Caleb Ewan suma su segunda victoria en Langkawi

El australiano Caleb Ewan (Orica-GreenEdge) se ha impuesto en la sexta etapa del Tour de Langkawi, una jornada con salida en Maran y llegada en Karak y de sólo 96 kilómetros. Para este joven velocista de 20 años es su cuarta victoria en lo que va de temporada, puesto que había sumado dos en el Herald Sun Tour y acumula ya otras dos en la carrera de Malasia, en la que se mantiene como líder de la clasificación general.

Ewan ha batido en el sprint a Jakub Mareczko (Southeast), segundo, y Chris Sutton (Sky), tercero, después de un final caótico en el que Orica-GreenEdge ha trabajado bien pero en el que se han encontrado con un potente bloque de Southeast que a punto ha estado de dar la campanada. Lo cierto es que el veteranísimo Alessandro Petacchi ha sabido sorprender con un buen trabajo en favor de su joven discípulo, Mareckzo, pero no han podido hacer nada ante la potencia de Ewan, quien ha remontado pegado a las vallas para llevarse el triunfo.

El sábado 14 se disputa la séptima etapa del Tour de Langkawi, jornada reina de la carrera , que pondrá fin al maratón de llegadas al sprint que llevamos hasta ahora y que servirá para decidir la general final. De 180 kilómetros, con salida en Shah Alam y final en Bukit Fraser (subida de 35km al 3% con una pendiente máxima del 8%), es el día ‘D’ para el desembarco de los escaladores.

Clasificaciones (Pro Cycling Stats)

Debusschere sorprende en un caótico sprint

La primera etapa en línea de la Tirreno-Adriático se pareció mucho a las del Tour de Francia. Un paralelismo más, por si no fuera suficiente el de tener a tres de los cuatro candidatos a vestirse de amarillo en París. Fuga más o menos numerosa, pelotón controlando y, en el tramo final, las temidas montoneras. Incluida una en el sprint con Mark Cavendish (Etixx-Quick Step) como protagonista y que dejó fuera de juego a hombres como Elia Viviani (Sky) o Sacha Modolo (Lampre-Merida).

Situación caótica que aprovechó Jens Debusschere (Lotto-Soudal) para anotarse su primer triunfo en este 2015 y, de paso, la primera diana de su carrera deportiva en el WorldTour. El campeón de Bélgica en ruta derrotó en la llegada masiva a Peter Sagan (Tinkoff-Saxo), que sigue con la maldición del segundo puesto. El eslovaco no logra rematar y su carrera puede encontrarse en ese punto en el que sólo caben dos evoluciones posibles: romper la mala racha y convertirse de nuevo en un triunfador… o alargarla en el tiempo y pasar a ser ‘uno más’ del pelotón.

jens debusschere - tirreno adriaticoEtixx-Quick Step ejerció de equipo jefe de la carrera, controlando en todo momento la distancia de los siete fugados para que no se fuera por encima de los siete minutos. Cuando la meta empezaba a acercarse, la renta de los aventureros descendió hasta quedar totalmente controlada por el gran grupo. Zardini (Bardiani–CSF), Quintero y Castilblanco (Colombia), Keizer (LottoNL-Jumbo), Wyss (BMC) y Konrad y Salerno (Bora-Argon 18) fueron los valientes.

Cuando el pelotón ya estaba encima del pequeño grupo, Zardini, Salerno y Quintero trataron de alargar un poco más la agonía. Fue inútil, pues su intento murió a 15 kilómetros de meta, ya en el circuito urbano de Cascina. A partir de ahí, la feroz lucha de los equipos por colocar a sus velocistas y lanzar el sprint. Y como consecuencia, el caos. Primero a 10km de meta, cuando una primera caída ya perjudicó a algunos hombres rápidos como Matteo Pelucchi (IAM).

