Entradas

Cómo hacer del Engaño un Aprendizaje

Hace unos meses atrás si hubiese vivido esto mismo me lo hubiese tomado de una manera completamente distinta. Son en situaciones como estas donde confirmo el gran poder que tiene el Teaching, la PNL y la Inteligencia Emocional a la hora de enfrentar situaciones.

Hace unos días tuve una experiencia con una persona, en donde me sentí súper engañada (y eso que me lo habían advertido)… ¿Te has sentido alguna vez engañada/o? y no me refiero sólo a infidelidad de pareja, sino también a que ¿Confiaste en alguien y luego te jugo mal?

¿Para qué quiero compartirte mi experiencia?  Por lo siguiente…

Últimamente he estado leyendo que cada vez que vivimos una situación que nos genera cierto estrés se altera nuestra biología. Claramente según el grado de estrés esa alteración será mayor o menor, pudiendo ser incluso evidente físicamente. Lo importante es que algo pasa en tu inside.

Muchas veces cuando algo nos pasa y no nos gusta lo evadimos, nos ponemos a pensar o a hacer algo distinto para llevar nuestra atención a otro lado.

Yo pensaba que esto period bueno, pero aprendí que si algo realmente te ha generado cierto malestar es mejor detenerse aunque sea unos minutos para ser consciente de que es lo que estás sintiendo y reflexionar al respecto.

¿Cuál es la importancia de esto? Si ese estrés que sentiste no lo enfrentas tu cuerpo en algún lugar lo va a acumular, por lo tanto no es que desaparezca por arte de magia, sino que más bien se focaliza en algún lugar (órgano).

Con el paso del tiempo quizás ese estrés termine desapareciendo, que sería lo superb, pero por lo common ¿qué nos pasa? Que comenzamos a acumular y acumular situaciones y de repente nos pasa algo y esto explota e incluso llegamos a pensar ¡Pero como! Si no period para tanto… ¿Pero te has preguntado cuántas situaciones más habías acumulado?

¿Te cuento que hice yo? Quizás te pueda servir para experiencias similares…

Estaba en la situación con esta persona, donde realmente me sentí engañada, lo cual me originó principalmente las siguientes emociones y pensamientos: Me sentí ingenua, ilusa, inocente, con rabia, impotente y muy molesta.

No quise entrar en discusiones, ya que en el mismo momento me pregunte: ¿Vale la pena discutir con esta persona? Y pese a que no estaba cumpliendo con el compromiso acordado pensé inmediatamente: “Aquí hay algo que debo aprender, estoy segura que esto me está pasando para algo mucho mejor”. Gracias a este pensamiento logré mantener la calma y no entrar en discusión.

Cuando esta persona se fue claramente seguía sintiendo mucha rabia, enojo y todas las emociones que te nombre anteriormente.

Pensé:

1. Dejo que esta situación me eché a perder todo el día, ó

2. Me siento y reflexiono a ver qué es lo que realmente me está generando este malestar

Con la opción 1 le hubiese dado un poder a esa persona que no se lo merecía para nada y quitándome ese poder a mi, es decir, ¿iba a poner a esta persona por sobre mi bienestar? No no…

Así que me senté y reflexioné (tardé unas 2 horas la verdad…) Y quiero compartirte a las conclusiones que llegué:

1. Por muy pequeña que parezca una situación, si te genera algún grado de incomodidad detente un momento y piensa que es lo que está pasando dentro de ti, qué es realmente lo que te molesta, qué hay en esa situación o persona. De este modo el “estrés biológico” que estás pasando lo enfrentas inmediatamente y no lo guardas en algún lugar de tu cuerpo.

2. Al momento de reflexionar pregúntate ¿Para qué estoy viviendo esto? ¿Qué tengo que aprender de esta situación? Y aquí es cuando aparece el sentido, los motivos y el aprendizaje de lo que estás viviendo.

3. ¿Qué pasa con la intuición? Mi intuición me decía que no confiara, algo había…

Hay que tener cuidado con la intuición, ya que tenemos que entender que es algo nuestro, que podemos equivocarnos o bien no, pero tener siempre claro que la intuición es sobre ti, no sobre la otra persona.

