Entrenándote en la práctica de la » alimentación consciente»

¿Te has dado cuenta, que cuando comes de modo inconsciente (automático), por lo general, comes más?

De hecho, no te das cuenta que has “zampado” más de la cuenta, hasta después de hacer comido. Cuando al ratito, te sientes cansada, pesada, con gases, e incluso somnolienta. Y claro, ya no se puede hacer nada, ya es demasiado tarde.

¿Cómo puedes prevenir ese reflejo automático de comer inconscientemente? ¿Y lo más importante, parar antes de llenarte?

Hay tres preguntas, que puedes hacerte, antes de lanzarte a comer. Y suelo, utilizarlas en mis sesiones de coaching nutriemocional. Te pueden ayudar a poner consciencia y empezar a practicar una Alimentación más Consciente:

Pregunta 1. ¿Realmente tengo hambre? Sí, es muy simple y aun así, en la gran mayoría de las ocasiones comemos sin hambre física.

Si te haces esta simple y poderosa pregunta, al menos, tendrás tiempo de reflexionar y de no ir en automático a la cocina, despensa, bar o tienda

Escucharás las señales de tu cuerpo y estómago, para saber, realmente, si tienes o no esa necesidad fisiológica de comer. Que decida tu cuerpo y no tu mente, si hay o no que comer. Y no solo eso, sino que si comes porque realmente es hambre física, saber cuando parar. Ya sabemos que «comer y rascar, todo es empezar.

¿Y cómo sé cuándo parar? El hambre y la saciedad es regulada por el hipotálamo en el cerebro. Cuando el cuerpo ha tenido suficiente comida para satisfacer sus necesidades, se envían señales al hipotálamo, registrando plenitud (también llamada saciedad). Cuando estás en sintonía con tu cuerpo, eres consciente de cuándo es el momento de dejar de comer. El estómago se siente cómodo y satisfecho sin estar lleno completamente. Pronto empiezas a sentirte más tranquila, más centrada y con energía.

Se tardan unos 20 minutos para que las señales de saciedad que se transmiten desde el estómago lleguen al cerebro. Por lo tanto, si comes demasiado rápido y no estás prestando atención, es fácil de comer más de lo que tu cuerpo te está pidiendo.

Haz de la comida, tu ritual:

  • Dedica a las principales comidas un mínimo de 20 minutos más o menos.
  • Toma varias respiraciones conscientes antes de empezar a comer Así conectas con el alimento y las señales de tu cuerpo. Es también una forma de estar presentes en la comida.
  • Mastica y mastica, la digestión empieza en la boca. Dejar los cubiertos en el plato mientras masticas.
  • Comer lentamente, si te cuesta, come con un tenedor pequeño o con mano no dominante
  • Come en un lugar adecuado, tranquilo, sentado, ya sea en tu casa, restaurante, comedor oficina…
  • Procura que cuando comas, solo comas. Es decir, sin distracciones. Solemos comer con tv, móvil…Y si estás con gente toma conciencia también.
  • La mejor bebida en la mesa, el agua.
  • Un truquito, pon un signo de interrogación en la nevera, puerta cocina, alacena…para recordarte qué haces allí, vamos a la cocina muchas veces y acabamos picando. Otro truquito es ponerte una alarma en móvil antes de las comidas principales, para tomar consciencia y recordarte el comer consciente.
  • Acostúmbrate a dejar algo en plato si no tienes más hambre. No uses tu estómago como un contenedor​.
  • Si en la mesa hay varios platos, apártate lo que te vas comer en el plato, así sabrás la cantidad qué comes, si no es a veces, complicado parar, ya que estamos acostumbrados a comer mientras haya comida en la mesa.
  • Si en tu plato hay normalmente, algo de verduras y vegetales, grasas de calidad (aceite oliva virgen extra, semillas…) proteína de calidad (huevo, pescado, legumbres…) y un puñado de granos integrales como arroz integral, quinoa…(esto para mí es algo opcional) y si comes postre, que sea fruta. Y te aseguro, que te sentirás más que satisfecha, saciada y con energía y sin necesidad de picoteo hasta pasadas un buen número de horas.
FUENTE https://maymoron.com