Entradas

Conecta con tu Niña Interior: descubre qué necesita en realidad cuando te pide comida

¿Te ocurre a veces que comes de más y no sabes porqué lo haces?

Esto es muy regular y muy frecuente. Tenemos muy presentes nuestros motivos para comer sano, y en cantidades ajustadas. Pero (y esto es muy pure) tenemos poco acceso a nuestros motivos para comer en exceso, y alimentos que nos perjudican.

Conviene entrar en ello, porque cuando conocemos esos motivos, podemos dar los pasos necesarios para cambiar esa conducta, de una manera realmente eficaz.

Existen diferentes formas de hacer esto, y una de ellas es entrar en contacto y conocer a la Niña Inside.

¿Qué es eso de la niña inside?

Es posible que nunca hayas oído hablar de esto, o que lo hayas oído, pero no sepas exactamente qué es.

Así estaba yo hace algún tiempo, y aunque oía hablar de ello, no es algo que me tomara demasiado en serio. Quién me iba a decir que ahora sería algo tan apreciado por mí, y que lo iba a encontrar tan útil y práctico.

 

Mi contacto con la Niña Inside se gestó en una formación en la cuál me hablaron acerca de las sub-personalidades. Inmediatamente me fascinó el concepto y pude comprobar su utilidad.

Las subpersonalidades

Nuestro inside, nuestra personalidad, no constituye una unidad. Tenemos sensación de unidad, y eso nos permite desenvolvernos en el mundo, pero esa sensación es en realidad una ilusión. Lo cierto es que nuestro inside está integrado por diversas partes que interactúan mutuamente. Estas subpersonalidades tienen sus particularidades, y también son muestras de la persona international. Cada una de estas subpersonalidades, también llamadas voces internas, opera como una persona autónoma con sus propias concepts, sentimentos, deseos, opiniones, necesidades…

Por eso con frecuencia nos sentimos en lucha con nosotras mismas, y hacemos cosas que no comprendemos. Nos sentimos más en sintonía con algunas de nuestras voces o partes, mientras que otras nos gustaría que desaparecieran. Como esto no se puede hacer, las enterramos y no las escuchamos. Al hacer esto, al separarnos y desvincularnos de determinadas partes nuestras, dejamos de ser conscientes de ellas, lo que hace que tengan más poder para manejar nuestras emociones y nuestra conducta. No puedes tener influencia sobre algo de lo que ni siquiera eres consciente.

Si te observas puedes comprobar cómo hay en tu inside tendencias completamente opuestas: Una parte tuya desea trabajar un poco más y otra quiere dejar todo eso de lado y tomarse un buen descanso y disfrutar. Una parte quiere gritar y poner a determinada persona en su sitio y otra quiere ser razonable y negociar. Y así.

Y por supuesto con la comida, una parte desea intensamente comer determinados alimentos hasta llenarse, y otra quiere preocuparse por la salud y por no engordar.

la niña inside

Dentro de este sistema de voces internas o subpersonalidades, la Niña Inside tiene un papel central. Esa Niña (o Niño) Inside, representa a nuestra parte más weak, y todo el resto de subpersonalidades se generan para protegerla, y para procurarle reconocimiento, afecto y sensación de pertenencia.

Algunas de estas subpersonalidades son:

  • El Protector-Controlador
  • El Ambicioso
  • El Adulador
  • El Crítico…..

Y así podríamos ir nombrando muchas más subpersonalidades que se generan cada una con una función diferente, pero todas encaminadas a proteger a la Niña Inside.

 Nuestra Niña o Niño Inside no deja de acompañarnos ni un momento, e influye en nuestra vida más de lo que imaginamos.

Tu Niña Inside es tu parte instintiva. De ella provienen esos sentimientos e intuiciones que percibes como si provinieran de «las tripas». Ella tiene acceso directo a la alegría, pena, amor, tristeza…

Es cierto que entrar en contacto con nuestra Niña Inside puede dar miedo. Al fin y al cabo puede pedirte cosas que contradigan tus deseos adultos o puede llevar tu atención hacia cuestiones que requieren tiempo pero no están orientadas al rendimiento.

