Claves para mantenerte motivado en el entrenamiento

  1. La mayoría de los corredores que ya se han enganchado a una dinámica de entrenamiento disfrutan de su hobby participando en carreras y mejorando poco a poco sus marcas. Pero esto, en cierta manera requiere esfuerzo, sacrificio y sobre todo: MUCHA CONSTANCIA.
  2. Pero, no todos los días tenemos las mismas ganas ni la misma fuerza. ¿Qué ayuda a mantenerte ahí entrenando pese a verte un día cansado o bajo de ánimo? Sin duda alguna es esa recompensa y la lucha por alcanzar tu objetivo lo que te hacen estar ahí y dar cada día lo mejor de tí.  El propio objetivo será quién tire de ti consiguiendo que no abandones entrenamientos y que te calces las deportivas cuando todavía arrastras cansancio del entrenamiento anterior.
  3. El objetivo que te plantees va a ser el que paute tu entrenamiento por lo que tienes que tenerlo claro. Debe ser muy específico pero además tiene que ser alcanzable. Si nunca has corrido una maratón , hacer la primera por debajo de tres horas puede ser un objetivo complicado de conseguir.
  4. Según sea nuestro objetivo tendremos una limitación en el tiempo. El hecho de tener una fecha supondrá funcionar en modo de cuenta atrás, ejerciendo mayor presión.  Si por ejemplo, no te estableces unos límites que te obliguen a completar etapas e ir avanzando, será más fácil que te saltes entrenamientos  ya que siempre puedes posponer tu objetivo dejándolo para otro día.
  5. Lo primero, antes de definir un objetivo, será  tener una planificación de las carreras en las que tienes pensado participar durante la temporada,  de forma que entre ellas quede tiempo de recuperación suficiente. Así, conseguirás tener un calendario con fechas marcadas y a partir de ahí proceder a tus ciclos de entrenamiento.
  6. La principal consecuencia de fallar en la elección de nuestro objetivo puede ser la desmotivación. Eso si antes no caes lesionado o sobreentrenado por realizar un entrenamiento que es demasiado para ti. Los entrenamientos demasiado exigentes  pueden suponer una pérdida de fuerzas para completarlos. Empiezas no pudiéndolos completar, sigues saltándote entrenamientos o bien tu cuerpo te dice que no puede más con ese ritmo y caes lesionado o sobreentrenado.
  7. Una vez que tienes claro el objetivo al que te vas a enfrentar, hay una cosa más que te ayudará a entrenar día a día: percibir resultados. Ver como avanzas te hará ganar confianza y mayor seguridad de estar yendo por el camino correcto lo que tendrá como consecuencia que querrás seguir entrenando y apostando por esa vía.

Tomado de www.believe-app.com