Entradas

Miguel Ángel López se impuso en la Milán – Turín

Miguel Ángel López, se impuso en la Milán – Turín, por delante de Michael Woods y Rigoberto Urán.

Resultados (Top 10)

1. COL LOPEZ MORENO Miguel Ang COL AST ASTANA PRO TEAM 4.13’36” 0’00”
2.CAN WOODS Michael CAN CDT CANNONDALE-DRAPAC PRO C.T. 4.13’45” 0’09”
3. COL URAN URAN Rigoberto COL CDT CANNONDALE-DRAPAC PRO C.T. 4.13’50” 0’14”
4. ESP MORENO FERNANDEZ Daniel ESP MOV MOVISTAR TEAM 4.13’55” 0’19”
5. ITA ULISSI Diego ITA LAM LAMPRE – MERIDA 4.13’57” 0’21”
6. ITA ARU Fabio ITA AST ASTANA PRO TEAM 4.13’59” 0’23”
7. ESP BILBAO LOPEZ Pello ESP CJR CAJA RURAL – SEGUROS RGA 4.14’03” 0’27”
8. COL TORRES AGUDELO Rodolfo COL AND ANDRONI GIOCATTOLI – SIDERMEC 4.14’08” 0’32”
9. FRA BARDET Romain FRA ALM AG2R LA MONDIALE 4.14’12” 0’36”
10. FRA BARGUIL Warren FRA TGA TEAM GIANT – ALPECIN 4.14’16” 0’40”

Michael Woods firma por Cannondale – Garmin

Una de las sensaciones del American Tour el canadiense Michael Woods (Optum) saltará de la categoría continental al Worls Tour de la mano del Cannondale – Garmin que ha confirmado el fichaje del escalador por una temporada. Woods, un ex atleta con una corta pero trepidante experiencia en el ciclismo, ha firmado este año  la 12ª posición en la Volta ao Algarve, el 4º en el Tour of the Gila donde venció en una etapa y las segundas posiciones en el Philly Cycling Classic y en el Tour of Utah como mejores prestaciones en un año donde se estrenó con victoria en Europa merced al triunfo en la Clásica Internacional Loulé.

Michael Woods, del atletismo al ciclismo

Podría haber triunfado en el atletismo pero una inoportuna lesión truncó su prometedora carrera deportiva. Michael Woods (Ottawa, 1986) era un atleta de nivel en el medio fondo, su especialidad. Se había convertido en una de las jóvenes esperanzas blancas merced al título panamericano Júnior de 1.500 metros conquistado en Windsor, Ontario, en 2005. Allí paró el crono en 3:45.72 estableciendo el récord de los campeonatos. En la milla tenía como mejor registro 3:57.48 y en los 3.000 metros 7:58.48, tiempos que le hicieron colarse en el top50 mundial.

Tal era su proyección que recibió una beca de atletismo en la Universidad de Michigan, una de las más prestigiosas de Estados Unidos. Pero llegó una lesión y un mal asesoramiento acabó con el atletismo. Fractura por estrés en el pie izquierdo que tras dos operaciones no se llegó a recuperar plenamente para la practica deportiva de alto nivel. Disputó su última competición en 2007.

“¿Y ahora qué?”, una pregunta que en muchas ocasiones supone una eternidad. Ahí apareció la bicicleta como medio activo de recuperación, para intentar superar esa maldita lesión. Comenzó con un paseo, con pedir prestada una bicicleta a su padre y a competir en ‘carreras de pueblo’ gracias al tesón de sus amigos. Compitió, creció y ganó. Tres acciones que unidas a un poco de fortuna le llevaron a disputar en 2012 el Tour de Beauce, la principal competición en Canadá, defendiendo los colores nacionales junto a profesionales como Christian Meier o Sven Tuft finalizando en vigésima posición. El paso estaba dado.