¿Qué es lo peor que podría pasar con tu intuición? Que hayas estado equivocada/o en lo que creías y tiempo para disculparse hay y siempre es bienvenido.

¿Qué es lo mejor que te podría pasar? Cuidarte y protegerte a ti. Así que si vuelvo a tener esta intuición le haré caso e indagaré más antes de confiar.

4. No dejaré de confiar en las personas, claro que no, pero lo que sí haré es cuidarme y protegerme más yo, incluso explicándole a otras personas: “No estoy (o estoy) haciendo esto porque desconfíe de ti, sino que lo hago por protegerme a mí, ya que tuve una experiencia en donde me sentí engañada e ingenua y me generó mucha rabia e impotencia y me prometí que no volvería a generar situaciones que me hicieran volver a sentirme así…” De este modo hago ver a la otra persona que no tiene nada que ver con ella, sino más bien es un gesto de autocuidado y respeto conmigo.

Mientras te escribo este put up me siento tranquila y con la convicción de, como decía Steve Jobs, confía en que todos los puntos se van a unir, eso no lo puedes saber ahora, pero si miras en retrospectiva te darás cuenta que tu vida y las situaciones que has pasado son una malla perfecta.

Así que simplemente dar gracias a la vida por este nuevo aprendizaje, ya que estoy segura que es muchísimo más lo aprendido que lo perdido, que me servirá en mi presente y futuro y que además lo puedo compartir contigo y quizás te puede ayudar.

¿Qué piensas? Estaré encantada de conocer tu opinión.

 

Si quieres conocer más acerca el gran poder que tiene el Teaching, la PNL y la Inteligencia Emocional a la hora de enfrentar situaciones. , te invito a que adquieras mi libro Nutrición Emocional. Dentro del enlace, por si quieres comprender mejor en qué consiste mi libro, encontrarás un botón para descargarte un pequeño fragmento del libro free of charge.

Bueno preciosa, espero que disfrutes mucho de la lectura de este put up y del fragmento gratuito de Nutrición Emocional.

 

Por favor déjanos tus comentarios bajo este put up y también tus sugerencias de qué temas te gustaría que tratáramos.

 

Estaremos encantadas de saber de ti y apoyarte en todo lo que podamos.

 

Un abrazo,

Fran Sabal.

Comparte Cómo hacer del Engaño un Aprendizaje en tus Redes Sociales

También te puede interesar…

— Escuela de Nutrición Emocional to escueladenutricionemocional.com

Los 5 motivos para NO hacer la operación bikini

No es casualidad que todos los años, entorno a los meses de Abril y Mayo los gimnasios cumplan con su aforo. La primavera es un anticipo de lo que viene y de las prisas por llegar a tiempo, para que este verano sí, podamos lucir palmito en la playa.

La motivación no es únicamente adelgazar, los hombres generalmente, aprietan el acelerador para “ponerse fuertes”.

Este año, dadas las circunstancias que hemos vivido como consecuencia del COVID, la urgencia se ha vuelto mayor.

¿Por qué? Tras el confinamiento, muchas personas han visto como se deterioraba su imagen, debido a que se han movido menos, han comido más y/o no han podido llevar a la práctica sus entrenamientos.

Desde que hemos vuelto a la “normalidad”, es impresionante la cantidad de pacientes que están llegado a mi consulta de nutricionista, movidos por la urgencia de comenzar una dieta lo antes posible.

En los últimos años hemos sido partícipes de una “revolución alimentaria” de la mano de movimientos como el “Actual meals” o la “Alimentación Consciente”.

Sin embargo, ¿esto demuestra una preocupación actual por lo que comemos? Yo me atreveríaa decir
que en la mayoría de casos no, sino que seguimos viendo la comida como una forma únicamente de
lograr un cambio de imagen.

Esto no es algo malo en sí mismo, siempre y cuando se acompañe de sensatez, flexibilidad y no
coloquemos en nuestra silueta cosas que no deberían estar ahí, como nuestro valor private o
capacidad de éxito.