Varios kilómetros tardó en reorganizarse el gran grupo, con los trenos una vez más peleando cuerpo a cuerpo de cara a la primera volata de la ‘carrera de los dos mares’. Etixx para Mark Cavendish y, poco después, MTN-Qhubeka, que ganó la partida pensando en Tyler Farrar con el mejor Edvald Boasson Hagen de lanzadera. Lo dejaron muy bien colocado para rematar… pero el estadounidense no pudo y sólo consiguió acabar quinto. Cuando ya estaban todas las armas en alto, Cavendish dio un bandazo inesperado. Eso en un sprint es sinónimo de lío seguro. Efectivamente, esta no fue una excepción. El británico hizo el afilador con Viviani y el resto fue uno de esos accidentes en cadena. Viviani, Modolo, Nickias Arndt (Giant-Alpecin) y otros tantos fueron al suelo. Debusschere aprovechó la situación, remontó a Farrar y venció con facilidad a Sagan y Sam Bennett (Bora-Argon 18) en meta. El eslovaco iguala a tiempos con Adriano Malori (Movistar) que sigue líder tras ganar la primera cronometrada. Mañana, jornada de 203km camino de Arezzo con un circuito final y un repecho muy cerca de meta que podría romper la llegada masiva.

Clasificaciones (Pro Cycling Stats)

Porte y Sky meten miedo

Aviso para navegantes: Sky está de vuelta. No es el irreconocible equipo de 2014, es la viva imagen de aquel monstruo que dominó el pelotón internacional entre 2012 y 2013. El conjunto británico tiranizó la Croix de Chaubouret, subida final de la cuarta etapa de la París-Niza. Enfiló y rompió el pelotón desde las primeras rampas y cruzó la meta con sus dos mejores hombres en cabeza: Richie Porte, primero, y Geraint Thomas, segundo. El ‘demonio de Tasmania’ hizo buenos los pronósticos que le señalaban como el principal favorito al triunfo de la carrera. Ganó la etapa reina, pero su ataque –un pelín tarde– y su empeño por esperar a Thomas para remarcar la exhibición grupal le jugaron una mala pasada. Michal Kwiatkowski (Etixx-Quick Step) fue tercero en la cima y recuperó el maillot amarillo, aunque sólo por un segundo. La victoria final se jugará camino de Niza (sábado) y en la cronoescalada del Col d’Èze (domingo).

Paolo Tiralongo (Astana) fue el primero y el único que discutió el dominio del equipo Sky. Lars-Petter Nordhaug y Nicolas Roche marcaron un ritmo constante en la también constante subida a la Croix de Chaubouret y abortaron el movimiento del italiano. Los hombres de negro parecían preparar el ataque de Porte y, de paso, reventaron al líder Michael Matthews (Orica-GreenEDGE) y a otros nombres importantes como Andrew Talansky (Canndondale-Garmin). Pero no fue Porte, sino Thomas, el primero que movió ficha. El flamante ganador de la Volta ao Algarve aceleró a unos 3.000 metros de la llegada y provocó la reacción de Jakob Fuglsang (Astaná) y Simon Spilak (Katusha).

Poco después saltaron Rubén Fernández (Movistar) y Tejay van Garderen (BMC), pero el murciano se despistó y se fue al suelo víctima de la mala suerte y la falta de concentración tras un toque con el estadounidense. Adiós a la lucha por la etapa y por la general. Neutralizado el primer ataque serio lo intentó Kwiatkowski en busca del liderato. Su cambio de ritmo sirvió de lanzadera para Porte, que se llevó consigo a Thomas, a dúo y sin rivales. Fue una exhibición en toda regla. Sky dio un golpe encima de la mesa y la lucha por ser el mejor equipo del mundo sigue abierta. Kwiatek se exprimió para llegar tercero, arañar la bonificación y subir al podio de amarillo. A su rueda entró Fuglsang y poco después Van Garderen. Detrás un grupo con Rui Costa (Lampre-Merida), Tony Gallopin (Lotto-Soudal), Fabio Aru (Astaná), Rafa Valls (Lampre-Merida) y Spilak. Valls, noveno, fue el mejor español y se mostró recuperado a pesar de que no llegó en el mejor estado de forma posible a la salida de la carrera.

Fallaron los favoritos franceses Romain Bardet, 11º a 30 segundos, y Jean-Christophe Péraud, 18º a 1:06, a pesar de la valentía del Ag2r La Mondiale en la aproximación a la subida final. Tampoco fue el día de Rafal Majka (Tinkoff-Saxo), que tras sufrir un pinchazo se tuvo que emplear a fondo para enganchar con el pelotón y lo pagó caro. Otros damnificado de la jornada fueron Warren Barguil (Giant-Alpecin), que sufrió una caída en las primeras rampas de la Croix de Chaubouret que le dejó sin opciones; y los Movistar Ion Izagirre, que se repuso de un pinchazo para acabar en la 12ª posición, y Beñat Intxausti, que abandonó.

