Frankfurt se queda sin ciclismo por amenaza terrorista

Una de las pruebas con más tirón popular en el calendario alemán, la clásica Rund um den Finanzplatz Eschborn-Frankfurt,  ha sido suspendida por la organización, decisión tomada después de que trascendiera la detención de dos personas que tenían en mente perpetrar un atentado terrorista aprovechando, posiblemente, la prueba germana para conseguir una mayor repercusión mundial.

La prueba debía celebrarse este mismo viernes. Pero la policía alemana detuvo a un hombre y una mujer, de 34 y 35 años, respectivamente. En el registro la policía descubrió una bomba de tubo, abundante material explosivo, un rifle de asalto y munición. Al parecer, las alarmas saltaron cuando el hombre compró tres litros de un peligroso explosivo. A partir de ahí comenzó un seguimiento que permitió descubrir cómo usaba nombres falsos y cómo tenía contactos con una célula terrorista llamada Sauerland (terrorismo yihadista).

El fiscal de Francfurt, Albrecht Schreiber, sospecha que el objetivo era la carrera ciclista. El planteamiento policial y judicial no deja de ser una sospecha en este momento de la investigación, pero han hecho que la organización y la propia justicia y las autoridades policiales hayan dado el paso adelante de anunciar la suspensión para evitar males mayores.

Carlos Barbero: “Cada día me encuentro mejor”

La 5ª etapa de la Vuelta a Turquía ha traído la victoria de Sacha Modolo en el sprint. Pero también el segundo puesto de Carlos Barbero, un ciclista que paso a paso sigue creciendo en la temporada 2015 y que cada vez contempla más cercana la primera de sus victorias con los colores de Caja Rural-Seguros RGA.

Barbero, que utiliza los componentes de Rotor y la ropa de ALE, ha comentado con Zona Matxin tras llegar a la línea de meta: “Estoy contento, pero a medias. Lógicamente, lo que busco es la victoria. Y para un sprinter… ganar lo es todo porque te da confianza a la hora de afrontar los sprints. Pero también tengo que pensar en que al menos me van a dar el premio a la regularidad del mes (risas)”.

El burgalés tiene razón en su planteamiento, puesto que después de sufrir una caída -con fractura- en el inicio de año, ha ido mejorando: “Fui noveno en una etapa de la Volta a Catalunya, pero aún no estaba en un buen momento de forma. Sin embargo, la carrera WorldTour me vino bien para acabar de ponerme a tono. Luego fui cuarto en la Vuelta a La Rioja y tercero en la Klasika Primavera de Amorebieta, mi primer podio del año. En Castilla y León fui tercero y segundo y tuve la alegría de vestirme de líder, aunque sólo fuera un día. Y ahora he sumado en Turquía otro séptimo y otro segundo. Son muchos puestos de honor, lo que demuestra que estoy bien y la victoria tiene que llegar antes o después“.

Barbero, además, destaca un detalle: “Igual que en otras carreras he acabado disgutado a pesar de firmar un buen puesto porque pensaba que debía hacerlo mejor, aquí estoy corriendo ante una prueba con velocistas de primer nivel mundial y de momento no puedo reprocharme nada. Sinceramente, estoy contento con el calendario que me ha preparado el equipo. ¡Muy contento! En Turquía estoy codeándome con los mejores y es lo que hay que hacer para poder aprender. El primer día apenas pude meterme en el sprint. Sólo hice 12º. Pero esa lección de humildad me vino bien para aprender a moverme con más soltura en mitad de los “trenos”. Aquí hay equipos trabajando para gente como Greipel o Cavendish. Y eso hace que me motive y que intente fijarme en los pequeños detalles para mejorar de cara al futuro. Además, cada día me siento mejor y eso me hace ser optimista pensando en el futuro“.

Albasini suma y sigue en Romandía

El suizo Michael Albasini (Orica-GreenEdge) ha sumado su segunda victoria de etapa consecutiva en el Tour de Romandía, triunfo que le permite incrementar su ventaja en la general de una carrera que se le está dando especialmente bien, puesto que acumula ya cinco triunfos parciales en las dos últimas ediciones. Y nadie puede decir que en los próximos días, especialmente el viernes, no vaya a caer otro éxito para el maillot amarillo de la cita helvética.

