Nairo Quintana sufrió en el Mont du Chat

El enorme esfuerzo de Nairo, que saltó a por los primeros ataques de Aru (AST) o Porte (BMC) -después retirado por una durísima caída en el descenso-, le permitió coronar a unos 40″ del grupo de favoritos y recortar algo de terreno en la bajada, siendo recogido después por un segundo grupo con Martin (QST), Bennett (TLJ) o Yates (ORS). Quintana, que salvó en el descenso del Col de la Biche (HC) un fuerte golpe que forzó al abandono a Thomas (SKY) y también un enganchón con Contador (TFS) en la última subida, acabó la etapa 10º a 1’15” y es ahora octavo en la clasificación, a 2’13” de Chris Froome (SKY).

Durante la jornada, y mientras formaba parte de la gran escapada del día -38 ciclistas- junto a su compañero Carlos Betancur, Jesús Herrada sufría una dura caída en el mismo lugar que Thomas. Rápidamente de pie y sobre la bicicleta, el conquense, con un fortísimo golpe en su rodilla derecha, pudo terminar la etapa en el grupo de los sprinters, a casi 40 minutos del vencedor.Fuertemente vendado en su costado derecho, aunque sin fracturas tras los exámenes radiológicos efectuados en la ‘clínica móvil’ situada en la meta de Chambéry, Herrada intentará aprovechar la primera jornada de descanso, mañana lunes, en los alrededores de Périgueux para reponerse y seguir en carrera.

Nairo Quintana: “Nos han faltado las fuerzas, pero hemos luchado hasta donde hemos podido, aunque al final cedimos más tiempo. Ha habido muchas caidas y por fortuna pude librar la caída de Thomas y Majka. Aun no sé cómo lo conseguí y solo por eso estoy contento, porque podría haber sido peor e irnos a casa.Tenemos que seguir adelante en este Tour y ver cómo nos vamos sintiendo. Sabemos que las fuerzas no son las mejores, pero somos seres humanos, a veces no nos encontramos como queremos y hay que saber pasar los momentos difíciles. Debemos ir poco a poco y pensar con calma qué podemos ‘inventar’ para seguir luchando en este Tour”.

Jesús Herrada: “Al menos estoy sano y salvo (sonríe). Me duele, sobre todo, la rodilla derecha. Se me ha caído Lutsenko delante, en una bajada rápida y húmeda, y aunque uno vaya con precaución esos golpes son inevitables. Al principio el médico de carrera decía que tenía una luxación de rodilla, pero he intentado seguir y he completado la etapa. El dolor de momento aguanta como al principio cuando me caí, pero esta noche será otra cosa. El año pasado abandoné también en esta zona y no me gustaría tener que volver a pasar por lo mismo”.

Clasificación