Antoine Duchesne (Europcar), Thomas de Gendt (Lotto-Soudal) y Chris Anker Sorensen (Tinkoff-Saxo) protagonizaron la fuga de la jornada prácticamente desde la salida. Una escapada controlada por Orica-GreenEDGE, que permitió una ventaja de hasta siete minutos. De Gendt pasó primero en las siete primeras cotas de la etapa y se ganó el derecho a vestir el maillot blanco a topos rojos. El ritmo del belga eliminó a Duchesne en el Col de la Gachet, pero no amenazó al gran grupo. No sólo Orica se mostró interesado en tumbar la fuga. Ag2r La Mondiale y Etixx-Quick Step asumieron la responsabilidad en los kilómetros previos a la Croix de Chaubouret. Ninguno estaba tan fuerte como Sky, que mete miedo.

Clasificaciones (Pro Cycling Stats)

Los cinco veteranos de la categoría profesional continental

Un veterano italiano de oscuro pasado y que vive una segunda juventud en Polonia, un histórico velocista también transalpino reconvertido en profesor en ruta, dos ‘semidesconocidos’ en el pelotón internacional y un apellido que evoca a Bélgica y al pavés. Tras el decálogo de abuelos del WorldTour, abrimos el segundo capítulo con el ránking de los más veteranos. Y, como es lógico, lo hacemos mirando hacia la categoría Profesional Continental. Son el particular quinteto nacido antes del año 1978.

Davide Rebellin, 43 años (San Bonifacio, Italia – 9/08/1971). Ahora en el CCC Sprandi Polkowice, Rebellin pasó por todo lo que se puede vivir en el ciclismo desde su debut en el campo profesional en 1992 tras los Juegos Olímpicos de Barcelona. El italiano creció a la sombra de grandes figuras en el GB Magniflicio para convertirse, a partir de 1995, en un solvente ganador de etapas en el Giro de Italia y otras vueltas por etapas. Vistió de rosa y terminó entre los 10 primeros de la ronda italiana y también de la Vuelta a España.

Tres temporadas en Polti, con un paso intermedio por la Française des Jeux y dos campañas en Liquigas (hasta 2001). Apuntaba a gran corredor de clásicas y lo confirmó en el Gerolsteiner alemán. Victorias y buenos resultados en las pruebas de un día, situado entre los mejores del mundo y completando el tríptico de las Ardenas en 2004: ganó Amstel, Flecha y Lieja en una semana mágica. Con la camiseta del equipo alemán siguió logrando triunfos y esta trayectoria se culminaría en 2008 con la plata olímpica por detrás de Samuel Sánchez en Beijing. El dopaje terminó con Gerolsteiner ese año y casi termina con Rebellin unos meses después.

Desposeído de la plata olímpica, pasó la correspondiente sanción de dos años, y al borde de los 40 volvió al pelotón y tuvo que ganarse un hueco, casi como un neoprofesional. Recaló en el humilde Miche-Guerciotti y volvió a levantar los brazos en el calendario italiano para seguir en otro pequeño, el  Meridiana-Kamen croata. Los buenos resultados le llevaron a subir un peldaño y, ya pasados los 40, firmó por la estructura del CCC polaco, de categoría profesional, en la que sigue en la actualidad. Tras más de 20 años en el pelotón internacional tiene que saberlo todo del ciclismo, lo bueno y lo menos bueno y, tras la invitación recibida por el CCC Sprandi Polkowice, puede regresar al Giro esta primavera. Una particular redención porque desde 2008 no participa en la ronda italiana.

petacchilampre

Petacchi bromea en su etapa en el Lampre italiano (2010-13). BettiniPhoto©

Alessandro Petacchi, 41 años (La Spezia, Italia – 3/01/1974). Es un ciclista con 100 victorias (22 en el Giro, 20 en la Vuelta y 6 en el Tour). Petacchi ejerce este año de capitán en ruta del Southeast. Cuando parecía que iba a colgar la bicicleta tras año y medio en el potente Etixx-Quick Step, en el que realizaba labores de trabajador y lanzador, el velocista y rodador da un paso atrás para regresar a Italia y comandar un conjunto plagado de jóvenes talentosos y, probablemente, inexpertos. Los consejos del veterano velocista tendrán que ser asimilados porque Petacchi lo ha sido todo en el pelotón internacional y, en su etapa de esplendor, dominó las volatas de Giro de Italia y Vuelta a España. También ganó en el Tour y su palmarés llega al centenar de victorias. Conquistó el maillot por puntos de las tres grandes y, en casi veinte años en la élite, pasó por su momento malo en forma de un año de suspensión por superar la dosis permitida de salbutamol (medicamento utilizado contra el asma) en 2007.