La tercera etapa, con salida en Moutier y meta en Porrentruy, repitió el guión de la jornada precedente. Fuga sin trascendencia, pelotón nervioso por la presencia de puertos en los kilómetros finales y… neutralización a bastantes kilómetros de la línea de meta. Había ganas de enseñar las garras. Y lo cierto es que vimos a muchos de los favoritos a la general final dejándose ver no sólo en cabeza sino incluso atacando. Merece mención especial el colombiano Nairo Quintana, quien probó fortuna a poco más de 12 kilómetros del final.

También se dejó ver Vincenzo Nibali. Otros hombres destacados, como Rigoberto Urán, intentaron apoyar al velocista de su equipo, Julian Alaphilippe. Y, por último, también debe ser destacado Rui Costa, quien puso a sus compañeros de equipo, Lampre-Merida, a tirar del pelotón. El portugués debe sentirse espoleado por la falta de victorias en lo que va de temporada y también por la sensación de estar atravesando un momento dulce de forma.

El kilómetro final resultó emocionante. Simon Gerrans arriesgó en la última curva para entrar primero. A su rueda y tras el esfuerzo de Etixx-Quick Step se colaron Rigoberto Urán y Julian Alaphilippe. Y un paso más atrás venía el líder de la carrera, Michael Albasini. El suizo no se lo pensó y se la jugó desde bien lejos atacando por el lado derecho y soltando de rueda a todos sus rivales. Victoria de etapa y más segundos de bonificación, aunque eso poco importa, puesto que en Romandía no faltará el terreno para las primeras espadas: Froome, Nibali, Quintana, Costa, Spilak… El viernes, todavía seguiremos en territorio-Albasini, con un puerto exigente a muy pocos kilómetros de la línea de meta. Tal vez los velocistas lo superen. Pero los líderes ya han mostrado que tienen ansiedad por mostrar su fortaleza… para deleite de los aficionados.

CLASIFICACIÓN COMPLETA DE LA 3ª ETAPA

CLASIFICACIÓN GENERAL TRAS LA 3ª ETAPA

 

Yorkshire, el imperio de ASO sigue creciendo

Si unimos la letra A, con la letra S y con la letra O, tenemos una palabra, ASO, aunque tal vez sería más apropiado decir que tenemos una sigla. ASO es la abreviatura de Amaury Sport Organization. Pero en el mundo del ciclismo esas tres letras son mucho más que una simple sigla. E incluso mucho más que una empresa organizadora de carreras. ASO es todo un imperio y el Tour de Yorkshire es la última muestra de su deseo por seguir creciendo.

ASO es conocida mundialmente por organizar el Tour de Francia, la gran prueba ciclista por excelente y la carrera que consigue paralizar el mundo en el mes de julio. Pero partiendo de esa base, los organizadores franceses han extendido sus redes más allá del ciclismo, puesto que no hay que olvidar el mítico Paris-Dakar o incluso pruebas como el maratón de Barcelona. Sin embargo, en este artículo nos centraremos sólo en los eventos de las dos ruedas finas.

La empresa francesa tiene en la Vuelta a España su segunda gran pata dentro del ciclismo. Pero no es ajena a las clásicas: París-Roubaix, Flecha Valona, Lieja-Bastoña-Lieja lideran el grupo de carreras de un día organizadas por ASO. En ese grupo debe ser citada la París-Tours. Y por lo que ha vueltas se refiere, no deben quedarse en el olvido el Tour del Porvenir, la París-Niza o el Criterium Internacional.

Sin embargo, ASO está mostrando en los últimos años un apetito más que evidente por extender sus redes fuera de Francia. Por ejemplo, son líderes en Oriente Medio con la organización del Tour de Qatar y el Tour de Omán. Pero también han viajado hasta Noruega para organizar el Artic Race de Noruega. En Holanda organizan el World Ports Classic y en Japón, el Criterium de Saitana. La última joya que incorporan es el Tour de Yorshire. La prueba, nacida al calor de la organización de la salida del Tour desde esta región británica, es la más reciente incorporación dentro de una empresa que sigue creciendo y creciendo.