Pero reprimir esos deseos y mirar hacia otro lado no es la solución. Al contrario, cuanto más te separas de tu Niña Inside, con más fuerza determina ella tu vida desde el subsuelo. Además de perder una dimensión esencial de tu alegría y vitalidad.

la niña inside y el comer en exceso

¿Cómo se sitúa el comer en exceso en este entramado interno?

Es nuestra Niña Inside la que reclama la comida, como un modo de paliar sus necesidades vitales.

Hablamos de comida, pero también podemos hablar de cualquier otra cosa como relaciones, sexo, trabajo, ordenador, juegos, compras, meditación, cafeína, alcohol…

Todo sirve para obtener la satisfacción que sustituye a la verdadera satisfacción de las necesidades de la Niña Inside.

necesidades

Es frecuente que las necesidades de nuestra Niña Inside no tengan un espacio ni un momento en nuestra sobrecargada vida diaria. Pero estas necesidades no van por ello a desaparecer. Salen por donde pueden, encuentran una fisura, que a veces es la comida.

Cuando aparece el deseo de comer emocionalmente, e intentamos resistirnos a ello, se produce entonces mucha ansiedad. Este es un sentimiento tan desagradable que muchas veces acabamos por comer para acabar con ello cuanto antes. En otras ocasiones aguantamos como podemos hasta que se pasa.

Podemos también optar por verlo como una oportunidad para descubrir cuales son las verdaderas necesidades que hay en ese momento en nuestro inside.

En cada persona pueden concretarse de una manera distinta pero esas necesidades no son otras que atención, amor, pertenencia, seguridad, reconocimiento, libertad, sentido, felicidad.

Algo que ayuda a trabajar con nuestro inside es distanciarse de aquello que nos está causando dificultades y poderlo comprender.

El imaginar nuestra psique como compuesta por muchas partes distintas nos permite tanto distanciarnos, como comprenderlo y de esta forma poder trabajar sobre ello.

 

empezar a conocer a tu niña inside y conectar con ella

Se puede llegar a ser muy creativa a la hora de conectar con nuestra Niña inside. En todo caso, el conocerla e interactuar con ella, es algo que en common resulta muy gratificante, y que funciona a la hora de resolver conflictos internos que se manifiestan en la conducta, por ejemplo con la comida.

Siempre hay que tener presente que realizar este tipo de ejercicios no tiene nada de excéntrico o extraño. En realidad eres tú todo el tiempo, estás aprendiendo a cubrir tus necesidades, a escucharte, a darte comprensión, afecto, reconocimiento, atención…El recurso de la Niña Inside se utiliza para distanciarse y desidentificarte, para de este modo poder trabajar sobre lo que tenemos dentro.

Mientras permanezcas identificada con determinados pensamientos, emociones, deseos, impulsos… te será difícil transformarlos.

Recuerda que para poder entrar en contacto con la Niña Inside se requiere algo de práctica, es decir que es regular que las primeras veces tal vez no consigas demasiado, pero hay que escuchar con persistencia, y paciencia, y al last termina por comunicarse.

Voy a proponerte tres concepts con las que podrás empezar a crear tu relación con tu Niña Inside.

1. Imágenes2. Diálogo3. Cartas

1. imagenes

Algo que ayuda a muchas personas a establecer esta relación, es buscar algunas fotos de cuando tenían alrededor de los 5 años de edad. Es una edad en que ya se tiene cierta autonomía y se puede hablar con más o menos  soltura, pero al mismo tiempo se puede ver la fragilidad tan grande que hay, y despierta mucho deseo de protección. Si no tienes fotos, intenta recordar cómo eras a esa edad.

A partir de esas fotos o de ese recuerdo,  se pueden buscar momentos en los que visualizar a tu Niña Inside representada por esa imagen de cómo eras a esa edad.