Comenzó su andadura en el modesto Scrigno, pasó por la Navigare y con el cambio de siglo llegó a Fassa Bortolo. Comenzó a ganar en las grandes, primero en la Vuelta, después dominó el Giro y también lo hizo en el Tour. En las dos primeras llegó a la veintena, en la ronda francesa conquistó seis triunfos. En 2005, siendo una estrella mundial, pasó al Milram, tras el parétesis de 2007, regresó en el LPR Brakes italiano. Aprovechó la oportunidad para recalar en el Lampre y dio al equipo triunfos en Tour y Vuelta. Era el año 2010 y siguió varios años más en los que fue perdiendo la punta de velocidad, aunque no dejó de sumar algún que otro triunfo. En 2013 anunció su retirada en primavera, pero regresó en verano al Etixx-Quick Step centrado en la faceta de ayudar a Mark Cavendish. Este invierno regresó a Italia, reconvertido, y podría ser el padre de alguno de sus compañeros. Mucha sabiduría y kilómetros acumula su carrera.

Karl Menzies, 37 años (Devonport, Australia – 17/06/1977). Un tasmano en Estados Unidos, de perfil bajo, con pocos resultados destacados aunque con mucho trabajo en sus piernas. Menzies forma parte de la estructura del UnitedHealthcare estadounidense desde 2006, cuando las buenas actuaciones en el Tour Down Under y el Herald Sun Tour le permitieron dejar Australia tras cinco años en el amateurismo y recalar en el Advantage Benefits/Endeavour (2005) y, a continuación, pasar a su equipo actual. Precisamente, del período entre 2004 y 2007 son sus mejores resultados. En la última campaña de este ciclo terminó segundo en el Down Under con una victoria de etapa.

Thomasz Kiendys, 37 años (Polonia – 23/06/1977).  Un ciclista humilde y un superviviente en el CCC Sprandi Polkowice. Kiendys acumula una extrensa trayectora desde su debut en 2001 en las filas del Mikomax de su país. Nunca ha salido del pelotón polaco. Tras varios años en la misma estructura alcanzó la madurez y buenos resultados en 2006 lo que le permitió fichar por la escuadra de referencia de su país, el CCC. Algunas victorias menores como una etapa en el Tour de Taiwan (2009) y en la Flèche du Sud (2007), entre otras, han ido engrosando su palmarés y años de ciclismo. Un corredor polaco, curtido en Polonia y con muchos kilómetros en sus piernas.

leukemansbajo

Leukemans atraviesa un duro tramo de pavés. BettiniPhoto©

Björn Leukemans, 37 años (Deurne, Bélgica – 1/07/1977). Prototipo de clasicómano belga. Cuando se le pregunta a alguien por Leukemans, de inmediato, se traslada al pavés belga, a las clásicas del Flandes y a la París-Roubaix. Esta imagen está ganada a pulso porque es un hombre que se deja ver con asiduidad en la primavera de las piedras, pero también es cierto que sus victorias no llegaron en este terreno. Ganó en la Vuelta a Bélgica (2004), en la Vuelta a Austria (2007) y también en el Étoile de Bessèges (2009), aunque en los últimos años tiene predilección por el mes de agosto y el Tour de Limousin (etapa y general en 2011 y otro triunfo parcial en 20014) y la Druivenkoers Overijse (ganó desde 2010 a 2013).

