¿Te imaginas que…?

¿Sabes que la visualización es una poderosa herramienta que ayuda mucho a la hora de proponerte objetivos?


Si deseas algo y lo vas creando, cada día, en tu mente, será mucho más fácil conseguirlo. Y cuántos más detalles le pongas a la visualización, más efectiva será: con afirmaciones empoderantes o en positivo, con imágenes, temperatura, olores, colores, sabores, personas, sonidos, sensaciones, sentimientos… Con todo lujo de detalle.

Si usas la mente y la imaginación en tu favor, puedes sacar muchos beneficios. Solo es cuestión de practicar. 

Así que, hoy te invito a usar tu imaginación unos minutos… déjate llevar, observa qué te llega y qué sientes: imágenes, personas, colores, olores, sensaciones, palabras…

¿Preparada?… ¡Vamos allá!

Imagínate qué….

  • Te levantas un día convencida de que puedes conseguir ese estilo de vida saludable que tanto deseas.
  • Te sientes saludable y con energía para afrontar tu día a día.
  • Te alimentas de una forma responsable y saludable, dándole a tu cuerpo aquellos alimentos que necesitas, las cantidades adecuadas y una buena hidratación.
  • Integras tus hábitos saludables, con tu vida social y lo más importante… con flexibilidad y DISFRUTANDO.
  • Te permites decir NO a aquello que no quieres para ti.
  • Tienes un peso saludable, o mejor, te sientes bien con tu cuerpo tal cual es, ahora.
  • Te gusta la imagen que ves en el espejo, te ves guapa.
  • Te aceptas con todas tus imperfecciones perfectas.
  • Haces ejercicio físico y te mueves cada día.
  • Le das a tu cuerpo y mente el descanso necesario cada día.
  • Te sientes a gusto contigo misma porque sabes que el cambio es para siempre.
  • Y empiezas a mirar tu vida, con otra mirada, con curiosidad, con apertura y en modo aprendizaje.

Y lo más importante… sientes un estado inside de tranquilidad y calma, independientemente de tus circunstancias personales (que son parte de la vida y aún así, es maravillosa).

Ummmm… ¿Te imaginas?

Bueeeeeno, las visualizaciones son poderosas y están muy requetebién… pero ya sabes, que un sueño sin ACCIÓN es pura fantasía. Eso sí, primero créalo en tu mente y luego a esa acción interna, añádele la acción externa.

¿Cómo te gustaría verte dentro en un año?

¿Qué tendrías que empezar a sembrar, ya hoy, para que que tu deseo se vea cumplido?

Y tres cosas importantes:

  1. Tomar una decisión firme de querer esa meta saludable: QUÉ es lo que realmente QUIERES en relación con tu estilo de vida y tus hábitos actuales y PARA QUÉ lo quieres. (Enfócate en lo que sí quieres, no en lo que no quieres o te falta)
  2. Un COMPROMISO FIRME 100% contigo misma. Vas a perseverar hasta que lo logres.
  3. Lleva contigo como compañeras a la CONSTANCIA Y PACIENCIA. No hay soluciones mágicas, ni dietas mágicas. Lo importante es levantarte una vez más de las que te caes (como los bebés)

Tu vocecita interna, estará diciéndote: «Si, si… pero, ¿cómo consigo los resultados?»

Lo primero es tomar consciencia de tus hábitos actuales: ¿Cómo comes, cantidades, ingestas, tipos de alimentos? ¿Comes cuando estas aburrida, estresada? ¿Comes lenta-rápida? ¿Eres consciente cuando comes? ¿Qué pensamientos tienes con respecto a ti, tu cuerpo, tu imagen, la comida…? ¿Cómo te hablas? ¿Qué excusas te pones?  ¿Cuáles son tus obstáculos? ¿Haces ejercicio y te mueves?…

Si tomas consciencia, te será más fácil, identificar todas esas conductas automáticas poco saludables, para poder cambiarlas, poco a poco, por otras más saludables.

Y lo más importante, outline UNA META a conseguir con todo detalle:

  • Medible: que se pueda cuantificar. (Por ejemplo: quiero ponerme esos pantalones vaqueros que tengo en el armario y que ahora me quedan pequeños, que me encantan y me veo súper attractive).
  • Específica: concreta y clara. (Ponerte los pantalones).
  • Tangible: Observable (Puedes ir probándote los vaqueros hasta que te los veas perfectos).
  • Alcanzable: actual, ecológica. (Por ejemplo: sabes que si empiezas a cuidarte, moverte y comer de forma saludable y las cantidades que tu cuerpo necesita, eliminarás esos kilos sobrantes y en 3-6-12 meses podrás ponerte esos vaqueros). Pon un plazo realista.

Escríbela, en positivo. Y ponle incluso sensaciones y sentimientos. ¿Cómo te vas a sentir cuando la consigas? Por ejemplo: guapa, attractive, segura, very important, jovial…

Mira con qué recursos, opciones y alternativas cuentas y pon por escrito tu plan de acción lo más detallado y realista posible. Y sobre todo, retador, nada de conformarse con el «5 por los pelos», mínimo hay que ir a por el notable.

Y visualízate con ese pantalón, con la camiseta y zapatos y adornos que llevarás. Visualiza tu carita de satisfacción de haberlo conseguido, cómo te ves, te sientes… Cada día, haz esa imagen en tu mente cada día y pon acción y motivación hasta que sea una realidad.

Y por supuesto, pide ayuda o apoyo si crees lo necesitas.

Bueno y entonces… ¿Cuándo vas a empezar a autocuidarte? ¿Vas a esperar como todos los años a la vuelta de vacaciones o para nuevo año…?

¿Cuál será tu reto? ¿Qué vas a hacer para conseguirlo? y … ¿Cuándo empiezas?

Ya sabes que me encanta leerte, así que, déjame tus comentarios y comparte si te ha gustado o piensas que puedes retar o ayudar a personas de tu entorno.

Un abrazo cargado de energía.

Could

__

PD.1. Si te estás planteando un cambio de hábitos de verdad, para empezar un estilo de vida saludable, sin fecha de fin y me dejas acompañarte en tu viaje de transformación private, hablemos. Soy una «copiloto» experimentada en este tipo de viajes de transformación. No es una dieta, es un programa de teaching nutriemocional. Primero tu mente y luego tu cuerpo.

Te invito a un café digital, dónde veremos qué necesitas y si yo soy esa persona que puede ayudarte.

Sí May, estoy interesada y quiero hacer que las cosas sucedan>>

PD.2. Y también puedes hacerte con mi libro: ¿De qué tienes que desprenderte para adelgazar? Que podrás adquirir aquí:

La entrada ¿Te imaginas que…? se publicó primero en May Moron.

— Could Moron to maymoron.com