Un duro comienzo

Caídas, pérdida de tiempo, mala colocación, no saber ocupar el sitio en el pelotón, buscar el refugio del viento,.. múltiples situaciones que un corredor acostumbra a aprender en etapa de formación a Michael Woods le tocó hacerlo en profesionales. Sin apenas referencias y, sobretodo, sin experiencia previa en la competición el canadiense no encontró las puertas abiertas para dar el salto al campo profesional. Fue el modesto Team Garneau – Quebecor, de categoría Continental, quien le diera la oportunidad. Firmó un segundo puesto en la modesta Calabogie Road Classic creciendo en el Tour de Beauce donde acabó noveno en la clasificación general penalizado por una mala contrarreloj, a 2:19 de Nathan Brown y por detrás de corredores del nivel de Philip Deignan, Christian Meier o Francisco Mancebo.

En 2014 saltó al Amore & Vita – Selle SMP abriéndosele la ocasión de disputar pruebas en Europa. El calendario italiano cobró vital importancia sumando la opción de dejarse ver en una de las cuna del ciclismo. Pero falló. No consiguió estar entre los mejores con el GP Etruschi, Laigueglia o Settimana Internazionale. El Tour de Beauce fue de nuevo revitalizante alcanzando el sexto puesto en la general después de firmar la segunda plaza en la etapa reina y estar, de nuevo, penalizado por la contrarreloj.

El buen rendimiento ofrecido no pasó desapercibido y le llevó a cambiar de colores a mitad de temporada llegando a un acuerdo con 5-Hour Energy. Disputó en Tour of Qinghai Lake y el Tour of Alberta y con la selección de Canadá se alineó en las citas del World Tour en Québec (75º), Montreal (26º) y el Mundial de Ponferrada.

Portugal, el primer salto de calidad

Los destellos ofrecidos por Michael Woods no pasaron desapercibidos para el Team Optum que firmó al canadiense de cara a la temporada 2015. “Es un corredor que hemos estado observando de cerca. Viene de competir en medio fondo y en el ciclismo sólo lleva unos pocos años pero en este corto período de tiempo se ha convertido en uno de los escaladores más peligrosos de América del Norte” analizó el director Jonas Carney.

A las primeras de cambio Michael Woods demostró que esas palabras iban bien encaminadas. Fue en la primera competición de la temporada, en la Volta ao Algarve. En la segunda jornada, un día de media montaña, finalizó dentro del selecto grupo perseguidor de Geraint Thomas pero de nuevo la contrarreloj individual, su verdadera asignatura pendiente, se cruzó en su camino llegando a 2:19 del británico que firmó la tercera plaza a 3 segundos de Tony Martin. Restaba la etapa reina  con final en Malhao. Allí se dio a conocer al grueso del pelotón mundial. Concluyó quinto, a escasos 13s de Richie Porte, escalando hasta una meritoria 12ª posición final a 3:03 de Geraint Thomas del que verdaderamente separó los kilómetros de la lucha contra el reloj. Pero para él no fue un buen día, fue el aspecto emocional quien le empujó en la subida y no unas piernas que acusaban el comienzo de calendario. “No fue un buen día, estaba sufriendo mucho en la ascensión final. Mi primo murió haces unos días, lloré bastante. Cuando estaba en la subida sólo pensaba en él. Me dije, ‘voy hacer esto por ti Ryan’. Creo que ese fue el motivo de aguantar delante, de lo contrario no hubiera estado allí” se sinceró.

Una semana más tarde alcanzó la gloria. La Clássica Internacional Loulé inauguró su palmarés en Europa culminando una gran actuación del Optum donde firmaron la primera, tercera y quinta plaza. “Competir en el Algarve ha sido clave. Me sentí en un nivel que nunca había tenido antes, esto me dio mucha confianza. Cuando Guillaume Boivin me dijo de atacar a falta de 10 kilómetros tuve la confianza y un sólido sentimiento para acometerlo” matizó el escalador canadiense.

