Noticias, análisis, previas, resumen

Van Garderen toma La Molina, De Clercq nuevo líder

Como en casa, un año después de su triunfo en Vallter 2000, Tejay van Garderen (BMC) ha repetido victoria en la Volta a Catalunya. El estadounidense ha aprovechado el marcaje entre los favoritos y su retraso en la clasificación general para ganar en la cuarta etapa. La jornada reina, de 188 kilómetros entre Tona y La Molina con tres puertos de 1ª categoría y uno Especial, se ha decidido en la ascensión final. Van Garderen ha cruzado la meta con tres segundos de ventaja sobre Richie Porte (Sky), segundo, y ocho sobre Alberto Contador (Tinkoff-Saxo), tercero. Por su parte, Bart de Clercq (Lotto-Soudal) ha sido el único de los tres aventureros de la primera jornada que ha resistido y es el nuevo líder de la clasificación general.

La subida de La Molina, de 5,6 kilómetros al 5,8% de pendiente media, ha sido determinante en la lucha por la victoria parcial. Un grupo de unas 30 unidades, sin Chris Froome (Sky), el líder Pierre Rolland (Europcar) ni Maciej Paterski (CCC), encaró la ascensión a unos 30 segundos de los dos supervivientes de la escapada del día, Tom Danielson (Cannondale-Garmin) y Riccardo Zoidl (Trek). El primero en agitar el árbol fue Vasil Kiryienka (Sky), que se marchó a su ritmo y provocó los movimientos de Van Garderen, Dan Martin (Cannondale-Garmin) y Darwin Atapuma (BMC).

Entre los favoritos,  Contador rompió la tensa calma con un ataque que parecía el definitivo. No fue así, Porte se repuso y, con la ayuda de Kiryienka, llegó hasta el pinteño. Sin Froome, eliminado, el ‘demonio de Tasmania’ reivindicó su buen momento de forma y su libertad y dejó de rueda a Contador, pero no fue suficiente para alcanzar a Van Garderen ni para asaltar el liderato. Un sorprendente De Clercq resistió entre los mejores hasta la subida final y cedió el tiempo justo para hacerse con el maillot blanquiverde. El belga cuenta con 21 segundos sobre Porte, segundo en la general. Tercero es Domenico Pozzovivo (Ag2r La Mondiale) a 26”, cuarto Dan Martin a 27” y quinto Contador a 28”. El circuito de Montjüic y las bonificaciones jugarán un papel crucial en la lucha por el triunfo final de la Volta.

La etapa transcurrió muy rápida camino de La Molina. José Herrada (Movistar), Tom Danielson (Cannondale-Garmin), Jerome Coppel (IAM), Riccardo Zoidl (Trek) y Loïc Chetout (Cofidis) formaron la fuga casi desde la salida. Llegaron a contar con hasta siete minutos de ventaja, pero el pelotón no quería sorpresas. Guiado por Astaná, Tinkoff-Saxo y Sky, el gran grupo adelgazó durante las subidas al Alt de Bracons, el Alt de Coubet y, sobretodo, el Alt de la Creueta. Froome, que no se encuentra en su mejor momento y acabó la etapa a 28 minutos del ganador, y Rolland, que pagó los esfuerzos de días anteriores y perdió toda opción de luchar por el triunfo final, fueron los principales damnificados. También Pablo Lastras (Movistar), que sufrió una aparatosa caída en el descenso del Coubet y abandonó con fractura de pelvis. Fue la nota negativa de una jornada que deja la Volta a Catalunya al rojo vivo.

Clasificaciones (Pro Cycling Stats)

Preparados, listos, Harelbeke (previa)

Llegó el momento. Comienza la lucha por el trono del pavés, un defensor y muchos aspirantes para convertirse en el rey de la primavera. El E3 Harelbeke separa el tiempo de las pruebas al momento de la verdad. Atrás quedan Omloop Het Nieuwsblad, Kuurne-Bruxelles-Kuurne o Dwars door Vlaanderen. Es tiempo para las grandes, es tiempo para los grandes. Harelbeke, Gent-Wevelgem, De Ronde (Flandes) y París-Roubaix. El póquer del pavés, hora de levantar y mostrar las cartas encima de la mesa. Quince días de lucha sin cuartel en uno de los momentos mágicos de la temporada.

Un tiempo que comienza el viernes 27 con el E3 Harelbeke con un menú cinco estrellas. De primer plato un recorrido de 218 kilómetros; de segundo plato 17 muros en el camino y de postre los grandes nombres de las clásicas. Todos salvo Tom Boonen, quien posee el récord de victorias con cinco triunfos, por lesión. A la segunda cita de la ‘primavera’ del WorldTour no faltarán los Fabian Cancellara, Peter Sagan, Greg van Avermaet, Sep Vanmarcke, Alexander Kristoff o Zdenek Stybar, entre otros muchos. Por si fuera poco, Nairo Quintana vivirá su segunda experiencia en el pavés tras la disputa de Dwars door Vlaanderen. Un aliciente más.

Recorrido

Tránsito de ida y vuelta a Harelbeke. Por el camino algunos de los más celebres muros flamencos en una prueba con dos partes muy diferenciadas. Una primera mitad sin apenas dificultades muy favorable para que se forme y consolide una escapada por lo general numerosa a la que sucederá una segunda parte con tres sucesiones de muros donde primero se seleccionará y después se jugará la carrera.

Harelbeke

Desde el inicio hasta el avituallamiento en Brakel (km.90) tan sólo se ascenderán el Katteberg (km.32, 600m al 6,7%) y Leberg (km.42, 700m al 6,1%), dos muros sin apenas trascendencia. A partir de Brakel empieza verdaderamente el E3 Harelbeke. Comienza son la sucesión de seis muros en apenas 28 kilómetros que empezarán a adelgazar el grueso pelotón. La Houppe (km.100, 3440m al 3,3%), Berg Stene (km.109, 1560m al 7,3%), Boigneberg (km.114, 2180m al 5,8%), Eikenberg (km.118, 1200m al 5,5%) y el Stationberg (km.123, 460m al 3,2%) darán paso al Taaienberg (km.128, 650m al 9,5%), el primer punto clave y verdaderamente selectivo. Un punto crucial donde cualquier intento de los favoritos seleccionará duramente el grupo cabecero.

Harelbeke

Tras su ascenso, 16 kilómetros planos, un terreno para consolidar diferencias después de un muro al que la falta de Boonen hace buscar un candidato para romper la carrera. La siguiente sucesión de muros sin ser verdaderamente exigentes supondrán más allá del desgaste la oportunidad para la estrategia y la táctica, el movimiento de peones antes del ataque final. Una situación que se podrá jugar en el paso por el Knokteberg (km.143, 1530m al 5,3%), Hotondberg (km.147, 1200m al 4%), Rotelenberg (km.155, 1100m al 3%) y Kortekeer (km.156, 1000m al 6,4%).

