Beneficios del Pulsómetro en una clase de Ciclo Indoor

Controlar el ritmo de los latidos del corazón es importante en nuestra vida diaria. Pero si además hacemos deporte, es vital para optimizar el ejercicio físico y no poner en riesgo nuestra salud.

Un pulsómetro es una herramienta que se compone normalmente de un reloj (receptor) y una cinta para medir la frecuencia cardíaca (en este caso transmisor). La cinta, la cual se ajusta en la zona baja del pecho, se encarga de contar las pulsaciones cardíacas y le envía esos datos al reloj el cual las interpreta resultando de éste una serie de datos que te ayudarán a saber cómo  controlar tu rendimiento y cómo mejorarlo. Actualmente existen pulsómetros que miden tus pulsaciones a través de la muñeca de la mano sin necesidad de usar la cinta en el pectoral. En pocas palabras el pulsómetro se encarga de medir las pulsaciones cardíacas y decirte si estás trabajando a la intensidad adecuada para tener una buena progresión, entre otros datos.

Actualmente en el mercado existe una cantidad muy variada de marcas y con muchos parámetros que te darán una gran variedad de resultados, a parte de las pulsaciones como, calorías, ritmo, tiempo, tiempo en intervalos, para los que tienen gps te pueden dar distancias, velocidad, etc. para las personas que combinan el Ciclo Indoor con salidas en bici. Pero tu pregunta debería ser ¿Es necesario un pulsómetro a la hora de entrenar para tener resultados? obviamente no. Pero aunque no sea el pulsómetro una necesidad, sí que es un instrumento que te ayudará de forma eficaz a entender, hasta al más principiante, el porqué sus objetivos, en cuanto al rendimiento físico, no están progresando. Si se sabe usar, obtendrás las pautas de cómo mejorar tu rendimiento.

La frecuencia cardíaca es un dato fundamental para saber información sobre tu rendimiento aeróbico, quizás pensamos a veces que estamos trabajando al ritmo necesario y no es así, o también puede pasar que pienses que pasarte de vueltas y exigirle a tu cuerpo sin control es lo mejor para mejorar, PUES NO. El pulsómetro es la herramienta que te indicará a qué frecuencia cardíaca entrenar para conseguir resultados aeróbicos óptimos.

Una vez que te hagas con un pulsómetro te pedirá una serie de datos los cuales los usará para configurar tu porcentaje ideal de pulsaciones que deberías de tener para entrenar. Normalmente si vas por debajo o te pasas de ese porcentaje te avisará mediante una señal visual o acústica.

El porcentaje ideal de frecuencia cardíaca para mejorar y mantener tu estado aeróbico ronda entre el 65% y el 85% de tu frecuencia cardíaca. ¿Cuántas pulsaciones cardíacas por minuto son? o ¿Cómo las voy a calcular mientras realizo una actividad aeróbica?, no te preocupes el pulsómetro lo hará todo por ti, tu sólo deberás ver tu reloj y mantenerte en la franja del 65% al 85% de tus pulsaciones o también puedes calcularlas con un método muy sencillo restando 220 a nuestra edad (chicos) o 226 a nuestra edad (chicas). Si mi edad es 30 años (chico) la FcM (Frecuencia Cardíaca Máxima) será 190 por minuto y por tanto ése es el 100% de mi Fc Máxima, para calcular el 85%, el 75% y el 65% lo multiplicaremos por 0,85, el 0,75 ó  0,65 respectivamente.

Intensidad entre el 55% al 65%

Entrenar a menos del 55% no mejora ni mantiene la capacidad aeróbica. Esta franja del 55% al 65% te servirá para momentos de vuelta a la calma y calentamientos, o bien para realizar una sesión de recuperación después de una sesión de Intensidad Alta.

Intensidad entre el 65% al 75%

Esta es una intensidad ligera, pero nos garantiza que entrenando en esta franja no perderemos nuestra capacidad aeróbica. Es muy recomendada para lo que se inician en actividades deportivas ya que les crea una buena base aeróbica, y a partir de allí aumentar sus exigencias, ayudándoles a quemar las reservas de grasas.

Intensidad entre el 75% al 85%

Entrenar a esta intensidad moderada, da como resultado que nuestro cuerpo llegue a su umbral aeróbico (zona en donde nuestro cuerpo comienza a conseguir mejoras aeróbicas) provocando así una mejora en la capacidad de llevar el oxígeno en la sangre y mejorando la resistencia cardiovascular y muscular. Si tienes una buena condición física, esta intensidad de entrenamiento te servirá para eliminar y reducir tu porcentaje corporal al igual que aumentar tu umbral anaeróbico.

Intensidad del 85% al 90%

Estas intensidad se consigue trabajar lo que sería la capacidad anaeróbica, estas zonas de entrenamiento es recomendable para las personas con un nivel avanzado que requieren objetivos específicos y rendimientos extraordinarios. No se recomienda para principiantes.

Intensidad del 90% al 100%

Esta intensidad te exige la fuerza máxima de tu cuerpo, se utilizan para mejorar tu velocidad y explosividad en los ejercicios. Solo recomendables a avanzados y practicándolo en muy cortos intervalos de tiempo (segundos) y pocos días al mes. Hay que tener en cuenta también la periodización de nuestros entrenamientos para mejorar nuestro rendimiento. En próximos artículos ahondaremos en este tema.

Recomendamos un pulsómetro para todos aquellos deportistas profesionales como a los que se incorporan a la actividad deportiva, esto les ayudará a conseguir los resultados que quieren y a mejorar su condición física. Usar un pulsómetro significa una manera de controlar tu adaptación, que debería ser una adaptación lenta y progresiva, siempre escuchando las sensaciones del cuerpo y mantener la intensidad adecuada según vaya nuestro nivel aumentando y siempre bajo las recomendaciones de un instructor titulado.

Paco Marcos

Instructor de Ciclo Indoor y Administrador de Ciclografías