En su etapa amateur también levantó los brazos en España, en Navarra en 1999, y la temporada siguiente pasó al profesionalismo en el Vlaanderen 2002. Las buenas actuaciones le permitieron pasar al Palmans y llegó al Lotto en 2005, para situarse en una de las dos mejores estructuras del ciclismo belga. La elite. Si bien no llegó a ganar nunca una de las grandes clásicas de pavés firma un buen número de top10 y cuando más cerca se quedó fue en sendas cuartas posiciones en Flandes (2010) y Roubaix (2007). En lo referente a equipos, también sufrió varios cambios porque una sanción por dopaje -posteriormente se demostró que todo fue fruto de un error del médico, que acabaría siendo castigado- lo sacó del Lotto en 2007 y regresó a la elite al Vacansoleil. Su desaparición pudo provocar su retirada, pero su nombre en Flandes fue suficientemente conocido para abrirle en camino del Wanty. Equipo belga para un clasicómano, búsquenlo estas semanas sobre el pavés porque seguro que encontrarán a Leukemans en la zona cabecera. Y también pueden buscarlo en tierras alicantinas, porque es todo un enamorado de España y ha fijado su residencia en nuestro país.

Joon Yong Seo sorprende en Langkawi

Cambio de guión en el Tour de Langkawi. No hubo sprint y tampoco victoria de los equipos WorldTour. La quinta etapa de la prueba por etapas más importante de Asia ha acabado en manos de un ciclista asiático, el coreano Joon Yong Seo (KSPO), quien ha conseguido unos metros de ventaja sobre el resto de sus compañeros de escapada. El pelotón, en la meta de Kuantan, ha cedido más de 13 minutos, pero la general sigue en manos de Caleb Ewan (Orica-GreenEDGE) a la espera de la llegada de la alta montaña.

La quinta etapa de Langkawi ha roto el modelo de las jornadas anteriores, con control de los equipos de los velocistas y sprint triunfal de Andrea Guardini o, en sólo una ocasión, de Caleb Ewan. La fuga del día estuvo compuesta por Molano (Colombia), Othman (Terengganu), Nakajima (Aisan), Patria y  Novardianto (Pegasus), Seo (KSPO), Hasnoui (SkyDive) y Loh (Malasya). La pasividad del pelotón ha sido tan grande que incluso han llegado a sumar más de 15 minutos de ventaja. Por detrás probaron fortuna hombres importantes para la general, como Francisco Mancebo (Skydive Dubai) o Jacques Janse van Rensburg (MTN-Qhubeka). Pero con ellos no ha habido ningún tipo de clemencia.

Joon Yong Seo logra así la victoria más importante de su trayectoria profesional. Ciclista de 27 años, es el actual campeón nacional de fondo en carretera de Corea y ha sumado triunfos parciales en pruebas por etapas como el Tour de Tailandia, el Tour de Corea (en dos ocasiones) o el Tour de Hokkaido (Japón). La victoria en Langkawi es, sin duda alguna, la más prestigiosa de todas.

La etapa de mañana parece reservada de nuevo a los velocistas. De 96,km entre Maran y Karak, es la segunda jornada más corta de la carrera (la última consta de sólo 500 metros menos). La escasa longitud y un trazado salpicado por infinidad de repechos y pequeñas cotas (ninguna puntuable) son los únicos factores que podrían evitar la llegada masiva.

 Clasificaciones (Pro Cycling Stats)

Etixx-Quick Step entra en la lucha por ser el mejor equipo del mundo

Una vez finalizadas la Vuelta a Andalucía y la Volta ao Algarve, el pasado 23 de febrero, planteamos en Zona Matxin un debate abierto: ¿qué equipo estaba siendo el mejor del mundo en 2015? Y ofrecíamos únicamente dos opciones: Movistar y Sky, puesto que ambos habían sido los grandes protagonistas de esas dos carreras disputadas en el sur de la península ibérica y se empezaban a posicionar como los principales referentes en la guerra por ser el mejor conjunto de 2015.

Pero, tras este pasado fin de semana fantástico para el Etixx-Quick Step, el equipo belga entra con gran fuerza en el debate e incluso abre ventaja en el ránking de mejor equipo del mundo. El conjunto dirigido por Patrick Lefevere finalizó febrero con una mejorable imagen, tras lo ocurrido en el Omloop Het Nieuwsblad. Pero no hay que olvidar que a esas alturas el Etixx llevaba ya 11 victorias. Se cambió de mes y el conjunto de Lefevere siguió incrementando a toda velocidad su ritmo de primeros puestos. Tras la primera clásica belga, apenas 24 horas después, Cavendish reivindicó a todo su equipo en la Kuurne-Bruxelles-Kuurne. Esto sólo era el preludio de un fin de semana de ensueño.