Puedes imaginar algún lugar en el que ella esté, cómo va vestida, qué hace. Permite que todo eso venga a ti, no tienes que inventar nada.

Yo cuando conecto con mi Niña, la imagino en la calle donde me crié los primeros años, una calle donde no pasaban coches y que period de tierra. No tengo ni concept de porqué ese lugar, simplemente es ahí. Me empecé imaginando con dos coletas (en una foto me vi así, y así me venía a la imaginación). Un día ella me dijo que no le gustaban las coletas, así que coletas fuera, ni el pelo alisado (en realidad lo tengo ligeramente rizado).

2.dialogo

Para empezar a dialogar con tu Niña Inside, busca un momento y un lugar en que no vayas a ser molestada. Necesitarás unos 20 minutos. Cuando quieras establecer este diálogo, hazlo por encima de todo con curiosidad. Evita toda actitud crítica, o cualquier juicio. Si lo haces así, tu Niña se replegará y no te dirá nada. Lo que necesita es comprensión, mucho afecto y complicidad.

Puedes hacer este diálogo verbalmente, en tu mente, y también puedes hacerlo por escrito.

Algunas preguntas que puedes hacerle:

  • ¿Cómo estás?
  • ¿Cómo te sientes?
  • ¿Qué hace que te pongas triste ( o que te enfades)?
  • ¿Qué tal te va conmigo?
  • ¿Presto atención a tus necesidades?
  • ¿Qué hace que te asustes?
  • ¿Qué te pone contenta?
  • ¿Qué necesitas para sentirte segura?
  • ¿Qué necesitas de mi?
  • ¿Qué libros te gustan?
  • ¿Qué ropa te gustaría ponerte?
  • ¿Cómo puedo ayudarte?
  • ¿Qué deseo te gustaría pedirme?

Puedes utilizar estas preguntas o las tuyas propias. Solo se trata de mostrar interés, amor, curiosidad, implicación.

Te aseguro que este tipo de diálogo te puede reportar muchas sorpresas. Aparecerán emociones y opiniones que no imaginabas que estaban ahí dentro.

3. cartas

Para intercambiar cartas, escribe con tu mano no dominante una carta de tu Niña Inside a la adulta. Así podrás rodear la parte lógica de tu cerebro, y te resultará más fácil conectar con lo que ella desea decirte. La carta puede ser muy corta, y tendrá la apariencia de haber sido escrita por la niña que fuiste.

Una vez que tengas su carta, puedes responder. Nuevamente, la respuesta no tiene porqué se muy larga. Puedes decirle que la quieres, que estarás con ella, lo mucho que te gusta su presencia y que ella exista, que la vas a cuidar y a darle lo que necesite…

Cuando hayas terminado la carta, léela en alto y presta atención a lo que sientes al hacerlo. No te preocupes si aflora la tristeza o las lágrimas al hacerlo, es completamente regular.

A partir de esas lágrimas o tristeza, puede florecer una alegría renovada y auténtica.

Te dejo un intercambio de cartas reciente con mi Niña Inside:

 

Puede parecer easy, pero no es fácil llegar a esta comunicación, puede llevar algún tiempo.

Y sí, le di la diversión y el descanso: me di la diversión y el descanso que estaba necesitando, y que este trabajo con la Niña Inside me ayuda a ver.

Espero que te haya gustado y resonado este artículo.

Algunas preguntas:

¿Conectas con el concepto de Niña Inside?¿Lo conocías?¿Crees que te puede ser útil?Si es así, ¿de qué manera?¿Qué ejercicios vas a realizar o realizas para entrar en contacto con ella?

No te cortes ni un pelo, baja un poco y cuéntame.

— beaalvarez to beaalvarez.com

¿Qué estoy necesitando cuando como sin hambre?

¿Eres consciente de la relación tan estrecha que hay entre las emociones y el alimento en sí?

Esa relación viene desde nuestra infancia, desde bebés (aunque no es el tema hoy).

