La sobrealimentación dentro de nuestra dieta mediterránea

¿Por qué si como sano no consigo mantener o bajar mi peso? Esta es una pregunta que seguro que alguna vez en la vida, todos nos hemos hecho. Cuando nos proponemos el objetivo de perder peso, siempre elegimos en nuestra dieta alimentos de los denominados “sanos” como verduras, pasta, arroz, pollo,… Pero aun teniendo pautas de alimentación sanas como estas, en muchas ocasiones no conseguimos bajar de peso. ¿Sabéis por qué es? Porque desconocemos los mecanismos de cada alimento y la forma correcta de perder peso.

Imagen cortesia de "tiramisustudio" en www.freedigitalphotos.net

Imagen cortesía de “tiramisustudio” en www.freedigitalphotos.net

La perdida de peso no es mas que un concepto puramente matemático. Para reducir peso debemos consumir mas calorías de las que ingerimos. Cuando el resultado de esta ecuación resulte negativo, entonces estaremos perdiendo peso realmente.

  • Consumo ó diario= calorías ingeridas – Calorias consumidas

Este concepto matemático, es muy debatido actualmente, pero me parece un punto de referencia fundamental, para entender el concepto que quiero abordar. Eso sí, me gustaría puntualizar que este concepto depende mucho de los alimentos que tomemos. No son lo mismo 350 Kcal de pasta o carne, que 350 Kcal de un alimento industrial como pueda ser la bollería. Evidentemente a pesar de poseer las mismas calorías, las fuentes calóricas son completamente diferentes y evidentemente en este caso nuestra fórmula quedaría “distorsionada”. Pero sí creo que apartando estos casos, dentro de una alimentación saludable, el concepto “matemático” es de mucha utilidad.

Una persona normal, con una actividad media-baja tiene un consumo ó diario de unas 1900-2100 calorías en el caso de los hombres y de unas 1600-1900 calorías en el caso de las mujeres. Este consumo calórico que indico excluye a aquellas personas que realizan ejercicio físico. Las cuales a estas calorias deberían añadir las que consumen debido al ejercicio físico. Por ello, aquellas personas que quieran reducir su peso deberán consumir diariamente menos calorias que las que consumen diariamente.

Normalmente cuando decidimos comenzar un programa de reducción de peso, tendemos a fijarnos en la alimentación de los deportistas. Este hecho resulta muy positivo, ya que la alimentación de los deportistas resulta muy sana ya que resulta muy variada dónde abundan las verduras, frutas, pastas, arroces, legumbres, carnes y pescados, y es muy pobre en grasas ya que los azucares, aceites, dulces,… están prácticamente erradicados de estas dietas. Por ello, cuando elegimos “comer sano” elegimos el camino correcto para conseguir bajar de peso. Pero entonces, ¿donde fallamos? En las cantidades.

Imagen cortesia de "Praisaeng" en www.freedigitalphotos.net

Imagen cortesia de “Praisaeng” en www.freedigitalphotos.net

Como entendemos que nuestra alimentación esta llena de comida sana, no reparamos en las cantidades que tomamos ni en las calorías que aportan a nuestro cuerpo. Cogemos el ejemplo de los deportistas, y las cantidades de alimentos como pastas y arroces que consumen sin percatarnos en un dato: los deportistas entrenan entre 3-6 horas al día, por lo que su consumo calórico se dispara a mas de 5000 calorías al día. Por ello, las cantidades que ingerimos no podemos tomar como referencia, las que los deportistas ingieren. Por ejemplo, la pasta y el arroz son alimentos muy ricos en hidratos de carbono. Una fuente energética muy rica en calorias. Por lo que deberemos tomarlas en cantidades moderadas, en función del gasto calórico diario que tenemos cada uno. Siguiendo con el ejemplo de pasta y arroz, con 50-70 gr de pasta y arroz es suficiente para la población normal.

Imagen cortesia de Asier Martinez Turanzas

Imagen cortesia de Asier Martinez Turanzas

Para lograr perder peso, deberemos tener muy en cuenta las cantidades que tomamos. Debemos de tener muy en cuenta nuestra actividad física diaria y establecer nuestra ingesta, en función de nuestros entrenamientos. En la actual sociedad tendemos a sobrealimentarnos.

Debemos aprender a comer sano. La dieta mediterránea es el camino. Pero debemos saber, aprender y comprender que la sobrealimentación es el mayor problema al que debemos enfrentarnos en la búsqueda del peso ideal de cada uno.