Llegará entonces el momento clave. El lugar donde históricamente se perfila quién opta a ganar y quién se queda fuera de la disputa. El Kapelberg (km.170, 900m al 4%) dará paso a los dos muros que copan el protagonismo en De Ronde van Vlaanderen. El combo que forman el corto y exigente Paterberg (km.173, 700m al 12%) y el largo Oude Kwaremont (km.177, 2200m al 4,2%) con sus dos partes bien diferenciadas vivirán el ataque de los favoritos. Es el lugar, el punto donde se tienen que jugar las cartas. Tras ellos, el Karnemelkbeekstraat (km.183, 1530m al 4,9%) servirá para abrir o cerrar huecos mientras que el Tiegemberg (km.195, 1000m al 6,5%) será el último muro, la última oportunidad antes de afrontar 20 kilómetros planos favorables para una posible agrupación, si bien es cierto que las fuerzas de los de cabeza suelen impedir que un grupo grande opte al triunfo en Harelbeke.

Favoritos

Fabian Cancellara (Trek). Un rey que defiende corona. Así partirá el suizo en busca de la cuarta victoria en Harelbeke en un año donde no acaba de mostrar el nivel de antaño. En Milán-San Remo puso fin a la racha de 12 Monumentos consecutivos en el podio y ni tan siquiera atacó en el Poggio. ¿Estará físicamente un paso por debajo de sus rivales?

Peter Sagan (Tinkoff-Saxo). Después de un nuevo fiasco primaveral se encuentra con una cita donde defiende la victoria conseguida el año pasado. En su defensa presenta un bloque más solido que en los tiempos de Cannondale, su particular talón de Aquiles, por lo que contará con más opciones de llevar la carrera hacia una situación más favorable.

Greg van Avermaet (BMC). Ahuyentado el papel de segundón tras su victoria en Arezzo necesita por fin un gran triunfo en primavera. Por condición y hasta por actitud parte como el favorito al triunfo en Harelbeke. Pero para ello, empresa no fácil, deberá jugar sus cartas lejos de meta. Paterberg y Oude Kwaremont deben estar marcados.

Sep Vanmarcke (LottoNL-Jumbo). El eterno aspirante tratará de ampliar un palmarés que sólo contempla el triunfo en el Omloop Het Nieuwsblad. Físicamente más maduro tiene que demostrar que tiene piernas para poder aspirar a una cima que se suponía que podría alcanzar pero a la que nunca ha podido acceder.

Zdenek Stybar (Etixx-Quick Step). La baja de Tom Boonen abre el abanico a la segunda línea de la formación belga. El triunfo en la Strade Bianche y el nivel que mostró camino de San Remo le colocan al frente de un equipo que volverá a ser el juez de la carrera. ¿La duda? Saber que baza jugará.

Geraint Thomas (Sky). Corredor total, capaz de ganar una contrarreloj, una vuelta de una semana o una clásica de primavera. A priori, físicamente se encuentra un punto por delante de su compañero Stannard, una situación que puede aprovechar uniendo además la baza táctica que le ofrece contar con un bloque sólido.

John Degenkolb (Giant-Alpecin). Aunque históricamente siempre ha demostrado que le falta un punto en los muros, el velocista alemán se encuentra en el mejor momento de su carrera. El triunfo en Milán-San Remo o la demostración realizada en Dubai demuestran esta situación.

Sagan fue el gran animador y a la postre vencedor de la última edición.  VP/CV/BettiniPhoto©

Sagan fue el gran animador y a la postre vencedor de la última edición. VP/CV/BettiniPhoto©

Otros nombres

El elenco de favoritos no acaba ahí. Cantidad y calidad de aspirantes al triunfo, algunos con más posibilidades que otros, pero antes una primavera abierta sin un gran dominador en el horizonte la posibilidad de saltar la sorpresa resalta con más fuerza. Ahí estarán nombres ya clásicos como los de Sylvain Chavanel y Heinrich Haussler (IAM), Filippo Pozzato (Lampre-Merida), Jürgen Roelandts (Lotto-Soudal), Niki Terpstra y Stijn Vandenbergh (Etixx-Quick Step), Lars Boom (Astana), Sebastian Langeveld (Cannondale-Garmin), Ian Stannard (Team Sky), Alexander Kristoff (Katusha), Björn Leukemans (Wanty-Group Gobert), Oscar Gatto (Androni Gioccatoli) o Edvald Boasson Hagen (MTN-Qhubeka).

Frente a los clásicos, habrá que prestar atención a jóvenes como Guillaume van Keirsbulck (Etixx-Quick Step), Dylan van Baarle y Kristoffer Skjerping (Cannondale-Garmin), Sven Erik Bystrøm (Katusha), Alexis Gougeard (Ag2r-La Mondiale) o Rick Zabel y Silvan Dillier (BMC), corredores con un largo porvenir en las clásicas y con capacidad para dar detalles de calidad y tener un cierto protagonismo, sobretodo en el caso de los dos primeros tras el buen momento que demostraron en Dwars door Vlaanderen.

Jonathan Castroviejo, Fran Ventoso, Imanol Erviti y Gorka Izagirre (Movistar) serán los únicos cuatro españoles en la línea salida. Junto a ellos destaca la participación de Nairo Quintana, que ya estuvo presente en Dwars door Vlaanderen y es el único colombiano en el E3 Harelbeke.

Lista completa de participantes

Palmarés

Bélgica es el absoluto dominador del E3 Harelbeke desde su primera edición, en 1958, con 38 victorias por 15 de ciclistas extranjeros. El más laureado en el palmarés es Tom Boonen con cinco triunfos, seguido del mítico Rik van Looy (4). Jan Raas y Fabian Cancellara (3), Eddy Planckaert, Johan Museeuw y Andrei Tchmil (2) completan la nómina de ganadores en más de una ocasión.

En 2014 se impuso Peter Sagan por delante de Terpstra y Thomas, mientras que en 2013 ganó Cancellara ante Sagan y Oss. En 2012 el triunfo fue para Boonen, segundo fue Óscar Freire y tercero Bernhard Eisel. Cancellara ganó en 2011 y también en 2010, cuando Juan Antonio Flecha, tercero, firmó el primer podio del ciclismo español en la prueba.

Lista completa de ganadores

Datos de interés

Página web oficial

Guía técnica de la carrera

Horario: La salida se producirá a las 12.00 horas y la llegada está prevista entre las 16.50 y las 17.15.

Retransmisión: Eurosport, a través de su segundo canal, ofrecerá la prueba en directo a partir de las 15.00 horas.