¿Cuándo hacemos una operación bikini, estamos pensando en nuestra salud alimentaria? ¿no,
verdad?

Son todas estas razones las que me han motivado a hacer este artículo. Ahora te voy a contar
razones por las que el modo de afrontamiento de cambiar la alimentación durante unos meses y
olvidarnos el resto del año de ello, es algo que no va a funcionar:

5 Razones para no hacer la “operación bikini”

Ya lo decía mi abuela: Las prisas no son buenas consejeras. Y así es, comenzar una dieta o cambio de
hábitos de alimentación motivados por la prisa, sólo hará aumentar la ansiedad. Como seguro sabes,
la ansiedad es uno de los peores enemigos a la hora de adelgazar. Así que, en primer lugar, paciencia.

2. Volverás al punto de inicio

Si todos los años comienzas una nueva operación bikini, es que algo no está funcionando bien. Un
cambio que no viene para quedarse, a fin de cuentas, es una pérdida de tiempo y de esfuerzo. Es
importante que entiendas que la mejor manera de bajar de peso es hacerlo de una manera
constante y progresiva, sin hacer conductas que ponen en riesgo la salud.
Se trata de generar nuevos hábitos que también contribuyan a nuestra salud física y psicológica, no
de llegar a la luna y poner la bandera.

3. El efecto rebote

Existe un fenómeno del que no se habla demasiado y que tampoco nombran todas las dietas
milagrosas o los productos que te aseguran resultados inmediatos: el efecto rebote. Está demostrado que cuando sufrimos una pérdida de peso repentina y muy acusada, el cuerpo activa su “sistema de alarma”. Esto quiere decir qué, nuestro organismo pondrá todos los recursos disponibles a trabajar para evitar continuar perdiendo grasa y así, enlentecer el metabolismo. Además, cuando sometemos al cuerpo a tal estrés, después, cuando volvemos a comer con normalidad, recuperaremos todo lo ganado.

4. Mira más allá

Los objetivos a corto plazo pueden producirnos alivio y en un principio, pueden acaparar toda nuestra atención. Las personas somos así, queremos algo y lo queremos ya. Sin embargo, créeme, vincularte con un proceso de adelgazamiento a largo plazo, te dará tranquilidad y pausa.

5. El verano no es la mejor época para hacer una tremendous dieta

Comenzar una dieta, si venimos arrastrando hábitos de alimentación muy desajustados, es un
proceso duro y que lleva mucha concentración. Seguramente, el verano no sea el mejor momento
para hacerlo, debido a que es una época festiva, donde salimos mucho, cometemos excesos, étc. Lo
más possible es que acabes rindiéndote y abandonando el proceso.
Por otro lado, correr para en dos meses lograr un resultado definitivo e preferrred, no es realista.

 

El management alimentario y el riesgo de TCA

 

Para finalizar este artículo quisiera hablarte sobre un tema verdaderamente preocupante, el aumento de la prevalencia de los trastornos de alimentación en los últimos años.

Los profesionales sanitarios venimos observando como cada vez son más personas las que presentan trastornos de alimentación de algún tipo.

Soy de la opinión que cualquier persona puede acabar siendo víctima de un trastorno de este tipo si se dan los ingredientes necesarios. El management llama al management, y cuantos más rígidos nos volvemos, más management sobre lo que hacemos (comemos, en este caso) queremos tener.

Por esta razón, un tipo de dieta muy restrictiva, fundamentada en un autocontrol exigente, nunca podrá ser considerado un modelo de salud.

Para concluir me gustaría decir que no tiene nada de malo ni es ningún pecado, querer mejorar nuestra imagen private. Sin embargo, debemos ser conscientes de lo ineficaz que resulta cualquier intento inmediato y temporal para conseguir nuestros objetivos.
Hemos visto cómo este modelo de afrontamiento, donde nos ocupamos de nuestra alimentación
durante unos meses y después nos olvidamos, sirve para muy poco o para nada.
Además, bajar de peso, nunca debe ser sinónimo de descuidar nuestra salud psychological.

— Alejandro Vera to beaalvarez.com

¿Cómo reconocer los casos de hipocondría, y qué hacer?