Modolo supera a Barbero y Rebellin afianza su primer puesto

Sacha Modolo (Lampre-Merida) se ha sacudido de un inicio de temporada sin victorias logrando un valioso éxito en la quinta etapa del Tour de Turquía, un entretenido final en Pamukkale en ligera pendiente que ha eliminado a muchos de los candidatos al triunfo de etapa. Modolo se desquita así de unos meses apuntando en los sprints de San Luis, De Panne o la propia ronda turca, con varios lugares de honor que este jueves pasan a un segundo plano tras alzar por fin los brazos.

El italiano ha sido el único escollo que ha impedido el triunfo de Caja Rural – Seguros RGA. El conjunto navarro ha completado una formidable actuación colectiva rematada por el segundo puesto del burgalés Carlos Barbero, el séptimo del catalán Eduard Prades y el décimo del vasco Pello Bilbao. Una forma más que positiva de cerrar un mes de abril en el que el equipo español ha demostrado su auténtico nivel, con victorias del propio Bilbao en Castilla y León y de Omar Fraile en Apeninos.

Omega Pharma – Quick Step se encargó de echar abajo la fuga del día con De Gendt (Lotto-Soudal), Veuchelen (Wanty-Goubert) y Bazzana (United Healthcare). Los belgas confiaban en el buen momento de Cavendish, ganador ya de las dos primeras etapas de este Tour de Turquía. Sin embargo, el kilómetro y medio final en rampa ascendente se atragantó a un ciclista británico que no pudo optar al triunfo de etapa.

En cuanto a la general, Davide Rebellin afianza su maillot turquesa de líder en un día en el que quizá no contaba con aumentar su margen. El de San Bonifazio ha estado más hábil que sus rivales en los pequeños cortes de la parte final y ha sumado 15 segundos a la renta respecto a Kristijan Durasek (Lampre-Merida). El croata marcha ahora a 22 segundos de un Rebellin que ha dado otro paso más en su conquista de la general de la vuelta.

Clasificación completa de la 5ª etapa

Clasificación general tras la 5ª etapa

Wiggins regresa en casa (Previa del Tour de Yorkshire)

Concluía París-Roubaix y muchos casi despedían a Bradley Wiggins. Quedaba la pista, decían. Pero se equivocaban. El británico no abandonó la carretera, sino que finalizó su periplo en Team Sky y con ello en el pelotón World Tour para centrarse en otros objetivos. ¡Pero quedaba carretera! Aunque fuera como preparación, el campeón olímpico en Londres seguirá participando en carreras defendiendo los colores de su equipo, el Team Wiggins.

Y la primera oportunidad llegará este viernes en casa. Será una jornada de estreno en todos los sentidos, ya que debutará en el calendario internacional el Tour de Yorkshire, prueba por etapas que se desarrollará en este condado del norte de Inglaterra bajo la supervisión y organización de ASO. Claro, los organizadores del Tour de Francia (o la Vuelta a España) no han querido dejar pasar el boom ciclista en las islas y han apostado por buscar su trozo de pastel con este ronda de tres etapas en la que, además del nutrido pelotón británico, contarán con varios conjuntos World Tour.

RECORRIDO

Un año después de ser salida del Tour de Francia de 2014, el ciclismo profesional regresa a Yorkshire. Los organizadores han apostado por un recorrido clásico, con dos etapas en principio propicias para los numerosos hombres rápidos de esta primera edición y una última con montaña para resolver la clasificación general lo más tarde posible. Una de las premisas ha sido mostrar la belleza de Yorkshire en los tres recorridos (tres opciones) de esta prueba por etapas, algo que nunca se debería descuidar en un deporte en el que el paisaje acompaña a la bicicleta de forma casi irremediable.

1ª: Bridlington – Scarborough, 174 kms.

2ª Selby – York, 174 kms.

3ª Wakefield – Leeds, 167 kms.