El modo en que te sientes emocionalmente puede hacer que tengas un hambre devoradora o que seas capaz de no comer en absoluto. Puedes estar tan distraída que se te olvide comer o estar todo el tiempo pensando en comida, totalmente obsesionada. El ser humano va en búsqueda de satisfacción constantemente.

Hay montones de cosas que pueden «llenarte» aparte de la comida, aunque la gran mayoría, tenemos asociada la comida con muchas emociones (comemos por alegría y por tristeza, por estrés, por soledad, por aburrimiento…) y comemos aunque no tengamos realmente hambre física.

El deseo viene de NECESIDADES no cubiertas, empezando por las más básicas (fisiológicas):

  • Puedes necesitar SEGURIDAD, sentirte a salvo, mantener lo que tienes y conservar lo conseguido.
  • Sentirte ALIMENTADA-NUTRIDA (comida, agua…)
  • Sentirte QUERIDA y VALORADA (pertenencia y reconocimiento)
  • Sentir que tu vida tiene un sentido, UN PROPÓSITO DE VIDA.

Si tienes satisfechas tus necesidades, la comida es, una necesidad fisiológica y además un placer, entre otros muchos. El problema es cuando acudes a la comida sin hambre física, o para consolarte o calmarte (es decir, para cambiar el estado emocional en el que te encuentras)

Cuando te sientes con ese vacío-interior- hay que más allá, mirar adentro de ti, darle sentido a eso que pasa en este momento de tu vida, en tu momento presente.

Pregúntate que estás necesitando realmente: «¿qué necesito ahora, en este instante? «. Deja de comer por las razones equivocadas. Por mucho que comas ese vacío va a seguir estando. Por eso, cuando nos sentimos mal y tapamos con comida, no nos sentimos llenos.

¿De qué tienes HAMBRE realmente?

Si te paras unos minutos, la verás, hay una parte de ti, que quiere «alimentarse de lo que sea»  (no me refiero a comida física). Busca esa parte de ti, que se «siente ese hambre». Si no te paras y haces esa toma de consciencia, seguirás con ese vacío inside.

¿Qué te hace ir en búsqueda de COMIDA?

  • ¿Tienes hambre física y necesitas comer? … Adelante, tu cuerpo necesita energía. Dale comida, eso sí,  «comida actual» y en la cantidades que necesitas.
  • ¿O tratas de llenar un vacío y la comida se convierte en ese medio? … ¡No lo hagas! por más que comas, no te vas a llenar, ya que no es hambre física. Puede ser hambre de cambio, hambre de vida, de amor, de conocimiento, de comunicarte, de poner límites, de diversión, de cariño, contacto, de sentido…

No llenes tus insatisfacciones internas con comida física (o tabaco, alcohol, compras compulsivas, exceso de RRSS…) solo te aportará un placer efímero y cortoplacista que no te va a compensar ni a solucionar tu problema (al menos a medio y largo plazo).

¿Y si tomas consciencia de tu conflicto interno? ¿O te paras y lo miras o sigues y no lo miras? ¿o te enfrentas o no lo haces? ¿quieres verlo o no?…hasta que no lo hagas, seguirás con el conflicto y buscando soluciones en otro lado.

Cube Deepak Chopra: «Cuando éramos bebés, llorábamos porque teníamos hambre y ahora comemos porque tenemos ganas de llorar». Y ahora, despiertas ese vacío, ese «hambre», cuando te sientes con malestar, .

La clave es buscar el desencadenante que activa ese “IMPULSO DE COMER”:

El desencadenante puede ser: sentir tristeza, estrés, dolor físico o emocional, enfado, soledad, pérdida de algo o alguien, aburrimiento…

No sueles ser consciente de cuando se te dispara, porque estos desencadenantes suelen ser inconscientes. Sueles reaccionar automáticamente, sin pensar. Por eso es tan importante esa toma de consciencia. Ese análisis de la situación, a priori o a posteriori, para ver que te llevó ahí, y si son situaciones que se repiten.