En únicamente dos días, el pasado sábado 7 y el domingo 8 de marzo, el Etixx-Quick Step ha logrado tres victorias parciales y una general más. El día 7, Yves Lampaert se anotó la primera etapa de la prueba belga de Driedaagse van West Vlaanderen. Tras un prólogo inaugural donde Lampaert había finalizado 4º, perdiendo tan sólo 8 segundos respecto al ganador, que fue Vorobyev (Katusha). El domingo 8, con la llegada masiva y gracias a la diferencia obtenida el día de su victoria, Lampaert se anotó la general de la prueba belga. Con estos triunfos el Etixx sumaba dos de las cuatro victorias logradas en estos dos días.

También el sábado 8 pero en Italia, tras una gran carrera llena de espectáculo y emoción, Zdenek Stybar ganó su primera prueba en 2015, la Strade Bianche. Para rematar este fin de semana inmejorable, el actual campeón del mundo, Michal Kwiatkowski, se llevó el prólogo de la París-Niza estrenando así su maillot arcoíris, aunque ténicamente no lo lucía en esa competición porque no es campeón mundial de contrarreloj.

A estas cinco victorias mencionadas hay que sumarle otras 11 para llegar a un total de 16 que lleva el Etixx-Quick Step en este curso. Es el equipo más laureado del mundo y, sobre todo, es un equipo que está creciendo en un factor siempre importante: la polivalencia. En ese sentido, cabe destacar que de las 16 victorias, hay hasta cuatro triunfos contrarreloj y, además, con cuatro ciclistas diferentes: Rigoberto Urán (campeón nacional), Michal Kwiatkowski, Nicki Terpstra y Toni Martin. También hay clásicas de primer nivel, como Kuurne-Bruselas-Kuurne y Strade Bianche. No podemos olvidar la facilidad para sumar triunfos al sprint, con mención especial para Mark Cavendish, vencedor ya en media docena de ocasiones. Y todo ello con el adorno añadido de haber sumado tres vueltas por etapas: Qatar, Dubai y Driedaagse van West Vlaanderen. Puestos a buscar un punto débil, tal vez Etixx-Quick Step debe mejorar sus prestaciones en los finales en alto -y más adelante, en las generales de vueltas de tres semanas-, pero también en esos apartados parecen estar mejorando. Y a buen seguro que Rigoberto Urán intentará hacer olvidar ese tradicional talón de Aquiles de un equipo que, hoy por hoy, es el más laureado del mundo.

  1. Etixx-Quick Step: 16 victorias (13 parciales + 3 generales) 
  2. Sky: 10 victorias (7 parciales + 2 generales + 1 campeonato nacional de Australia)
  3. Orica-GreenEDGE: 8 victorias (6 parciales + 1 general + 1 campeonato nacional de Sudáfrica) 
  4. Movistar: 8 victorias
  5. Lotto-Soudal: 8 victorias
  6. Katusha: 6 victorias
  7. Astaná: 5 victorias
  8. Lampre-Merida: 5 victorias
  9. IAM: 4 victorias
  10. Trek: 4 victorias (3 parciales + 1 general)
  11. Ag2r La Mondiale: 3 victorias (parciales)
  12. BMC: 2 victorias
  13. Giant-Alpecin: 2 victorias
  14. Tinkoff-Saxo: 1 victoria
  15. FDJ: 0 victorias
  16. Cannondale-Garmin: 0 victorias
  17. LottoNL-Jumbo: 0 victorias

Malori se lleva la crono inaugural de Tirreno

El italiano Adriano Malori (Movistar) se ha impuesto en la crono inaugural de la Tirreno-Adriático, una prueba de sólo 5,4 kilómetros que ha tenido que ser improvisada después de que la mala meteorología de los días precedentes invitara a suprimir la contrarreloj por equipos que se había previsto inicialmente.

El resultado del especialista de Movistar no puede ser considerado una sorpresa, puesto que el discípulo de Eusebio Unzue parece empeñado en repetir, uno a uno, los buenos resultados que ya cosechó en 2014. Si el pasado año comenzó la temporada ganando la contrarreloj del Tour de San Luis, siendo segundo en la cronometrada de la Vuelta al Algarve y anotándose el triunfo parcial en la Tirreno, en 2015 ha calcado las mismas prestaciones: victoria en Argentina, segundo puesto en Portugal y nueva victoria en Italia.