Como curiosidad, la segunda etapa atravesará en sus kilómetros finales la localidad de Stamford Bridge, que nada tiene que ver con el estadio de fútbol londinense donde el Chelsea disputa sus partidos como local.

PARTICIPACIÓN

Un poco por celebrarse en el país del boom ciclista en pleno 2015, un poco por el trabajo de ASO; el Tour de Yorkshire contará con una participación de lujo en su estreno en el calendario internacional. Hablando de equipos, hasta cinco World Tour se darán cita a partir de mañana en su salida: Team Sky, IAM Cycling, BMC, Lotto-Jumbo y Giant-Alpecin. A ellos habría que sumar formaciones de la calidad y las garantías de Europcar, Cofidis o MTN-Qhubeka. La lista la completan Roompot, Topsport-Vlaanderen, Team Cult y la legión de pequeños continentales británicos entre los que habrá que prestar especial atención a NFTO, Team Raleigh, Madison o el mentado Team Wiggins.

Entre los nombres, brilla por encima de todos el del candidato a Récord de la Hora pero sin olvidar a otros muchos ciclistas de entidad, empezando por Marcel Kittel. El alemán regresa a la competición y lo hace con la idea de aprovechar alguna de las oportunidades que le brinda Yorkshire para estrenar su casillero de triunfos en esta campaña. Ciolek, Hofland, Pelucchi, Swift o Groenewegen apuntan a ser sus principales rivales.

Para la general, tomen nota: Samuel Sánchez, Ben Hermans, David López, Lars Petter Nordhaug o Thomas Voeckler aparecen entre los destacados sin olvidar a Greg Van Avermaet o Steven Kruijswijk.

OTROS DATOS

Página web: http://letour.yorkshire.com (Altamente recomendable)

Albasini, un hombre de victorias WorldTour

En el mundo del ciclismo tenemos prácticamente de todo: hay hombres-Tour, corredores que centran toda su temporada en la gran ronda francesa y que dejan de lado el resto de objetivos del año. Lance Armstrong fue un buen ejemplo de aquella obsesión por la prueba del mes de julio. También hay clasicómanos puros, ciclistas que como Fabian Cancellara o  Tom Boonen centran gran parte de su temporada en las clásicas de primavera y especialmente en los días con pavés. Pero no puede pasarse por alto la figura de Michael Albasini, vencedor de la 2ª etapa del Tour de Romandía y líder de la carrera helvética. El velocista de Orica-GreenEdge puede ser calificado como un hombre- WorldTour.

En su larga trayectoria profesional, puesto que Albasini tiene 34 años, el suizo ha acumulado un total de 23 victorias. Y curiosamente la mayor parte de ellas han sido en pruebas del máximo nivel, es decir, de categoría WorldTour. En concreto, Albasini ha levantado los brazos en 13 ocasiones en carreras WorldTour y sólo 10 en pruebas del circuito continental. Además, la distribución temporal de sus triunfos resulta todavía más curiosa y podemos decir que existen dos versiones de Albasini.

Hasta mediados de 2011, Michael Albasini sumaba una decena de triunfos como ciclista profesional y sólo dos victorias WorldTour: una etapa en el Tour de Suiza y otra en la Vuelta al País Vasco. En el camino había acumulado triunfos de renombre como la general de la Vuelta a Austria o del Tour de Gran Bretaña. Y etapas en Bayern-Rundfahrt, La Sarthe, Luxemburgo… Pero pronto Albasini empezó a dejar de pensar en generales para centrarse en los días de media montaña.

A finales de 2011, Albasini logró imponer su punta de velocidad en la meta de Ponferrada (León). Aquel triunfo en la Vuelta a España marcó un antes y un después en su trayectoria y desde entonces suma 11 triunfos WorldTour y sólo dos victorias en pruebas menores. Es decir, ha aumentado la cantidad y, sobre todo, la calidad de las victorias.