¿Qué hace que te lances a comer en exceso o comida que sabe que no te conviene?

  • Distracción, cansancio, television, tener comida delante… SON HÁBITOS. Si pones conciencia, puedes deshacerte de ellos. Quitar el automatismo. Poner atención en otra cosa (da un paseo, baño, música, leer, llama a un amigo, deporte, baile…). Esto hay que entrenarlo, mirar qué hábitos tienes y cambiarlos por otros más productivos.
  • Estoy depre, me siento sol@, preocupad@, siento angustia, estrés, tengo mi cabecita que no para con pensamientos negativos hacia mi cuerpo y vida en normal…SON EMOCIONALES, estás llenando vacío emocional. Buscar satisfacción fuera de la comida.

¿Qué pasa en tu vida en este momento para que te sientas así? ¿Qué puedes hacer para sentirte mejor ahora, en este instante (sin acudir a comida)? ya sabes, que si acudes a la comida, buscando satisfacción inmediata, no hará que te sientas mejor, el vacío seguirá después de comer.

Presta atención a tu/s desencadenante/s antes de empezar a comer. Encuentra ese momento mágico, ese instante, antes de lanzarte a comer. Eso solo te lo da la PRESENCIA, el estar en conexión con el presente.

Hay una técnica que te comparto, de Elsa Punset, que puede ayudarte a romper ese patrón emocional: 1/four DE MINUTO MÁGICO:

Cuando repites una respuesta emocional negativa, la estás grabando, asentando dentro de ti. Y cada vez, te costará más cambiar la respuesta. Te vas volviendo prisionera químico de tu vieja respuesta: enfado, tristeza, realizar una actividad como comer, fumar, beber…

¡Rompe con ese patrón emocional! ¿Cómo? si logras hacer una pausa y fijarte en lo que pasa, en ese momento, dentro de ti, podrás romper ese patrón de reacción emocional.

Es ese 1/four de segundo mágico en el que puedes hacerlo y reaccionar para no repetir. La parte del cerebro responsable de hacer un movimiento se activa en un cuarto de segundo antes de que seamos conscientes de que tenemos intención de hacer esa acción. Después hay otro 1/four de segundo antes de que te pongas en acción. ¿Qué significa eso? que antes de decidir algo de forma consciente, tu cerebro ya se ha puesto en marcha. Lo importante es que tienes una brevísima oportunidad de parar tu cerebro. Es lo que los psicólogos llaman el «cuarto de segundo mágico»

Por ejemplo: imagina que estás obsesionada con llegar a casa y comer. Entre el impulso de comer (necesito comer) y la acción de hacerlo (llegar a casa, ir a cocina, abrir frigo o despensa y coger lo que sea y meterlo en la boca…dónde ya estarás perdida) tienes un cuarto de segundo mágico donde eres dueña de tu acción …¡Aprovéchala! por eso la importancia de conectar con el presente. Si logras centrarte en ese brevísimo momento de transición entre desear y hacer, podrás aprender a cambiar tus respuestas automáticas.

Cuando salgas del trabajo, camino de casa, conecta contigo. Párate, detente, piensa si realmente merece la pena.

¡Detente y evita reacciones emocionales automáticas!

Céntrate en tu respiración, acto seguido durante 1 minuto. Durante ese minuto, solo RESPIRA. Si te distraes con pensamientos, déjalos estar, solo respira. Intenta no dispersarte, ni asociarte a ningún pensamiento, sea cual sea.

Y cuando pase el minuto, pregúntate: ¿cómo te sientes? escribe tu reflexión.

Resumiendo, no hay que pasar hambre, no tienes que luchar contra el hambre, solo hay que tomar conciencia de tus desencadenantes y darle a tu cerebro el tiempo suficiente para tomar una decisión. En lugar de ir a buscar comida como un robotic, una reacción que surge de manera automática, hay que encontrar un medio para elegir lo que realmente quieres, la verdadera necesidad oculta.

