El cine y las series como herramientas en terapia — Psico-K

Vista Normal 

La metáfora, el simbolismo y las imágenes son utilizados en terapia, ya que ayudan a los que están en tratamiento a explorar los pensamientos y sentimientos y abordar áreas de preocupación. Las películas no solo contienen símbolos, sino que también pueden generar empatía, aumentar las habilidades de comunicación y permitir que las personas en terapia se vuelvan más conscientes de sus propios sentimientos y deseos. La visualización de películas permite a los espectadores participar de varias maneras: lingüística, visio-espacialmente, interpersonal e intra-psíquicamente. Los defensores de la terapia de cine creen que esto puede ser útil porque se ha demostrado que el aprendizaje ocurre más rápidamente cuando la información se procesa de más de una manera.

Esta técnica de terapia fue desarrollada siguiendo las líneas de la  biblioterapia, que es el uso terapéutico de los libros y la lectura en la práctica clínica. La cineterapia es definida como el uso del cine, películas o collection, para ayudar a nuestra salud psychological, es un medio terapéutico complementario que se utiliza dentro de la terapia tradicional, según el Dr. Bruce Skalarew, psiquiatra y copresidente del Discussion board for Psychoanalytic Research of Movie.

 ¿Por qué utilizar las collection y películas como herramientas en terapia?

Son muchos profesionales de la psicología que utilizan el trabajo con películas y collection como tarea para casa, a fin de reforzar aspectos trabajados en sesión, ya sea como materials de reflexión, modelado, reformulación del problema, definición de la emoción o clarificación de valores, ya que las escenas funcionan como metáforas de la vida, siendo un vehículo de transmisión muy potente (García y Moreno, 2011; Sofía, G, 2017).

Otro de los muchos puntos a favor es la mejora de lo que se conoce como teoría de la mente, al incidir sobre las capacidades empáticas  y el entendimiento de nuestros propios procesos emocionales, haciendo uso tanto del efecto de la trama, las imágenes, o la música.Resulta además reforzante para la alianza terapéutica, ya que el trabajo puede fortalecerse desde aquí y servir como experiencia común y trabajo cooperativo entre el cliente y el terapeuta.

Esta herramienta proporciona una forma menos abrumadora de hablar sobre los sentimientos al facilitar a los consultantes explorar indirectamente sus preocupaciones relacionándolas con las de los personajes de la película.

 ¿Por qué nos mueven tanto ciertos personajes y nos identificamos? 

El impacto de estos espectáculos (collection, películas, teatro…) se ha comenzado a estudiar mediante técnicas de neuroimagen y mediciones fisiológicas, y los resultados arrojan que son las áreas cerebrales activadas son las  relacionadas con la empatía, la teoría de la mente, y la comprensión de metáforas. Sí, las neuronas espejo juegan un papel basic en todo este proceso. Es importante puntualizar que la resonancia fisiológica será más intensa si la escena es en directo, por ejemplo, en el teatro (Sofía, 2017).

¿Os habéis fijado que son muchas las collection protagonizadas por personajes con una ethical ambigua? ¿Qué nos sucede cuando hablamos de narrativas tales como Los Soprano, Breaking Unhealthy o Dexter? No hay una clara distinción entre “el bien y el mal”. Los espectadores nos sentimos fascinados tanto como con aquellos héroes clásicos, nos identificamos con esos malvados con cara amable y justificamos sus acciones. Resulta que para muchos de nosotros, el hecho de reflexionar sobre cómo actuaremos ante tales situaciones similares a las del personaje, nos resulta muy emocionante y hasta ethical. Podemos ver reflejados aspectos innombrables, rechazados en el Otro,  así de alguna forma liberarnos.

Dolf Zillmann, renombrado psicólogo de los medios de comunicación, desarrolló en los años ochenta la influyente teoría de la regulación emocional. Según esta, los espectadores buscamos mejorar nuestro estado de ánimo mediante la elección de los programas televisivos, y experimentamos diversión y placer si sucede un desenlace feliz para “los buenos” y un closing adverso para “los malos”. Afirma que construimos relaciones ya sea positivas o negativas, según nos identifiquemos moralmente con los protagonistas mientras seguimos la historia.

Es a finales de los ochenta que vemos un cambio significativo en las narrativas de las collection y películas. Nos desafían emocionalmente ya que no hay una línea muy clara, más bien una gran mezcla de emociones. Probablemente los conflictos que observamos en protagonistas criminales nos ayudan a fijar nuestros valores morales, nos sentimos “mejores”, no así si nos comparamos siempre con aquellos tremendous héroes infalibles, donde siempre saldremos perdiendo.

— Karemi Rodríguez Batista to www.psicok.es