Twitter: @E3Harelbeke es la cuenta oficial de la carrera y #E3Harelbeke el hashtag homónimo para su difusión y seguimiento. En @ZonaMatxin os ofreceremos información detallada de lo que curra durante la carrera.

Pozzovivo, el feliz entre los insatisfechos en Catalunya

Cambio de líder, cambio de papeles, cambios de posiciones y casi cambio de planteamiento. La jornada en Girona de la Volta a Catalunya deparó un día trepidante, con caídas, corte de hombres importantes, trabajo de equipos y, al final, liderato en la general y una veintena de segundos de diferencia entre los más fuertes. Una menudencia para lo que podía haber sido. Probablemente, a casi todos les quedó un cierto sabor de decepción o insatisfacción, salvo al ganador del día, Domenico Pozzovivo (AG2R).

El primer insatisfecho del día tiene que ser Alejandro Valverde (Movistar), ganador ayer y cortado hoy. El murciano sufrió una caída al tocarse con un compañero en la subida al Santa Pellaia, se reintegró en la cola del grupo, pero se fueron al suelo un buen puñado de ciclistas mientras Tinkoff-Saxo tiraba en cabeza. De pronto, estaba en un tercer pelotón y cortado mientras Astana se unía al equipo de Contador. No sería el único afectado, el líder, Paterski (CCC Sprandi Polkowice) también se vio rezagado mientras que Pierre Rolland (Europcar), segundo en la general, aguantó en cabeza.

La carrera se lanzó y así se llegó al Col des Ángels con el Tinkoff-Saxo desatado para alejar a Valverde. Rompieron el pelotón, pero el que dio el relevo clave sería Diego Rossa (Astana), que dejó el grupo en seis y descolgó a Rolland y a Chris Froome (Sky). Cuando estaba a punto de enlazar Daniel Martin (Cannondale-Garmin), lanzó su ataque Contador, que evitó la llegada del irlandés, pero no consiguió descolgar a ninguno de sus compañeros. Urán (Etixx-Quick Step), Aru (Astana), Pozzovivo (AG2R) y Richie Porte (Sky) siguieron a su rueda mientras Martin y Talansky enlazaron en el descenso. Mucho trabajo y poca renta para Contador, otro punto de insatisfacción.

pozzovivo2

Pozzovivo (AG2R) celebra su victoria en Girona. Graham Watson/BettiniPhoto©2015

Por detrás, Valverde, con Rubén Fernández como único aliado de su equipo, tuvo que realizar una particular contrarreloj durante toda la subida al último puerto del día. Pasó a innumerables ciclistas y encontró alguna que otra colaboración como Rafa Valls (Lampre), también cortado y que quería minimizar pérdidas. Cruzaría la llegada a veinte segundos de Contador, diferencia mínima para lo que pudo haber sido y, seguramente, con un cabreo monumental por el corte y porque tenía piernas para la victoria.

Rolland se vistió con la camiseta de líder y será uno de los más contentos del día. Dispone de un minuto de renta sobre Paterski y De Clerq, sus compañeros de fuga de la primera etapa, y más de dos sobre los grandes favoritos. No obstante, le quedó el pequeño sabor amargo de no aguantar por poco al grupo de Contador y ser alcanzado por el de Valverde en el tramo final. Sabe que su pequeño punto de debilidad lo intentarán explotar sus rivales camino de La Molina.

Por su parte, Rigoberto Urán, segundo en meta, también sentirá cierta insatisfacción porque era el más rápido del grupo cabecero y se le marchó la victoria por un despiste a dos kilómetros de la llegada. En un pequeño repecho tras el descenso atacó Pozzovivo y el resto se miraron, incluidos los dos ciclistas del Cannondale-Garmin (Martin y Talansky). El italiano tomó unos metros de ventaja que el resto ya no pudieron neutralizar. El único completamente feliz del día en una etapa de mucha emoción, gran ciclismo, muchos ataques y menos diferencias de las que se intuían a falta de quince kilómetros. En definitiva, bonito día antes de la jornada pirenaica. La previsión en La Molina habla de frío, pero sin nieve. Se serpenteará entre un manto blanco. 

Clasificaciones completas. 

Debajo del pavés (II): Cuatro históricos sin ser monumentos

La temporada del pavés belga vive la particular concentración de pruebas en las dos últimas semanas de marzo y las primeras de abril. En esta semana se suceden las competiciones sobre los muros y las zonas adoquinadas de Flandes. Tras el inicio con las madrugadoras Omloop Het Nieuwsblad y la Kuurne-Bruxelles-Kuurne, llegan citas históricas, alguna que supera el centenario, pero que no entran en la categoría de monumento como el Tour de Flandes o la París-Roubaix. El miércoles 25 se disputa la Dwars door Vlaanderen (a través de Flandes), el viernes 27 será el turno de E3 Harelbeke y para el domingo (29 de marzo) el pelotón tiene su cita en la Gante-Wevelgem. Más tarde, en abril, el miércoles 8, llegará el turno de la Scheldeprijs.

Dwars door Vlaanderen (a través de Flandes). Al igual que otras citas de Flandes, su inicio coincide con los últimos meses de la II Guerra Mundial, en 1945 y, en aquella edición, el ganador fue Rik Van Steenbergen. En las primeras ediciones, la organización titubeó en el formado, pasando de la prueba de un día, hasta dividirse en dos o incluso en tres. A partir de 1965 se estableció como clásica de un día y con salida y final en Waregem. Su nombre era ‘A través de Bélgica’ hasta que la última reforma en el 2000 envío la salida a Roeselare y quedó el nombre actual de Dwars door Vlaanderen.

Dispone de un trazado selectivo y en 2015 constará de 12 muros, muchos de ellos de pavés. Se pasan por algunos de sobra conocidos como Leberg y Valkenberg y los últimos cinco, que se afrontan en la última hora de carrera, serán Oude Kwaremont, Paterberg, Hellestraat, Holstraat y Nokereberg. Auténtico Flandes.

boonen harelbekebajo

Tom Boonen, ganador en cinco ocasiones en Harelbeke, lidera el ránking de vitorias. Photonews/BettiniPhoto©2012

E3 Harelbeke. Una competición peculiar, a pesar de ser la más reciente de este grupo. Nacida con la contrucción de la autopista E3 (ahora llamada A14-E17) en 1958, está organizada por el club local Hand in Hand Cycling Club de Harelbeke y es la más dura del grupo. Lejos de las grandes carreteras de lo que supone una autopista, la prueba presenta hasta 17 cotas en 200 kilómetros. Una tortura.

