimulación, gracias a los estímulos de relajación y contracción.

Se trata de una terapia que no es agresiva, invasiva ni dolorosa, y que se realiza sin contacto directo con la piel, sino a través de un aplicador, un transductor de refrigeración de circulación de aceite único que facilita el tratamiento continuo. El campo magnético atraviesa los tejidos y permite trabajar a los especialistas hasta diez o doce centímetros de profundidad. Se trata de un tratamiento altamente efectivo por penetración profunda magnética.

De esta forma, la inducción magnética de alta intensidad ofrece aplicaciones diversas en el campo de la fisioterapia:

– Puede conseguir respuestas o mejoras motrices, facilitando la realización de un movimiento mecánico.

– Permite mejorar la movilidad articular.

– Favorece el fortalecimiento muscular de manera pasiva.

– Además, gracias a la generación de estímulos de contracción y relajación, se obtienen respuestas neuromotrices o neuromotoras que hasta ahora se conseguían con otras terapias invasivas, como la punción muscular. Esto permite la realización de tratamientos que exceden del campo de la fisioterapia, como el tratamiento de suelo pélvico, o la incontinencia urinaria.

– Acelera la recuperación de las fracturas óseas gracias a la acción sobre los osteoblastos, y la mayor y más rápida mineralización y formación de colágeno.

– A nivel muscular facilita la regeneración del músculo, tendón y ligamento.

La terapia permite el alivio rápido del dolor en etapa crónica o aguda, mejora el proceso de curación de fracturas, facilita la relajación muscular y palía los trastornos genitourinarios, como la incontinencia urinaria o el dolor pélvico. Por eso, tiene aplicación en campos como la ortopedia, la rehabilitación – fisioterapia y la urología.

— salud+deporte to www.saludmasdeporte.com

La última tecnología médica para prevenir la muerte súbita en deportistas

En los últimos años se ha producido una generalización de la práctica deportiva. Muchas personas se han lanzado a hacer deporte sin entrenamiento previo o se han fijado metas deportivas mucho más ambiciosas. ¿Quién no tiene una amiga o un compañero trabajo que se está preparando para una carrera de fondo? En general, que en una sociedad se practique más deporte es positivo. Ahora bien, si genera o agrava determinadas patologías, la práctica deportiva puede suponer un riesgo la salud. Por eso es tan importante realizar una prueba de esfuerzo que reduzca el riesgo de sufrir un percance inesperado.

Por ejemplo, si no se han pasado los debidos reconocimientos, una patología cardiaca podría manifestarse por primera vez durante la realización de una maratón, con riesgo de muerte. Según la Sociedad Española de Cardiología, cada año se producen alrededor de 120 víctimas de muerte súbita deportiva, vinculada a la intensidad deportiva y a la existencia de una patología previa.

Ya te lo explicamos en este artículo sobre los hábitos del corredor popular español. Con demasiada frecuencia, los runners españoles se calzan las zapatillas sin control médico específico. Nueve de cada diez corredores (93%) no toma las medidas preventivas básicas para realizar este deporte. Eso los pone en peligro.

En muchas ocasiones estos fallecimientos podrían haberse evitado de haberse conocido con exactitud la patología y haber pautado la práctica deportiva. Por esta razón, las pruebas de esfuerzo están entre los servicios más solicitados en las clínicas especializadas del deporte. Estas pruebas permiten observar cómo se adapta el organismo ante la realización de determinados esfuerzos físicos. Gracias a las pruebas de esfuerzo, los profesionales médicos pueden valorar cómo responde el organismo ante esfuerzos de alta intensidad y evitar sorpresas.

Como explica el doctor Juan de Dios Beas, asesor de calidad de los servicios de medicina del deporte de Clínicas Beiman, el deporte es saludable “siempre y cuando esté adaptado a la condición física de los deportistas”. Para ello es imprescindible la realización de una prueba de esfuerzo al menos una vez al año. Como medida preventiva, es recomendable pasar la prueba antes de iniciar un programa de entrenamiento o empezar a realizar ejercicio físico con regularidad.

Pruebas de esfuerzo con el equipo Ergostik-Cardiopart

Por estos motivos, una clínica deportiva debe contar con el mejor equipo para la práctica de las pruebas de esfuerzo. Clínicas Beiman trabaja con el equipo Ergostik-Cardiopart, distribuidos por SANRO Electromedicina.

Se trata de un sistema integrado por dos equipos (Ergostik y Cardiopart), desarrollado para la realización de pruebas de esfuerzo con consumo de gases. El sistema está integrado por dos módulos: un analizador de gases y un módulo ECG (electrocardiograma) de doce derivaciones inalámbrico. El equipo tiene una serie de características que permiten al profesional y al deportista obtener el análisis más completo.

