Debusschere sorprende en un caótico sprint

La primera etapa en línea de la Tirreno-Adriático se pareció mucho a las del Tour de Francia. Un paralelismo más, por si no fuera suficiente el de tener a tres de los cuatro candidatos a vestirse de amarillo en París. Fuga más o menos numerosa, pelotón controlando y, en el tramo final, las temidas montoneras. Incluida una en el sprint con Mark Cavendish (Etixx-Quick Step) como protagonista y que dejó fuera de juego a hombres como Elia Viviani (Sky) o Sacha Modolo (Lampre-Merida).

Situación caótica que aprovechó Jens Debusschere (Lotto-Soudal) para anotarse su primer triunfo en este 2015 y, de paso, la primera diana de su carrera deportiva en el WorldTour. El campeón de Bélgica en ruta derrotó en la llegada masiva a Peter Sagan (Tinkoff-Saxo), que sigue con la maldición del segundo puesto. El eslovaco no logra rematar y su carrera puede encontrarse en ese punto en el que sólo caben dos evoluciones posibles: romper la mala racha y convertirse de nuevo en un triunfador… o alargarla en el tiempo y pasar a ser ‘uno más’ del pelotón.

jens debusschere - tirreno adriaticoEtixx-Quick Step ejerció de equipo jefe de la carrera, controlando en todo momento la distancia de los siete fugados para que no se fuera por encima de los siete minutos. Cuando la meta empezaba a acercarse, la renta de los aventureros descendió hasta quedar totalmente controlada por el gran grupo. Zardini (Bardiani–CSF), Quintero y Castilblanco (Colombia), Keizer (LottoNL-Jumbo), Wyss (BMC) y Konrad y Salerno (Bora-Argon 18) fueron los valientes.

Cuando el pelotón ya estaba encima del pequeño grupo, Zardini, Salerno y Quintero trataron de alargar un poco más la agonía. Fue inútil, pues su intento murió a 15 kilómetros de meta, ya en el circuito urbano de Cascina. A partir de ahí, la feroz lucha de los equipos por colocar a sus velocistas y lanzar el sprint. Y como consecuencia, el caos. Primero a 10km de meta, cuando una primera caída ya perjudicó a algunos hombres rápidos como Matteo Pelucchi (IAM).

Varios kilómetros tardó en reorganizarse el gran grupo, con los trenos una vez más peleando cuerpo a cuerpo de cara a la primera volata de la ‘carrera de los dos mares’. Etixx para Mark Cavendish y, poco después, MTN-Qhubeka, que ganó la partida pensando en Tyler Farrar con el mejor Edvald Boasson Hagen de lanzadera. Lo dejaron muy bien colocado para rematar… pero el estadounidense no pudo y sólo consiguió acabar quinto. Cuando ya estaban todas las armas en alto, Cavendish dio un bandazo inesperado. Eso en un sprint es sinónimo de lío seguro. Efectivamente, esta no fue una excepción. El británico hizo el afilador con Viviani y el resto fue uno de esos accidentes en cadena. Viviani, Modolo, Nickias Arndt (Giant-Alpecin) y otros tantos fueron al suelo. Debusschere aprovechó la situación, remontó a Farrar y venció con facilidad a Sagan y Sam Bennett (Bora-Argon 18) en meta. El eslovaco iguala a tiempos con Adriano Malori (Movistar) que sigue líder tras ganar la primera cronometrada. Mañana, jornada de 203km camino de Arezzo con un circuito final y un repecho muy cerca de meta que podría romper la llegada masiva.

Clasificaciones (Pro Cycling Stats)