Además, Malori puede disfrutar del placer que siempre supone batir a Fabian Cancellara (Trek), segundo a sólo un segundo de su registro. La tercera posición ha sido para otro clasicómano que viene mostrando un gran nivel en 2015 y que no termina aún de rematar ninguna gran faena: Greg Van Avermaet (BMC).

Para pensar en los favoritos al triunfo final en la Tirreno-Adriático hay que irse más atrás. En ese camino también merece ser citado Jonathan Castroviejo (Movistar), primer español a 8 segundos del vencedor en la 11ª posición. Pero yendo a posibles ganadores de la Tirreno, la mirada se detiene en primer lugar en Rigoberto Urán (Etixx-Quick Step), 18º a 10″. El italiano Vicenzo Nibali (Astaná), 28º a 11″, ha estado mejor de lo esperado, al igual que Thibaut Pinot (FDJ), 33º a 13″. Por su parte, Alberto Contador (Tinkoff-Saxo) sólo ha podido ser 61º a 19″, mientras que Nairo Quintana (Movistar) ha terminado 69º a 21″. Las diferencias siguen siendo escasas y el terreno exigente… mucho y muy variado.

Clasificaciones completas (Pro Cycling Stats)

Matthews vence al sprint y se viste de líder

Michael Matthews (Orica-GreenEDGE) logró la victoria en la tercera etapa de la París-Niza, de 179km entre Saint Amand Montrond y Saint Pourçain sur Siole, y es el nuevo líder de la carrera. El australiano se impuso en la tercera llegada masiva consecutiva de la prueba por delante de Davide Cimolai (Lampre-Merida) y Giacomo Nizzolo (Trek). Ganador de la primera etapa, Alexander Kristoff (Katusha) cruzó la meta en la cuarta posición, mientras que el primer español fue José Joaquín Rojas (Movistar) una vez más, en quinta plaza.

Philippe Gilbert (BMC) y Florian Vachon (Bretagne-Séché) protagonizaron la fuga del día casi desde la salida. Más tarde se unió Thomas Voeckler (Europcar), que repitió en la escapada tras su derroche de fuerzas y exhibición gestual de la segunda etapa. Los tres aventureros abrieron un hueco de cinco minutos, pero el pelotón no quería sorpresas, aceleró tras el paso por la última cota del día y abortó el intento. El primero en rendirse fue Gilbert, que se curtió pensando en la Milán-San Remo y de paso se vistió el maillot de la montaña. Poco después fueron absorbidos Vachon y Voeckler, pero las hostilidades no se acabaron ahí.

Paolo Tiralongo (Astaná) lo probó en un repecho a 9km de la meta. Su movimiento encontró continuidad de la mano de la pareja formada por Jan Bakelants y Romain Bardet (Ag2r La Mondiale). El tercero ganó rápidamente unos 15 segundos con el gran grupo y planteó una bonita batalla a los equipos de los sprinters. Pero no fue suficiente para evitar la volata. La llegada masiva no se repetirá mañana en la cuarta etapa, de 204km entre Varennes sur Allier y la Croix de Chaubouret (10km al 6,7%). Será la jornada reina de la Carrera del Sol (consta de siete cotas puntuables, cinco de 3ª y dos de 2ª, además del final en alto) y definirá la clasificación general antes del fin de semana definitivo con la clásica etapa montañosa que termina en Niza y la cronoescalada del Col d’Éze.

Clasificaciones completas (Pro Cycling Stats)

El desparpajo de Alexis Gougeard

Sí, desparpajo. Una cualidad muy propia de los jóvenes, de los que empiezan motivados, con ganas de hacerlo bien pase lo que pase, con iniciativa, con ataques que quizás traigan mal resultado; todo ello con desparpajo y con una insólita facilidad. El francés Alexis Gougeard (Rouen, 1993) comenzó en 2014 y de esta manera su andadura profesional en las filas del Ag2r La Mondiale.