Curiosamente, a pesar de ser la más reciente, subió a la categoría World Tour en 2012 lo que provocó su adelanto en un día (de sábado a viernes) para dejar una jornada de descanso entre Harelbeke y la Gante-Wevelgem. Su duro trazado supone la mejor prueba de fuego para el Tour de Flandes, con el que comparte muchos de sus muros y que se disputa nueve días después. Esto hace que en el palmarés destaquen los grandes especialistas del pavés. Tom Boonen acumula cinco victorias, Rik Van Looy, cuatro; Cancellara, tres…

Gante-Wevelgem. Su nacimiento une dos aspectos que muestran la relevancia social del ciclismo en Flandes. Un club ciclista rinde homenaje a uno de los corredores de referencia. En aquel 1934, el Veloclub Het Vliegend Wiel decidió ensalzar la figura del corredor de Wevelgem Gaston Rebry (triunfador en el Tour de Flandes y la París-Roubaix) y lo hizo con una prueba para jóvenes. Con cambios de recorrido, mantuvo esta condición hasta la finalización de la II Guerra Mundial.

dwars van vlanderenbajo

El pelotón transita al lado de un molino belga. BettiniPhoto©2012

Tras la contienda militar, la carrera comenzó a dirigirse a los profesionales, si bien su formato tardaría mucho más en definirse. Llegó a estar unida a la Het Volk formado una competición de dos días y su trazado, fundamentalmente llano y con una primera mitad cercana a la costa, sufrió numerosos cambios en los que la mayor o menor presencia de los muros de las Ardenas centraban los cambios. En la actualidad, forma parte del Word Tour y constituye una prueba fundamentalmente llana y para velocistas, ya que consta de 120 kilómetros sin dificultades, una tramo de 80 con nueve muros y, de nuevo, casi 40 kilómetros finales planos camino de Wegelvem.

Scheldeprijs. La clásica menos clásica por recorrido, pero más por edad. Sus únicas dificultades son pequeños tramos de pavés en el circuito final al que se da tres vueltas, por lo que habitualmente finaliza en una llegada masiva. No obstante, la historia de la prueba es larga, ya que su primera edición se celebró en 1907 y ya supera el centenar de ediciones. Curiosamente, en sus inicios la meta estaba situado en el velódromo de  Zurenborg. La prueba pervive, pero el recinto deportivo de Amberes no sobrevivió al paso del tiempo. Hoy termina en la cercana localidad de Schoten.

Valverde y Rojas dominan en Olot

La segunda etapa de la Volta a Catalunya se resolvió en un sprint, pero no fue la tradicional llegada masiva apta para los mejores velocistas del mundo. En primer lugar, por la ausencia de muchos de ellos, quienes ante el perfil de la ronda catalana han decidido buscar territorios más propicios. Y en ese mismo sentido por la presencia de un alto puntuable y otros muchos repechos en los kilómetros finales de un día marcado por el frío y la lluvia. El resultado del cóctel ha sido un sprint menos masivo de lo que se podía pensar en un primer momento y el dominio de un ciclista como Alejandro Valverde, que llevaba ya muchísimo tiempo sin involucrarse en este tipo de llegadas. Segundo en la meta de Olot completando el festival de Movistar ha sido José Joaquín Rojas.

La etapa ha tenido como protagonistas a cuatro aventureros, ciclistas que en el kilómetro 15 han decidido probar fortuna con el sueño de repetir la gesta de Paterski en el día anterior. Los escapados eran Mas (Caja Rural-Seguros RGA), Bewley (Orica-GreenEdge), Stamsnijder (Giant-Alpecin) y Grmay (Lampre-Merida). Pero la renta nunca alcanzó los cinco minutos. En el grupo trasero había un equipo interesado en mantener el maillot de líder de la Volta: CCC Sprandi-Polkowice, una formación para la que supone todo un lujo esa condición de protagonistas en una carrera WorldTour. Y a los sueños no se renuncia tan fácilmente, por lo que los discípulos de Piotr Wadecki han contrado con mano de hierro al pelotón… hasta que en los kilómetros finales han sido los equipos de los velocistas los que han asumido el mando.

Por delante, los fugados también han sufrido de lo lindo. Y el mallorquín Lluis G. Mas ha demostrado su pundonor para ir soltando de rueda, uno a uno, al resto de compañeros de escapada. Pero nada de ello iba a servir de cara a la pelea por el triunfo de etapa. El ciclista de Caja Rural-Seguros RGA, escuadra copatrocinada por Rotor y ALE, era cazado a 15 kilómetros del final. Tocaba sprint en ligero repecho y ahí emergían las figuras de Alejandro Valverde y José Joaquín Rojas. Llegados de San Remo, como Paterski, no desaprovechaban la oportunidad de lucirse, aunque Valverde miraba constantemente hacia atrás, puesto que su intención era más que evidente: dejar que fuera Rojas el que levantase los brazos. Lo ha hecho su paisano, pero unos cuantos metros por detrás de un Valverde que ha ganado casi sin querer. Es lo que tiene ser un fuera de clase. La tercera posición era para Elmiger mientras que cuarto era Hivert. En el top10 sólo otro español: Eduard Prades (7º).

Clasificación completa (Pro Cycling Stats)

Paterski, vuelo directo de San Remo a la victoria

Saltó la sorpresa en la primera jornada de la Volta a Catalunya. Maciej Paterski (CCC Sprandi Polkowice) se ha llevado la victoria, el primer maillot de líder y casi media Volta en una jornada de siesta y descontrol para el pelotón. Los grandes favoritos, a priori, para hacerse con la general de la carrera catalana han podido ver hoy como sus opciones se desvanecían después de conceder al ganador de la jornada y, sobre todo, a Pierre Rolland (Europcar) una ventaja de 2’40” que no será sencillo recuperar en lo que queda por delante de carrera.

La disputa por formar la fuga del día no fue precisamente tranquila. En el sprint bonificado del kilómetro 20 el pelotón hacía valer su ley y los equipos de los hombres fuertes de la carrera (principalmente SKY) se repartían los primeros segundos de regalo de la carrera. Un corte de 10 ciclistas con gente como Thomas de Gendt (Lotto Soudal), Rolland (Europcar), Cayetano Sarmiento (Colombia) o Martijn Keizer (Lotto – Jumbo) conseguía unas distancias mínimas dentro de los primeros 40 kilómetros de la carrera.

El sueño del grupo de valiente duraba poco más de 15 kilómetros cuando el pelotón, tirado por Orica – GreenEDGE, conseguía neutralizarles. Entonces, el momento clave del día, y quién sabe si de la Volta, tenía lugar. En el kilómetro 60, Maciej Paterski (CCC), Bart de Clercq (Lotto Soudal) y un hiperactivo Rolland arrancaban y comenzaban a poner tierra de por medio. Ventaja de tres minutos primero, de seis minutos pocos kilómetros después, y hasta de 14 minutos cuando se habían disputado 80 kilómetros de carrera.