Michael Woods

Crecimiento en el calendario americano

Después de brillar en Portugal llegaba la asignatura pendiente: el calendario americano. No pudo comenzar con mejor pie. Fue quinto en la primera etapa del Tour of the Gila y en la última etapa logró una nueva victoria al superar a Daniel Jaramillo y Robinson Chalapud finalizando cuarto en la clasificación general. La aproximación al primer objetivo de la temporada, el Tour of California, iba por buen camino, pero se quedó ahí. Michael Woods no encontró las sensaciones de Portugal y Gila en la prueba más prestigiosa del calendario estadounidense finalizando en una alejada 32ª posición.

En Philadelphia se desquitó siendo sólo superado por Carlos Barbero en la llegada uphill donde el desconocimiento del rival y una mala táctica le condicionaron. “En la subida final hasta la meta, iba lo suficientemente fuerte para soltar todo el mundo excepto a el ciclista Caja Rural. Miré detrás y le vi quedarse a mi rueda y vacilé un poco. En retrospectiva, debería haber mantenido la presión sobre él porque esa era la única oportunidad que tenía para dejarle. Aguanté hasta que atacó con fuerza y no fui capaz de cerrar el margen” relató.

Un segundo puesto que le reforzaba de cara al segundo objetivo, el Tour de Beauce. Pero al igual que en California falló y en el Monte Mégantic no pudo repetir buena actuación llegando a más de dos minutos de Amets Txurruka. Al día siguiente no tomó la salida en la contrarreloj. Tras los nacionales, sexto con el mismo tiempo que el doblete de Optum con Guillaume Boivin y Ryan Anderson se tomó un merecido descanso.

Como reza el dicho, a la tercera fue la vencida. El Tour of Utah se presentaba como la tercera meta de la temporada y ahí si que no falló. Beneficiado por un recorrido sin contrarreloj y clausurado por dos jornadas exigentes de montaña Michael Woods dio un nuevo paso al frente. En el circuito de Salt Lake City, quinta etapa, logró el que es hasta ahora mejor triunfo de su carrera deportiva alcanzado además el amarillo de líder. Lo hizo tras superar claramente a Sonny Colbrelli en un duro uphill finish. “Traté de estar en la mejor posición y llevar un ritmo constante durante el mayor tiempo posible antes de realizar el movimiento. Ataqué a 200 metros de meta y fue muy difícil, pero me las arreglé para mantener la ventaja” declaró.

A día siguiente le tocaba defender el liderato en el final en alto en Snowbird Ski pero nada pudo hacer ante el ataque de Joe Dombrowski. El talentoso escalador del Cannondale – Garmin llegó en solitario a meta mientras Michael Woods finalizó segundo a 1:17 encabezado un grupo con Natnael Berhane, Fränk Schleck y Chris Horner. Separado por 50 segundos en la general, la última etapa no deparó la sorpresa entrando en meta en el mismo tiempo que el vencedor final alcanzado la segunda plaza en la general. Pero alcanzó la meta dolorido a casa de una caída en la última curva que acabó con sus huesos en el suelo y con varias abrasiones. ‘Chapa y pintura’ que no deslucían una gran actuación en Utah que tratará de refrendar en el USA Pro Challenge y que de paso le abre las puertas de alcanzar una categoría superior. Será prácticamente seguro que abandone Optum en busca del World Tour en 2016.

Fotos: optumprocycling.com

Etapa y liderado para Michael Woods en Utah

Michael Woods (Optum) ha vencido la quinta etapa del Tour of Utah tras imponerse en el exigente circuito en Salt Lake City con final uphill donde batió con margen a Sonny Colbrelly (Bardiani – CSF) y al que hasta ayer fue líder Kiel Reijnen (UnitedHealthcare) mientras que el maillot amarillo Jure Kocjan (Team SmartStop) entraba a 9″ de un Woods que gracias a la bonificación pasa a ser el nuevo líder a falta de dos jornadas para la conclusión.

Dos jornadas de montaña que acabarán de decidir la clasificación general con primero la disputa de la etapa reina con final en alto en Snowbird Ski and Summer Resort y el cierre en Park City donde los equipos modestos tratarán de seguir la racha triunfal en la presente edición del Tour of Utah.