Para ello, hay que tomar un momento de ATENCIÓN PLENA O AUTO-CONSCIENCIA y AUTO-RESPONSABILIDAD

Te invito a que esta semana lo pruebes y si es posible escribe tus aprendizajes, es la única manera de tomar consciencia y aprender de la situación. Y si acabas sucumbiendo, o dándote cuenta a posteriori, una vez lo hayas comido, no te sienta mal/culpable, simplemente piensa qué ha pasado y cómo lo puedes hacer diferente para la próxima. Las recaídas son parte del proceso de aprendizaje.

Hasta aquí por hoy. Ya sabes que me encanta que me escribas y comentes. Y si te ha gustado, compártelo.

 

Un abrazote cargado con raudales de energía para toda la semana.

Could

*******

PD. Si tu cuerpo, tu mente y todo tu ser, te piden un cambio, y quieres ir más allá, yo puedo acompañarte a lograr una relación sana con la comida, con tu cuerpo y contigo misma mediante un viaje inside de autoconocimiento, que transformará tu vida .

Tu vida cambiará, cuando tú cambies. Te invito a un café digital para que me cuentes tu historia e inquietudes y yo te cuento cómo podría ayudarte.

Reserva aquí tu sesión. Yo invito al café  ☕>>

La entrada ¿Qué estoy necesitando cuando como sin hambre? se publicó primero en May Moron.

— Could Moron to maymoron.com

Cuando la cama es tu mejor amiga… o tu peor enemigo

Es temprano en la mañana, el despertador está sonando, debes levantarte o llegaras tarde al trabajo, pero afuera está lloviendo, hace frio y lo último que quieres es dejar las cobijas, te quedas un rato más, el despertador no volvió a sonar, levantas la mirada y en ese momento comienzas a idear la excusa que le darás a tu jefe por llegar tarde de nuevo al trabajo. 

Este momento puede ser acquainted para muchos de nosotros, y estas dos palabras, Dysania y Clinomanía, tienen una estrecha relación con lo que sucede: el deseo de dormir o el estar acostados todo el día, lo que no solo puede causar problemas de salud, sino también problemas personales.

En este put up hablamos de:

La Dysania, sin deseo de levantarse 

La Dysania es poco conocida, y no se refiere al hecho de que seas un dormilón o un perezoso, sino que es el término que da explicación a aquella condición o estado en el que no eres capaz de levantarte de la cama, es esa dificultad extrema para hacerlo, es como si en la noche te hubieran atado a ella, es ese imán que no deja que te levantes.

El no querer levantarse por las mañanas no está mal, o darle a la alarma del reloj una oportunidad más de sonar dentro de cinco minutos tampoco lo está, pero lo que sí está mal o se puede estar convirtiendo en un problema, es el hecho de que a pesar de las responsabilidades que tengan, se siga haciendo una y otra vez todos los días. 

La Dysania es comúnmente considerada una alteración del sueño. El physician Mark Salter, Royal Faculty of Psychiatrists del Reino Unido, explica que «la Dysania es un comportamiento que puede verse en personas que padecen un trastorno depresivo mayor».

En varios estudios sobre los trastornos de sueño, han relacionado la Dysania con un estado depresivo, con uno de fatiga crónica o alguna otra enfermedad subyacente, se conoce que entre las afectaciones por un trastorno depresivo se encuentran los del estado del sueño.

Por otro lado, el director de la Clínica de Trastornos del Sueño de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), el physician Reyes Haro Valencia, explicó que una persona puede presentar Dysania como resultado de algún tipo de trastorno del sueño o estados emocionales alterados.

El physician Haro explicó: “La Dysania es un estado de conciencia alterado en el que cuesta trabajo despertar a la realidad; es decir, el cuerpo llama a seguir durmiendo, a pesar de que sabes que es hora de levantarse».