Apenas llevaba un mes de competición cuando logró levantar los brazos en la Classic Loire Atlantique (1.1). Lo hizo en solitario después de ser el más fuerte de un ataque de una docena de corredores donde se encontraban, entre otros, Kenneth Vanbilsen –ganador en Marsella– o Wesley Kreder. El primer día de junio repitió. El exigente circuito de las Boucles de l’Aulne tuvo idéntico final; Gougeard fue de nuevo el más fuerte de una escapada contrastada con corredores especialistas en finales como el de Châteaulin como Yannick Martinez, Julien Antomarchi, Romain Hardy o Nico Sijmens. Ninguno de ellos consiguió batir al novato, un neoprofesional que cruzó la meta victorioso por partida doble, curiosamente las dos únicas ocasiones en las que terminó en el top10 en pruebas en línea.

En su primera campaña en el pelotón profesional dio continuidad a unos destacables resultados en el campo amateur donde destacó por su potencia como rodador y en las cronometradas. Siguió la estela de su hermano Florent en el ciclismo y ya en júnior se proclamó campeón nacional en pista en la carrera por puntos, mientras que en el Campeonato de Europa cosechó un bronce en la persecución por equipos. En su último año en la categoría destacó en la carretera donde finalizó segundo en la París-Roubaix tras Florian Senechal, misma plaza que ocupó en el Europeo de contrarreloj, a sólodos segundos de Alberto Bettiol. Se sacó la espina con el título nacional y, sobre todo, en sus dos años como Sub-23. Segundo en el nacional en línea, segundo en la Copa de las Naciones Ville Saguenay y la victoria en el prólogo del Tour del Porvenir encumbraron a un Gougeard que saltó al profesionalismo con siete triunfos en 2013.

Su prometedora carrera no se ha frenado. Si el año pasado no demostró continuidad, en 2015 sí ha presentado una ansiada regularidad. Lo demostró en Bessèges: fue el mejor joven en la clasificación general merced a su cuarto puesto tras la séptima plaza en la contrarreloj individual y octavo en la primera etapa. Un buen resultado que acompaño en la reciente finalizada Driedaagse van West Vlaanderen con la quinta posición al ser sexto en el prólogo de Middelkerke y cuarto en el final de Harelbeke. Además, Gougeard volvió a demostrar el desparpajo que le caracteriza. Lo hizo en su debut en las clásicas de pavés, en la escapada del Omloop Het Nieuwsblad y atacando en la parte final de Le Samyn. Tendrá más oportunidades para seguir copando protagonismo y aprendizaje al mismo tiempo tras haberse convertido en un fijo del Ag2r-La Mondiale para las clásicas, la opción de futuro de un bloque formado por la experiencia de los Johan Vansummeren, Sébastien Turgot y Damien Gaudin, fuente de inspiración para un corredor proyectado para disputar y optar a la victoria en un futuro cercano.

Andrea Guardini suma y sigue en Langkawi

Tres de cuatro para Andrea Guardini en el Tour de Langkawi, prueba en la que el velocista de Astaná está demostrando una y otra vez que es el hombre más rápido del pelotón. La jornada, de 165 kilómetros, tenía su salida en Kota Bharu y su llegada en Kuala Berang. Su gran rival en el sprint ha sido Jakub Mareczko (Southeast) mientras que tercero ha sido Caleb Ewan (Orica-GreenEDGE), quien gracias a su regularidad –una etapa, dos segundos puestos y un tercero– ha acumulado los segundos suficientes en bonificaciones para retener el maillot de líder.

La jornada ha estado marcada por la fuga de Jonathan Clarke (UnitedHealthcare), Pierre-Luc Perichon (Bretagne-Séche), Wang Meiyin (Hengxiang), Elchin Asadov (Synergy Baku), Jamalidin Novardianto (Pegasus), Nazim Bakirci (Torku) y Vladimir Gusev (Skydive Dubai), que han rozado la machada, pero los últimos supervivientes de la fuga han sido alcanzados a falta de 2km para la meta.

El Tour de Langkawi sigue cumpliendo escrupulosamente un guión diseñado para el lucimiento de los velocistas y, sobre todo, para un Guardini que ya suma más del cincuenta por ciento de sus triunfos (17 de 31) en la carrera de Malasia. Sin embargo, la quinta etapa, de 200km entre Kuala Terengganu y Kuantan, presenta una cota muy cerca de la meta que podría romper la volata. Una oportunidad para aventureros y hombres fuertes de la general como Francisco Mancebo (Skydive Dubai), quinto a sólo 20 segundos.

Clasificaciones completas (Pro Cycling Stats)