En estos últimos cuatro años, Albasini sabe lo que es ganar etapas en Vuelta a España, Volta a Catalunya (dos ocasiones), Suiza, París-Niza, Romandía (cuatro ocasiones) e incluso Tour de Francia. Es más, hasta se ha llevado una general final: Volta a Catalunya. En ese mismo período, sólo ha ganado dos pruebas “menores”: Tres Valles Varesinos y GP Kanton Aargau. Está claro, por tanto, que Orica-GreenEdge y Michael Albasini están centrados por completo en el calendario WorldTour y que ese cambio en la planificación le ha sentado realmente bien a un corredor que pasa sin dificultades la media montaña y que tiene una envidiable punta de velocidad. Ese es su punto fuerte y eso es lo que está sabiendo explotar a la perfección.

Albasini se desquita en Saint-Imier

El suizo Michael Albasini es uno de esos corredores que no suele fallar en los retos que se marca. El martes, por ejemplo, tenía el sueño de vestirse de líder en una de las dos pruebas WorldTour de su país: el Tour de Romandía. Y lo cierto es que Orica-GreenEdge lo hizo casi todo bien. Pero el potente bloque de Sky, con muchos de los hombres que irán al Tour de Francia, lo hizo unas centésimas mejor que los australianos en la crono por equipos inaugural. Fue suficiente para romper el sueño de Albasini, quien quería ser profeta en su tierra. Lo bueno del deporte es que ofrece muchas oportunidades para la revancha y sólo 24 horas después llegó el desquite de Albasini, quien sumó etapa y maillot de líder.

La segunda etapa de Romandía respondía al perfil típico de esta ronda helvética: casi 170 kilómetros entre Apples y Saint-Imier y un buen puñado de puertos de cierta entidad. Son subidas con la pendiente y la longitud necesarias para poner en aprietos a los pocos velocistas que se han alineado en la carrera, pero no tanto como para que se muevan los grandes favoritos al triunfo final. En ese sentido, no vimos grandes ataques de los favoritos -Nairo Quintana, Chris Froome, Vincenzo Nibali…-, pero sí pudimos contemplar que cualquier desliz se paga bien caro. Por ejemplo, el infortunio se cebó con uno de esos candidatos a un buen puesto final: Geraint Thomas. Un inoportuno pinchazo le dejó sin opciones de volver a un pelotón que en ese momento iba ya a mil por hora camino de coronar el puerto y enfilar el rápido descenso final. Thomas buscó un imposible y acabó cediendo cuatro minutos. Perdió el maillot amarillo y Froome ganó otro gregario para el resto de carrera.

En la bajada del Col La Vue des Alpes (2ª), a poco más de 15 kilómetros del final, lo ha probado Rein Taaramae, quien durante unos kilómetros ha pensado incluso en repetir su hazaña de la Vuelta a Murcia. Pero por detrás tiraba Tony Martin y eso son palabras mayores. Etixx-Quick Step pensaba en la baza al sprint de Julian Alaphilippe. Pero en la línea de meta, el joven francés sólo ha podido ser tercero. Tal vez ha pagado el exceso de esfuerzos de los últimos días o tal vez la presión de sentirse por primera vez como la gran referencia de su equipo. Pero no deja de ser bueno verle de nuevo con los mejores, aunque no sea rematando. Segundo ha acabado un sorprendente Jarlinson Pantano (IAM) mientras que el triunfo ha acabado en manos de Albasini, quien gracias a la bonificación se consolida también en la primera posición de la general y confirma su idilio con Romandía, prueba en la que ya fue líder en 2014 y donde también ganó hasta tres etapas.

Romandía contará con un perfil similar. Pero no todas las etapas serán propicias para Albasini. También habrá terreno para el lucimiento personal de los grandes líderes de la carrera, puesto que el menú ofrece prácticamente de todo… menos plácidas llegadas al sprint. De eso no entienden mucho en Suiza.

CLASIFICACIÓN DE LA 2ª ETAPA

CLASIFICACIÓN GENERAL TRAS LA 2ª ETAPA

 

Greipel regresa a la senda ganadora

No estaba siendo una primavera pródiga en triunfos para André Greipel. Solamente dos victorias, hasta el momento, para el poderoso velocista de Lotto Soudal; la última de ellas hace más de seis semanas, en París-Niza. Su tercer triunfo del año ha llegado en la 4ª etapa de la Vuelta a Turquía, gracias a su capacidad para superar las pequeñas dificultades orográficas del final de la jornada y a ser, con notable margen, el más rápido de entre la notable selección que se ha jugado la victoria en meta.