La necesidad de velar por nuestro bienestar y de cuidar de la propia integridad física es uno de los factores que más han influido en la evolución de nuestro cerebro y de nuestros patrones de comportamiento.

Por ejemplo, a esto se debe que suframos miedo o ansiedad, emociones desagradables e incluso dolorosas que, sin embargo, experimentamos de forma relativamente frecuente porque son útiles para nuestra supervivencia.

Sin embargo, a veces esa predisposición a detectar señales de peligro donde no tiene por qué haberlas nos puede traer problemas, y la hipocondría es una muestra de ello. Aquí veremos cómo reconocer la hipocondría, así como algunos consejos para superarla.

¿Cómo reconocer un caso de problemas por hipocondría?

Especialmente en tiempos recientes, en los que la alta cantidad de población y las dinámicas del mundo globalizado han dado pie a varias pandemias y epidemias, la línea que separa un nivel de preocupación razonable por la propia salud, por un lado, y una obsesión injustificada con la posibilidad de tener enfermedades, por el otro, está algo borrosa.

Sin embargo, siempre es posible reconocer casos extremos en los que la percepción del estado del propio cuerpo llega a estar tan sesgada hacia el pesimismo que resulta totalmente incompatible con la realidad. Esto es lo que ocurre con la hipocondría, que no solo no ayuda a prevenir problemas graves de salud, sino que además llega a ser un problema para quien la desarrolla.

La hipocondría, o hipocondriasis, es una alteración psicológica caracterizada por la propensión a creer que se tiene una enfermedad, a pesar de no existir motivos razonables para llegar a esa conclusión.

Esto hace que vean evidencias de tener una patología en una amplia variedad de pequeños eventos de poca importancia, o que no dicen demasiado acerca del estado de salud que se tiene.

Aquí veremos algunas de sus características más distintivas.

1. ¿Qué indica que la angustia por hipocondría no está justificada?

Tal y como hemos visto, las personas con hipocondría tienen una gran facilidad para creer que sufren enfermedades, hasta el punto de que esa propensión a angustiarse con supuestos signos y síntomas de patologías llega a desgastar su calidad de vida.

Aquí es importante detenernos a pensar en la diferencia entre lo que podemos considerar motivos razonables para sospechar que se tiene una patología, por un lado, y los motivos objetivos para pensar eso. Pueden parecer equivalentes, pero no lo son.

Por ejemplo, algunas alteraciones vinculadas al dolor crónico pueden llegar a ser muy difíciles de objetivar, ya que en última instancia lo que señala su presencia es la existencia de sensación de dolor. En casos de este tipo, no existe una realidad objetiva en la que se base la concept de “tengo una enfermedad”, pero sí es razonable pensar que algo falla en nuestro cuerpo.

Así, la hipocondría tiene que ver con otorgar demasiada importancia a eventos o fenómenos que no deberían ser atribuidos a una enfermedad.

2. No es easy obsesión por la salud

Decir que alguien hipocondríaco es un individuo que muestra una preocupación excesiva por su propia salud sería inexacto. En realidad, la hipocondría se fundamenta en un tipo más concreto de preocupación: no es la necesidad de ganar salud llegando a tener un cuerpo perfecto, sino el miedo a estar perdiendo salud.

3. Gana fuerza a través de la rumiación

La rumiación psicológica es lo que ocurre cuando una concept o imagen psychological perturbadora nos viene a la cabeza una y otra vez, y hace que deseemos que desapareciera de nuestra consciencia. En el caso de la hipocondría, esto ocurre mucho, porque como asumimos que hay un problema en nuestro cuerpo casi cualquier estímulo o sensación que juzguemos como anómala puede llevarnos a pensar en la posibilidad de tener una patología.

A su vez, el hecho de exponernos varias veces a estas situaciones desagradables hace que crezca la ansiedad anticipatoria, ante la posibilidad de que con un nuevo día lleguen nuevas señales de que tenemos una enfermedad.

4. Se prolonga en el tiempo

La hipocondría es una alteración persistente, que dura meses. No es cuestión de haber visto un documental sobre los efectos de la comida procesada y pasarse una tarde pensando en eso.