La siesta en el seno del pelotón comenzaba a ser preocupante. Los fugados se sabían con opciones no solo de ganar la etapa, si no de disputar la clasificación general jugando con el margen que el pelotón les estaba concediendo. Con un entendimiento de lo más cordial entre los tres, se dedicaron a revelarse y repartirse los puntos de la clasificación de la montaña. También en este apartado fue Paterski el que, tras pasar primero por los tres puertos de la jornada, se llevó el gato al agua y el primer maillot de los escaladores.

Paterskibaja

Paterski logró la victoria en la jornada de ayer en la Volta a Catalunya. Graham Watson/BettiniPhoto©2015

La reacción del pelotón fue tardía (a 30 de meta todavía cedían nueve minutos con el trío de cabeza) pero contundente. Con el equipo SKY a la cabeza, el final de etapa parecía hacerse largo para los atacantes y las ventajas descendieron velozmente. Ya en las calles de Calella, encarando la recta de meta, la realización de la carrera (desastrosa un año más) nos obligó a intuir que De Clercq atacó a unos 500 metros del final. Paterski supo calcular su distancia y dar caza al belga con un Rolland soldado a su rueda que fue completamente incapaz de salirse de su aspiración para disputarle la llegada.

Meritoria victoria del polaco de 28 años que ayer disputó la Milán – San Remo. Tras 300 kilómetros de paliza (acabó 22º) y un desplazamiento exprés hasta Cataluña, estar en la fuga parecía ya una proeza. Etapa, liderato y clasificación de la montaña provisional para él que, de todas formas, asegura verse incapaz de disputar la general con la ventaja conseguida al final. Pierre Rolland, en cambio, sí que podría sentirse más cómodo con esos casi tres minutos de ventaja y el poco terreno para hacer daño que ofrece esta Volta. En la llegada del pelotón, comandado por Tosh Van Der Sande (Lotto Soudal) alegra ver a Carlos Barbero (Caja Rural – Seguros RGA) en novena posición. El burgalés suma su primer top ten del año y parece sobreponerse, por fin, a un comienzo difícil de temporada.

Clasificación completa (Pro Cycling Stats)

Cara y cruz de la Milán-San Remo

La Milán-San Remo ha dejado varias lecturas: la de un ganador indiscutible, John Degenkolb; la de un gregario de lujo como Luca Paolini; la de un joven y prometedor velocista, Niccolò Bonifazio, o la de dos equipos inconformistas, Sky y BMC, que con su actitud ofensiva trataron de evitar la inevitable llegada al sprint. Ellos han sido la cara de la Classicissima, pero otros han puesto la cruz. Es el caso de Mark Cavendish, que en la Cipressa ya mostró cierta debilidad y en el Poggio perdió el tren de la victoria; André Greipel, reñido con esta carrera a pesar de que es un Monumento apto para velocistas; Peter Sagan, cuarto en la meta y que sigue sin justificar su status de estrella en las grandes clásicas; y las caídas, decisivas en la resolución de la prueba.

Cara

John Degenkolb (Giant-Alpecin). El indiscutible triunfador de la Classicissima coronó un extenso palmarés (más de 30 victorias) con el primer Monumento en su carrera y el primero también para su equipo. El alemán no se dejó ver hasta Via Roma. Guardó fuerzas, llegó a los últimos metros bien colocado, eligió la rueda correcta y remontó con un sprint inconmensurable.

Luca Paolini (Katusha). Siempre pendiente de Alexander Kristoff, el italiano fue uno de los grandes protagonistas. Ordenó a su equipo y reubicó a su jefe de filas tras pasar un momento de flaqueza en la Cipressa, encabezó el pelotón y secó los ataques en el Poggio y lanzó la llegada para su líder. Omnipresente, Il Gerva hizo bueno el término gregario de lujo.

Niccolò Bonifazio (Lampre-Merida). Con sólo 21 años ya puede presumir de un top5 en una carrera tan exigente como la Milán-San Remo, de casi 300 kilómetros. Quinto en la línea de meta, entró en Via Roma a rueda de Kristoff, una posición privilegiada, y disputó la victoria a los grandes favoritos. Una inmejorable presentación en sociedad. El futuro es suyo.

Sky/BMC. Grandes animadores y culpables de romper la carrera, fueron los únicos interesados en evitar la llegada masiva. Sky quemó las naves con Luke Rowe, Lars Petter Nordhaug y Geraint Thomas. BMC lo intentó por activa y por pasiva con Silvain Dillier, Greg van Avermaet, Daniel Oss y Phillipe Gilbert. Los dos equipos echaron en falta un rematador.

Oss y Thomas escenificaron la actitud de sus equipos, BMC y Sky, siempre al ataque.  LucaBettini/BettiniPhoto©

Oss y Thomas escenificaron la actitud de sus equipos, BMC y Sky, siempre al ataque. LucaBettini/BettiniPhoto©

Cruz

Mark Cavendish (Etixx-Quick Step). El británico enterró sus posibilidades de luchar por la victoria en el Poggio después de aguantar como pudo en la Cipressa y cruzó la línea de meta en el segundo grupo y en la 46ª posición. Desde que ganó en su debut (2009), Cav no ha vuelto a brillar en la Classicissima. En esta ocasión no llegaba en su mejor momento tras abandonar en la Tirreno-Adriático por enfermedad.

Peter Sagan (Tinkoff-Saxo). Sin defensa posible, el eslovaco perdió una nueva oportunidad de justificar su fichaje, su sueldo y su status de estrella. En una carrera que se ajusta muy bien a sus características, pagó en el sprint los esfuerzos en la subida y el descenso del Poggio. En la volata se abrió demasiado tarde y por el lado incorrecto. Otro fiasco.

André Greipel (Lotto-Soudal). La Milán-San Remo nunca ha sido su carrera. Señalado casi siempre como uno de los favoritos por su potencia al sprint, el alemán jamás ha terminado entre los veinte primeros, siempre lejos del ganador. Como Cavendish, sufrió en la Cipressa y perdió todas sus opciones en el Poggio. Cruzó la meta en el segundo grupo y en una decepcionante 47ª plaza.

Las caídas. El piso mojado y la alta velocidad fueron los culpables de las numerosas caídas. Un batacazo de Salvatore Puccio en el descenso del Capo Berta rompió el pelotón, una montonera en la Cipressa eliminó a Arnaud Demare (FDJ) y una caída en el descenso del Poggio quebró las opciones de triunfo para Michal Kwiatkowski, Zdenek Stybar (Etixx-Quick Step), Phillipe Gilbert (BMC) y Gerald Ciolek (MTN-Qhubeka).