Este sistema puntero permite monitorizar parámetros como las pulsaciones, el consumo de oxígeno o la velocidad, tal y como puede verse en el siguiente extracto del programa Equipo de Investigación, de La Sexta, en el que un deportista realiza una prueba de esfuerzo con el equipo Ergostik-Cardiopart.

Una prueba de esfuerzo máximo permite detectar enfermedades del corazón indetectables con electro de reposo o una posible enfermedad coronaria “silenciosa”, según explica Omar Ortiz, especialista en medicina deportiva de Clínicas Beiman. También ayuda a descubrir complicaciones cardiovasculares que se manifiestan en una respuesta anormal de la tensión arterial.

¿Qué incluye esta prueba de esfuerzo?

Durante la prueba de esfuerzo, al sujeto se le aplican diversas cargas físicas, de acuerdo con unos protocolos predeterminados. La exigencia progresiva en velocidad, pendiente, revoluciones por minuto o potencia provocará una determinada respuesta fisiológica. La respuesta se cuantifica y se interpreta gracias un electrocardiograma que informa de frecuencia cardíaca, ritmo o presión arterial.

La ergoespirometría permite completar los resultados con la medición y análisis del intercambio de gases. Esto permite extraer conclusiones sobre el consumo de oxígeno, la entilación o la producción de CO2, como te explicamos en este artículo.

El resultado final es una valoración del estado de salud y la condición física del deportista que permite fijar los umbrales óptimos de entrenamiento y detectar con antelación cualquier patología.

La prueba de esfuerzo debe realizarse en un espacio amplio, ventilado, a una temperatura de unos 20ºC y con unas condiciones de humedad relativa de entre 40-60%. El ergómetro es el dispositivo físico que permite la realización del esfuerzo. Se trata generalmente de una cinta para correr o una bicicleta. Los datos generados sobre el ergómetro son procesados por un electrocardiograma de reposo y de esfuerzo y por el analizador de gases.

La prueba debe contar con la presencia de personal profesional cualificado. Se trata generalmente de un médico especialista en medicina del deporte, para garantizar que se realiza aplicando métodos que garanticen la seguridad del deportista. Además, el espacio debe disponer de desfibrilador.

Las características concretas de la prueba de esfuerzo dependen del deporte y de la condición física del deportista. En todo caso, la prueba de esfuerzo es siempre progresiva, de modo que la intensidad del trabajo aumenta gradualmente. Se empieza con una fase de calentamiento, luego se anda o trota suavemente (en las pruebas de esfuerzo realizadas sobre cinta), se aumenta progresivamente el ritmo y se finaliza entre ocho y doce minutos después. Posteriormente debe recuperarse adecuadamente.

Al terminar la prueba, el deportista tendrá un informe médico-deportivo con sus resultados, las zonas de entrenamiento aconsejadas y las pulsaciones recomendadas para diferentes intensidades de entrenamiento. Lo más importante es que la prueba de esfuerzo le habrá servido para determinar si existe o no alguna contraindicación médica para que realice deporte. Si es el caso, puede que le haya salvado de un percance grave o incluso de una muerte súbita.

El dispositivo que monitoriza los datos cardiacos durante la carrera

Con todo, si el deportista quiere monitorizar su salud cardiovascular durante el esfuerzo deportivo, la realización de una prueba de esfuerzo es compatible con el uso del dispositivo S-patch Cardio, del que ya te hablamos aquí. Este parche con tecnología Samsung, también distribuido por SANRO Electromedicina, es un dispositivo ligero y fácil de usar. Con el S-patch Cardio, el paciente puede conocer en todo momento sus datos, lo que significan y enviarlos a la nube.

Como señala en ese programa el doctor Alejandro Berenguel, Jefe de Cardiología del Hospital HM de Toledo, “la mejor manera de prevenir los problemas de salud es haciendo reconocimientos preventivos”. El doctor Beas asegura que “el 95% de las causas de muerte súbita en el deporte son previsibles”. Ninguna herramienta sobra si se trata de garantizar la seguridad de un deportista.

Todo lo que debes saber sobre la prueba de esfuerzo

!function(f,b,e,v,n,t,s)

{if(f.fbq)return;n=f.fbq=function(){n.callMethod?

n.callMethod.apply(n,arguments):n.queue.push(arguments)};

if(!f._fbq)f._fbq=n;n.push=n;n.loaded=!0;n.version=’2.0′;

n.queue=[];t=b.createElement(e);t.async=!0;

t.src=v;s=b.getElementsByTagName(e)[0];

s.parentNode.insertBefore(t,s)}(window,document,’script’,

‘https://connect.facebook.net/en_US/fbevents.js’);

fbq(‘init’, ‘2148054091978984’);

fbq(‘track’, ‘PageView’);

— Néstor Cenizo to www.saludmasdeporte.com