Dos fugas marcaron el día. Los protagonistas de la parte central de la etapa fueron Nicola Boem (Bardiani – CSF), Florian Guillou (Bretagne – Séché Environnement), Mattia Pozzo (Nippo – Vini Fantini), Charles Planet (Novo Nordisk), Natnael Berhane (MTN – Qhubeka) y Kevin Seeldraeyers (Torku Şekerspor). Su aventura se terminaría a poco más de 10 kilómetros a meta, absorbidos por el ritmo de Etixx – Quick Step en cabeza del pelotón, en busca del tercer triunfo de Mark Cavendish.

El repecho situado en el tramo final iba a cambiar el rumbo de la carrera. El sprinter británico perdía contacto, mientras por delante se formaba la segunda fuga. En ella, de nuevo, el incansable Lluis Mas (Caja Rural – Seguros RGA). Con él, Jay McCarthy (Tinkoff – Saxo), Valerio Agnoli (Astana), Carlos Quintero (Team Colombia) y Serge Pauwels (MTN – Qhubeka). Ante la confusión de un pelotón muy disminuido, sin un bloque completo para trabajar. abrieron hueco rápidamente.

Orica – GreenEDGE y, obviamente, Lotto Soudal, pusieron el máximo empeño en la persecución. Con la fuga a la vista en los últimos kilómetros el hueco, no obstante, no terminaba de cerrarse. Un último acelerón de Mas rompía la escapada, dejando al balear con la única compañía de McCarthy. Les sobró un kilómetro para coronar su intento. Bajo el triángulo rojo, el reducido grupo los alcazaba para encarar el sprint. André Greipel parecía mal situado pero, abriéndose hueco por la izquierda del pelotón, levantaba los brazos tras un rush final muy superior al de sus rivales. Danielle Colli (Nippo – Vini Fantini) y Daniele Ratto (UnitedHealthcare) secundaron al germano en meta. Davide Rebellin (CCC Sprandi Polkowice) mantiene el liderato en la general provisional.

Clasificación de la 4ª etapa

Clasificación general tras la 4ª etapa

Velocidad Giant-Alpecin para un Giro sin sus líderes

Ni Degenkolb ni Kittel estarán en el Giro de Italia. Tampoco Barguil. Así de entrada parece una mala noticia para los intereses de un conjunto Giant-Alpecin que ha cumplido más que de sobra en el primer tercio de temporada con los triunfos del primero en San Remo y Roubaix, cubriendo el infortunio de un Kittel que de dominador en 2014 ha pasado a ausente en 2015: 0 victorias.

Sin embargo, la dupla alemana tendrá un recambio fiable en las carreteras italianas, tanto que el honor de su equipo en las llegadas masivas queda más que cubierto con su figura. Luka Mezgec partirá por primera vez con los galones de líder en una gran ronda por etapas. El esloveno tendrá vía libre en todas y cada una de las volattas de la corsa rosa, por lo que no tendrá que esperar al abandono del velocista referencia de turno tal y como hiciera el año pasado en esta misma prueba, apuntándose aún con todo el triunfo en la llegada del último día en Trieste. A su lado, contará con dos de los habituales lanzadores del equipo: Tom Veelers y Bert de Backer; y con un joven Nikias Arndt que además de proteger y trabajar podría aprovechar cualquier despiste de Mezgec durante las tres semanas de competición.

Sin un hombre definido para la general, los americanos Chad Haga y Caleb Fairly y el alemán Simon Geschke dispondrán de libertad absoluta para intentarlo en días de montaña siempre que la fuga se lance desde muy lejos. Geschke además tratará de hacer uso de su habilidad de finisheur en llegadas en ligera pendiente. El sueco Tobias Ludvigsson jugará su baza en la crono individual, más aún en ausencia de Martin, Cancellara, Wiggins o Malori, mientras que el chino Cheng Ji volverá a ser la primera unidad de trabajo en los largos kilómetros de caza del pelotón.