Sagan protagonizó una nueva decepción en un Monumento.  Tim De Waele//BettiniPhoto©

Sagan protagonizó una nueva decepción en un Monumento. Y van…  Tim de Waele/BettiniPhoto©

Giant-Alpecin suma su primer Monumento

El equipo Giant-Alpecin fue el gran triunfador de la Milán-San Remo. Y todo gracias a John Degenkolb. Pero hay otros nombres realmente importantes detrás de esta victoria: Iwan Spekenbrik y Marloes Poelman. Este joven matrimonio holandés es el propietario e impulsor del conjunto que dominó el primero de los cinco Monumentos de la temporada. Luego llegarán el Tour de Flandes, la París-Roubaix, la Lieja-Bastoña-Lieja y el Giro de Lombardía. Pero el primero ya se ha disputado en tierras italianas y ha acabado en manos de una formación holandesa que hasta ahora nunca había podido ganar uno de los Monumentos.

El equipo de Spekenbrik y Poelman nació en 2008 y con el apoyo de firmas como Skil y Shimano. Así siguió durante varios años hasta que finalmente llegó el salto al WorldTour y la incorporación de nuevos patrocinios: en un primer momento fue la empresa petrolera Argos y, posteriormente, la marca de bicicletas Giant y la firma Alpecin, que son los que dan nombre a la escuadra en 2015.

En ese período de tiempo, Spekenbrik y Poelman siempre han tenido clara su prioridad: construir un equipo de velocistas. Y ahí han dado en el clavo al incorporar a John Degenkolb y desarrollar todo el talento de Marcel Kittel. En estos años han conseguido construir un bloque pensado por y para sus sprinters, lo que les ha llevado a conquistar triunfos de etapa prestigiosos en carreras como Giro de Italia, Tour de Francia y Vuelta a España. Pero seguían con una espina clavada: los cinco Monumentos.

Hasta el momento, el mejor resultado de este equipo en una de las cinco clásicas más importantes del calendario mundial había sido la segunda posición de John Degenkolb en la París-Roubaix 2014. No hay más podios en las carreras de un día más prestigiosas. Incluso se da la circunstancia de que todos sus corredores han abandonado en más de una ocasión en carreras como Lombardía, donde el 18º puesto de Dumoulin en 2013 es la mejor actuación. Tampoco en la Lieja han logrado grandes resultados. La mejor posición para el equipo en la ‘decana’ también fue la de 2013, con Simon Geschke en 19ª plaza. Para finalizar el repaso de los monumentos, cabe citar que su mejor actuación en Flandes ha sido la novena plaza de Degenkolb en 2014. El balance certifica las dificultades de esta formación en cuanto el perfil entraña ciertas dificultades orográficas. Pero la nota media del balance cambió por completo gracias al triunfo de Degenkolb en Via Roma. Giant-Alpecin sigue creciendo y ahora ya puede alardear de haber sumado su primer monumento.

Por tanto, el balance queda, por el momento, así: 1º San Remo, 2º París-Roubaix, 9º en Flandes, 18º en Lombardía y 19º en Lieja. Y lo que nadie puede negar es que este equipo tiene por delante sus mejores años. La juventud de sus jefes de filas y el buen trabajo que vienen desarrollando en los despachos Spekenbrik y Poelman así lo garantiza.

Muchos gallos en el variado corral de Catalunya (previa)

Es feo comenzar por las ausencias pero al hablar de la Volta a Catalunya es lo más sencillo o, al menos, lo era hasta el sábado. En principio, el aficionado sólo iba a añorar a Nairo Quintana (Movistar) y Vincenzo Nibali (Astaná). Sin embargo, un virus estomacal también tumbó a dos días de la prueba al vigente ganador, Joaquim ‘Purito’ Rodríguez (Katusha). Es la tercera baja de un cartel lleno de estrellas en el que, eso sí, están casi todos los caballos ganadores del pelotón internacional por lo que a pruebas por etapas se refiere: Chris Froome y Richie Porte (Sky), Alejandro Valverde (Movistar), Rigoberto Urán (Etixx Quick Step) y Alberto Contador (Tinkoff-Saxo). La participación de la Volta, por tanto, se puede comparar con casi cualquiera de las pruebas de tres semanas. Y es que la ronda catalana es una competición histórica. Alcanza la 95ª edición, la primera registrada fue en 1911. Más que una vida.

Además de grandes nombres, la organización apuesta por un trazado tan duro como variado e incluso imprevisible. Hay montaña para todos los gustos, puertos cortos, largos, explosivos, de fondista, cerca de meta, lejos, aislados o encadenados. Y es que en un menú ciclista con 24 pasos puntuables permite ofrecer todas las variantes y, combinado a un cartel de extraordinario nivel, la Volta a Catalunya 2015 se presenta prometedora.

El recorrido

Siete etapas, sin contrarreloj individual, mucha montaña y una única oportunidad clara para los velocistas. No obstante, salvo el final en La Molina de la etapa reina, las jornadas se caracterizan por la explosividad, más aptas para Valverde que para Contador o Froome, pero todo son conjeturas. Las dos primeras etapas, con final en Calella y Olot, ofrecen sendos puertos de tercera en los últimos 20 kilómetros para descartar una llegada masiva y adivinar la condición de los favoritos. Incluso, en la jornada inaugural, tiene dos subidas de entidad a mitad de recorrido. Puede que no existan diferencias entre los grandes nombres, pero puede colarse alguna escapada traicionera porque los equipos de los escasos velocistas se mostrarán perezosos para controlar la carrera.

La competición comienza a ponerse seria en la tercera etapa en una jornada de doble circuito por los alrededores de Girona, cinco puertos y dos ascensos al Alt Dels Ángels (6 kms. al 5,5%), cuya cima estará a nueve kilómetros de la llegada. Descenso y meta. Será el miércoles 25 y para el jueves 26 queda la jornada reina con sabor pirenaico y final de etapa con dos ascensos más que conocidos en el mundo del ciclismo, la Creueta (21 km al 4,5% media y 9% de máx.) y final en la estación invernal de La Molina (5,6 km al 5,8% y 9% de máx.), si el tiempo lo permite. Y es que la previsión habla de temperaturas de 0ºC y nieve.

La quinta etapa entre Alp y Vall esboza un largo descenso que se intuye reposado, pero en el que la organización decidió colocar una sorpresa final. El Alt de Lilla (4,1 km. al 4,8%) romperá la carrera porque, a pesar de tratarse de buena carretera, su cima está situada a 5 kms. de la llegada. Es bajar y meta. Seguramente una oportunidad perdida para los velocistas, que tendrán el sábado 28 de marzo en el final en Port Aventura su opción, siempre y cuando superen las dos dificultades del día y puedan controlar una posible escapada.