¿Qué hacer?

Estos son varios consejos que pueden ayudar a las personas que hayan desarrollado hipocondría.

1. Asiste a terapia psicológica

El primer y más importante consejo es contar con ayuda por parte de psicólogos, dado que solo a través de este procedimiento dispondrás de atención personalizada y de medidas de intervención adaptadas a las particularidades de tu caso, y además por parte de profesionales específicamente formados para intervenciones de este tipo.
Eso sí, ten en cuenta que la terapia es un proceso que requiere compromiso, y abandonarlo antes de tiempo puede suponer volver a la casilla de salida.

2. Lleva un diario en el que vayas anotando lo que sientes

Es importante que te acostumbres a ver más allá de los pensamientos y de los sentimientos ligados a la hipocondría; lo best es que no te limites a vivirlos en tus propias carnes, sino que además aprendas acerca de cómo y cuándu surgen.

A través de este proceso de “ingeniería inversa” psicológica, en la que empiezas a detectar los patrones de pensamiento que hay detrás de la hipocondría (cuando esta se expresa), te será más fácil comprender hasta qué punto esas concepts son irracionales.

Para conseguir esto, algo muy útil es llevar un autorregistro: un lugar que deberás tener siempre a mano y en el que puedas ir apuntando información básica acerca de lo que piensas, sientes y haces en los momentos en los que la hipocondría se manifieste, anotando lugar, fecha y hora, y lo que ocurrió justo antres, durante y justo después de cada una de esas experiencias.

3. Crea rutinas que te mantengan lejos de la rumiación

Aunque no lo notes, la hipocondría no surge espontáneamente de tu cerebro, sino que “se alimenta” de determinados hábitos y contextos a los que te expones de manera frecuente. Por ello, una buena medida a adoptar es detectar situaciones o contextos en normal que te suelan arrastrar a la hipocondría, y optar por otras opciones.

Por ejemplo, si notas que cada vez que visitas YouTube terminas viendo vídeos sobre enfermedades, puede ser bueno elegir otro modo de rellenar parte de tu tiempo libre en Web, o bien visitar muchos vídeos de otras temáticas para que el algoritmo deje de recomendarte esos contenidos. O, si por el motivo que sea en tu grupo de amigos mucha gente es médico, les puedes pedir directamente que cuando estés con ellos no hablen de su trabajo. La concept es exponerte a situaciones distintas, ya sea modificando tu contexto o exponiéndote a otros nuevos.

4. No intentes bloquear el malestar

La hipocondría gana fuerza cuando intantamos dejar totalmente fuera de nuestra consciencia todos los pensamientos ansiógenos que nos genera. Es mucho mejor ir ganándole terreno aceptando que durante un tiempo nos producirá inquietud e incomodidad.

¿Buscas apoyo psicológico contra la hipocondría?

Cribecca

Si crees que has desarrollado hipocondría y estás buscando ayuda psicológica para tratar este problema con el apoyo de profesionales, te proponemos que contactes con nosotros. En Cribecca Psicología disponemos de varios expertos en psicoterapia con mucha experiencia ofreciendo tratamiento ante esta clase de problemas,así como en otras complicaciones de tipo psicológico: ansiedad generalizada, estrés postraumático, depresión, fobias, problemas de pareja, TOC, and many others.

Actualmente atendemos en sesiones de psicoterapia presencial en Sevilla, y también en sesiones de terapia on-line por videollamada. Si quieres saber cómo trabajamos, puedes leer más sobre nosotros en esta página.

Referencias bibliográficas:

  • Avia, M.D.; Ruiz, M.A. (2005). Suggestions for the Remedy of Hypochondriac Sufferers. Journal of Up to date Psychotherapy. 35(3): pp. 301 – 313.
  • Fallon, B.A.; Qureshi, A.I.; Laje, G.; Klein, B. (2000). Hypochondriasis and its relationship to obsessive-compulsive dysfunction. The Psychiatric Clinics of North America. 23(3): pp. 605 – 616.

— Cribecca to psicologiaymente.com