Este estado no es una enfermedad reconocida como tal, por lo menos no lo es medicamente, pero si se trata de un síntoma que viene a decirnos que algo no anda bien tanto a nivel físico como emocional.

La Clinomanía, adicto al dormir

Clinomanía es un término de origen griego: kline que significa lecho, y manía, que puede ser traducido como locura.

Este estado, al igual que la Dysania, es la misma condición de querer seguir acostado, no querer salir de la cama, pero la gran diferencia es que ya se es consciente de la hora y de las responsabilidades que se tienen mientras se continúa acostado, se sabe todo lo que se tiene por hacer y de lo tarde que se puede llegar al trabajo, pero aun así prevalece el querer seguir acostado… dormir cinco minutos más.

El physician Edwar Shooter en su libro «De la parálisis a la fatiga: una historia de enfermedades psicosomáticas en la period moderna», describe como los cuadros histéricos se modifican a través del tiempo y da como ejemplo uno de la period victoriana denominado «Clinomanía psicasténica». En esa época dicho cuadro period aceptado por la comunidad médica.

En aquel tiempo una persona con un cuadro de Clinomanía podría pasar mucho tiempo, incluso años sin pararse de la cama, y el tratamiento médico prescrito period la extirpación quirúrgica de los órganos sexuales, algo un tanto brutal y desde luego equivocado.

Pero la relación es la misma en cuanto a los síntomas, el deseo inmensurable por continuar allí, es la obsesión por pasarse todo el día tumbado en la cama, en donde 5 minutos más es muy poco y se llega al punto de no aceptar el haber dormido lo suficiente.

Claves para combatir la Dysania y la Clinomanía 

Muchos psicólogos y especialistas de la salud indican que tanto en la Dysania como en la Clinomanía se trata de una cuestión de hábitos, comportamientos aprendidos y educación.

Si a la hora de levantase se continua aun con esas ganas de seguir acostado y con poca fuerza de ponerse en pie más de lo ordinary, hay que revisar las conductas personales.

Aunque esto se sabe, es imposible establecer una distribución common para el manejo de las necesidades, dado que cada persona tiene unas condiciones diferentes para su descanso, bien sean físicas o biológicas, todas ellas relativas al ritmo del sueño y al estilo de vida. 

De acuerdo a lo informado por los profesionales en el tema, estos sugieren la regulación y la higiene del sueño, siguiendo algunas de estas recomendaciones: tener en cuenta la cantidad de horas que se duerme, realizar actividad física, en lo posible manejar un mismo horario de acostarse, meditación y utilizar de forma responsable el celular, computador o aparatos electrónicos antes de dormir, con el fin que no intervengan en el proceso de dormir.

Desde hace tiempo nuestra conducta y hábitos vienen cambiando de manera un poco drástica, pero uno de los hábitos en los que se ha producido un verdadero cambio es el del sueño.

Esto aplica para todas las edades, desde los más jóvenes a los más adultos, y es obvio que tiene un verdadero impacto en el óptimo funcionamiento físico y psychological de las personas, y que debe ser tenido en cuenta a la hora de evaluar la salud a medio y largo plazo.

Nota del Editor: Los riesgos de dormir demasiado

Se han realizado numerosos estudios sobre el riesgo que para la salud supone dormir poco (menos de 5 horas por día), pero no existen sin embargo estudios debidamente controlados sobre los peligros de dormir en exceso.

Uno de estos pocos estudios sobre las consecuencias de dormir demasiado es el dirigido por el doctor Damien Léger en 2014. Se basó en una encuesta realizada a casi 25.000 adultos franceses de entre 15 y 85 años.

Las conclusiones del estudio fueron las siguientes: Las personas que dormían en exceso (más de diez horas por día) eran significativamente más propensos a tener enfermedades psiquiátricas y un mayor índice de masa corporal (IMC). 

Por el contrario, la corta duración del sueño se asoció significativamente con casi todas las otras enfermedades crónicas evaluadas en el estudio.

— Cristian Ramírez to psicopedia.org