Y, como plato final, un clásico que siempre depara sorpresas. El final en Barcelona, en la eterna montaña olímpica de Montjuïc y que constituye una particular tortura ciclista. Hasta nueve ascensiones de 2 kms. al 5,7% de desnivel, máximas de 8% y un circuíto de sólo 6 kilómetros con algún que otro tobogán en la bajada. Es decir, poquito terreno plano y llegada tras el descenso. Controlar esta etapa es casi imposible, si se llega en pocos segundos la batalla estará servida y, si se dispone de más de una bala, un equipo puede tener mucho ganado y el Sky cuenta con Froome y Porte en óptimas condiciones.

1ª etapa. Lunes 23. Calella-Calella (185,2km)

etapa1

2ª etapa. Martes 24. Mataró-Olot (191,8km)

etapa2mataroolot

3ª etapa. Miércoles 25. Girona-Girona (156,6km)

etapa3gironagirona

4ª etapa. Jueves 26. Tona-La Molina (188,4km)

etapa4

5ª etapa. Viernes 27. Alp-Valls (195,4km)

etapa5

6ª etapa. Sábado 28. Cervera-Port Aventura (194,1km)

etapa6portaventura

7ª etapa. Domingo 29. Barcelona-Barcelona (126,6km)
etapa7barcelona

Los favoritos

etstre20etstre20etstre20 Alberto Contador (Tinkoff-Saxo). Segundo el pasado año, ganador de de las tres grandes y estrella absoluta del pelotón. Contador llega a la cita catalana con ciertas ganas de revancha tras su quinta posición en la Tirreno-Adriático, donde estuvo lejos de Quintana en la montaña y también lejos de los especialistas en la lucha contrarreloj. Para un ganador absoluto son resultados que no gustan y siempre se motiva al tener cerca a Chris Froome.

etstre20etstre20etstre20 Chris Froome (Sky). Segunda carrera del año para el británico en la que buscará el mismo resultado que en la primera: la victoria. Ganó en la Vuelta a Andalucía el duelo directo a Contador por dos segundos tras perder una batalla (Hazallanas) y ganar otra (Allanadas). Carece de resultados de nivel en Catalunya y seguro que le sirve de motivación extra.

etstre20etstre20 Alejandro Valverde (Movistar). Siempre candidato a la victoria y un poco más si cabe en esta competición. Muchas jornadas nerviosas con puertos cortos cerca de la llegada que se adaptan a sus características. También puede aprovechar las bonificaciones en la meta en caso de jugarse el triunfo en grupos pequeños. Llega a la prueba tras ser el mejor español en la Milán-San Remo. Debe aguantar en la etapa de La Molina la rueda de Contador y Froome y tendrá mucho camino andado. Su victoria en Catalunya es de 2009.

etstre20etstre20 Richie Porte (Sky). Llega en un estado de forma óptimo a la prueba tras ganar la París-Niza con notable solvencia. En cualquier otra competición sería el favorito máximo a la victoria, pero comparte equipo con Froome, un detalle que puede ser un freno a sus aspiraciones o también un impulso en caso de que se produzca un exceso de vigilancia entre el trío Contador-Froome-Valverde. La carretera lo dirá.

etstre20etstre20 Rigoberto Urán (Etixx-Quick Step). El colombiano demostró en Tirreno-Adriático (tercera plaza) caminar con paso firme hacia su primer objetivo, el Giro de Italia. Probablemente le falta la contrarreloj, pero tiene calidad para ganar a casi cualquiera y su rendimiento debe ir en ascenso. En el lejano 2008 finalizó en la segunda plaza.

etstre20 Domenico Pozzovivo (Ag2r La Mondiale). El italiano terminó entre los diez primeros en Tirreno, a pesar de las dos etapas contrarreloj. Gana enteros sin jornadas de esta especialidad y con mucha montaña por delante. Un ciclista atrevido y escalador puro, que puede aprovechar una oportunidad. Además, comparte equipo con otros dos corredores solventes para este tipo de pruebas, Romain Bardet y el imprevisible colombiano Carlos Betancour.

etstre20 Fabio Aru (Astaná). El joven escalador del Astaná comparte caracteríticas con Pozzovivo y puede ganar a cualquiera cuesta arriba. Su principal hándicap es que parece estar lejos de su mejor momento de forma.

etstre20 Daniel Martin (Cannondale-Garmin). El irlandés no parece atravesar su mejor forma, pero su victoria en 2013 y los podios de 2009 y 2011 le otorgan un papel de protagonista en la Volta a Catalunya. Un ciclista solvente, que puede aparecer en la lucha por la victoria.

Otros nombres

Los grandes nombres de pelotón internacional acaparan los focos en la prueba siempre aparecen actores secundarios que pueden ganar protagonismo en una carrera de recorrido tortuoso y abierta a las sorpresas. El Europcar presenta un equipo solvente encabezado por Pierre Rolland y con Gautier y Sicard como escuderos, mientras que el Katusha, sin Purito Rodríguez, llega a Catalunya con Giampaolo Caruso. Tejay van Garderen (BMC), Rafa Valls (Lampre) o Warren Barguil (Giant-Shimano) también pueden buscar su opción.

valverdecaída

Alejandro Valverde se retiró en 2013 tras sufrir una caída cuando era el líder de la carrera. Bettiniphoto

El Caja Rural-Seguros RGA tiene marcada la prueba catalana como uno de sus objetivos prioritarios y buscará su parte de protagonismo con David Arroyo, Sergio Pardilla y Amets Txurruka, mientras que será interesante comprobar las evoluciones de Rodolfo Torres (Colombia), que en el Tour de San Luis se metió en la lucha por la victoria.

En el capítulo de velocistas y buscadores de etapas, la nómina es más limitada debido a lo abrupto del trazado y a las fechas de la carrera, que empieza un día después de Milán-San Remo y se solapa con tres clásicas de pavés (Dwars door Vlaanderen, E3 Harelbeke y Gent-Wevelgem). Son pocos los velocistas que acuden a Catalunya, pero se pueden destacar los nombres de Gianni Meersman (Etixx-Quick Step), José Joaquín Rojas (Movistar), Caleb Ewan (Orica GreenEdge), Bryan Coquard (Europcar) y Luca Mezgec (Giant), dominador absoluto de los sprints en la Volta de 2014.

Más allá de los grandes nombres, la Volta a Catalunya, por fecha y recorrido, ofrece a los equipos el escenario ideal para hacer debutar a muchos jóvenes talentos en la élite. Lejos de las duras y largas clásicas, 16 ciclistas vivirán su primera carrera WorldTour. Alguno de ellos, de gran proyección como Marc Soler (Movistar), Miguel Ángel López (Astana), Dylan Teuns (BMC) y Louis Vervaeke (Lotto-Soudal). No obstante, destaca por precocidad Daniel Felipe Martínez (Team Colombia), de 18 años de edad.

Listado completo de inscritos

Ediciones anteriores

Las dos últimas actuaciones estuvo marcada por la actuación de Purito Rodríguez, ganador la pasada edición y segundo en 2013 por detrás de Dani Martin. En ese año, Alejandro Valverde ostentaba el liderato e iba camino de la victoria, pero sufrió una dura caída en la cuarta etapa y tuvo que retirarse. La Volta a Catalunya de 2012 se la llevó Michael Albasini, por delante de Samuel Sánchez y Jurgen Van den Broeck, que también estará presente en esta edición.

En los datos históricos, sobresale la figura de Mariano Cañardo, ganador en siete ocasiones entre 1928 y 1939 y, a continuación aparece Miguel Indurain con tres triunfos. Todas las ocasiones en las que acabó en el podio lo hizo en la posición más alta. En el selecto club con dos victorias aparecen Julián Berrendero Martín, Salvador Botella, Víctor Fontán, Sean Kelly, Marino Lejarreta, Mucio Miquel, Miguel Poblet Orriols, Emilio Rodríguez Barros y Purito Rodríguez. Todos grandes nombres en la historia del ciclismo.

Y es que la Volta a Catalunya vivió su primera edición en 1911 con victoria de Sebastia Masdeu. Los lógicos parones de entreguerras y por circunstancias externas provocaron diversos parones por lo que este año, la Volta a Catalunya alcanza la 95ª edición.

Palmarés completo

Datos de interés

Página web oficial

Bonificaciones: La Volta a Catalunya contará con bonificaciones en todas sus llegadas de 10, 6 y 4 segundos. También se repartirán segundos en dos sprints intermedios por día (3, 2 y 1).

Horarios: El final de las seis primeras etapas está previsto alrededor de las 17 horas y variará en función de la velocidad de la carrera. La última jornada, el domingo 29, tiene su finalización prevista a las 14:30 horas.

Televisión: Tanto Eurosport como Teledeporte emitirán la prueba en directo. Los seis primeros días a partir de las 15:30 horas y la jornada final conectarán a las 12:45.

El tiempo: La previsión meteorológica es de un tiempo duro hasta el viernes con días de lluvia, especialmente lunes y martes, e incluso nieve. Por este motivo, la etapa reina con final en La Molina podría verse condicionada.

Redes sociales: En Twitter, la cuenta oficial de la prueba es @VoltaCatalunya y cuenta con el hastag idéntico #VoltaCatalunya. A través de la cuenta de @ZonaMatxin haremos un seguimiento completo de la prueba.

Degenkolb se doctora en Via Roma

Unos 100 metros. Un sprint de fuerza, a ‘pisotones’ y a mil revoluciones. Poco más ha necesitado John Degenkolb (Giant-Alpecin) para conquistar la Milán-San Remo, el primer Monumento de la temporada, el primero también en su palmarés. La resolución de la Classicissima no se ha salido del guion de las últimas ediciones. Muchos movimientos, pero ninguno demasiado selectivo para evitar la llegada masiva. La Cipressa y el Poggio han eliminado a algunos de los favoritos, pero no han dictado sentencia. Tampoco el viento o la lluvia, que han acompañado a la carrera desde Milán hasta la costa, pero ha desaparecido en los últimos kilómetros. Un grupo de unas treinta unidades se ha jugado el triunfo al sprint y en la avenida más famosa de San Remo, Via Roma, que acogía la meta tras siete años de ausencia. Y el más rápido ha sido Degenkolb que, con una gran remontada, ha logrado el triunfo más importante de su carrera.

Ganador saliente y uno de los principales favoritos, Alexander Kristoff (Katusha) ha sido segundo en la línea de meta, seguido de Michael Matthews (Orica-GreenEDGE), tercero. El noruego ha lanzado la llegada demasiado pronto y ha perdido fuelle en los últimos 50 metros. Matthews se ha encontrado un poco encerrado y se ha abierto demasiado tarde, como Peter Sagan (Tinkoff-Saxo), que se ha tenido que conformar con la cuarta plaza, otra decepción del eslovaco en un Monumento. Quinto ha sido Niccolò Bonifazio (Lampre-Merida), que a los 21 años ha rozado el podio gracias a una perfecta colocación en la volata, a rueda de Kristoff.

Por su parte, Fabian Cancellara (Trek), que ha terminado séptimo, ha roto la racha de podios en Monumentos tras doce consecutivos, mientras que Mark Cavendish (Etixx-Quick Step) se ha quedado rezagado en el Poggio y no ha cruzado la meta en el grupo delantero. Tampoco sus compañeros Zdenek Stybar y Michal Kwiatkowski, involucrados en una caída en el descenso final que también les ha privado de la lucha por la victoria a Philippe Gilbert (BMC) y Gerald Ciolek (MTN-Qhubeka), captado por las cámaras con un enfado monumental.

Precisamente una caída ha sido la responsable de lanzar definitivamente la carrera. En el último de los capi, el Capo Berta, el equipo Sky tomó el mando de las operaciones y enfiló al grupo en su descenso. En la cuarta posición del pelotón, Salvatore Puccio se fue al suelo y dejó por delante a sus compañeros Luke Rowe, Geraint Thomas y Ben Swift. Los ‘men in black’ enlazaron con la fuga del día en las primeras rampas de la Cipressa, donde empezó una nueva carrera. El BMC movió sus cartas con Silvan Dillier y Greg van Avermaet y Etixx-Quick Step reaccionó con Stybar. Ataques que no fructificaron, pero a los que Sky y BMC dieron continuidad en la subida con el ritmo de Lars Petter Nordhaug y Alessandro de Marchi. La misión era eliminar posibles rivales, endurecer la prueba. Cayeron Juan José Lobato (Movistar) y Arnaud Démare (FDJ), éste último víctima de una montonera.

Grandes animadores de la prueba, BCM y Sky lo probaron tras el descenso de la Cipressa, quizá demasiado pronto, con Daniel Oss y Thomas. Entonces entró en escena el Katusha y concretamente Luca Paolini, que escoltó a Kristoff hasta la cima del Poggio con un trabajo imponente al frente del grupo. En la subida final no hubo grandes intentos, por falta de dureza o de convicción. Lo intentó Van Avermaet, que alcanzó a Thomas, y respondieron Sagan, Cancellara, Matthews o Valverde. Nada serio como para romper la llegada masiva. La victoria estaba en Via Roma y Paolini reapareció para guiar a Kristoff en los últimos metros. Pero el ‘vikingo’ se encontró en Degenkolb a un duro rival.

Clasificación (Pro Cycling Stats)

Fotos: Luca Bettini/BettiniPhoto©